Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

OCIO Y CULTURA

José Tudela: "¡Imagínese a Julie Christie en Soria, tomando el sol!"

El letrado de las Cortes y bibliófilo, ha vendido un valioso archivo (de su abuelo, del Bernabé Herrero y suyo) a la Biblioteca Nacional

PEPE TUDELA LETRADO DE LAS CORTES DE ARAGON FRENTE A LA ALJAFERIA DE ZARAGOZA / 24-06-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Pepe Tudela, letrado de las Cortes de Aragón, es un gran apasionado a los libros.
Francisco Jiménez.

"Una vez vino por la Aljafería el poeta, investigador y gestor cultural Juan Manuel Bonet. Supo que el poeta Bernabé Herrero era mi tío y me dijo: 'Andrés Trapiello es un entusiasta de su obra'. Le dije: 'Pues, hombre, yo tendría la misión casi familiar de publicar su obra inédita, que es mucha y la mayoría está en la correspondencia con Ángel del Río', dice José Tudela Aranda (Madrid, 1962), que acaba de vender a la Biblioteca Nacional un importante y variado archivo.

¿Qué pasó?

Me puse en contacto con Andrés Trapiello y publicó las ‘Obras Completas’ de Bernabé Herrero en el sello Comares. Se recogen los tres libritos que había publicado en vida, más toda la obra inédita…

Bernabé Herrero era cuñado de su abuelo José Tudela.

Sí, era hermano de mi abuela. Bernabé era un persona con inquietudes literarias. Los poetas Juan Larrea, Gerardo Diego y él eran grandes amigos. Por eso en casa estaba la correspondencia de Larrea y Diego destinada a él. En las cartas hay alguna referencia al hecho de que Gerardo se quede en España, que Larrea se vaya al exilio y mi tío también.

¿Cómo lo vivió?

Con auténtico drama y una feroz nostalgia. Tras leer tantas cartas y libros de aquella época, he visto que los exiliados españoles eran ante todo grandes patriotas, que amaban el país. Y les dolía. Yo oía en casa de mis abuelos que quedaban con él en la frontera, lo más cerca de España, porque quería ver el país desde su exilio.

¿Conoció usted a su abuelo?

Sí claro. Nació en Soria en 1890 y murió en 1973, cuando yo tenía 11 años. Mi abuela lo sobrevivió y murió con 101 años, y a ella la recuerdo, con 100 años, recitando ‘La Odisea’ en griego. Fue una de las primeras mujeres de Madrid que se licenciadas en Filosofía. Era catedrática de instituto y perdió su cátedra por las represalias del franquismo.

¿Cómo era él?

De mi abuelo recuerdo su risa y después su carcajada. Era muy vitalista. En 1937 era el director de la Biblioteca Nacional y trasladó a Valencia materiales muy importantes para su protección. Era conservador y se mantuvo leal a la II República. Recuerdo haber ido a Biarritz con mi familia –mi padre, socialista, murió cuando yo tenía 12 años, en 197– a comprar libros de Ruedo Ibérico.

¿Se veían mucho?

Vivíamos muy cerca en Madrid. De los tres meses de verano, nos pasábamos dos con ellos en Soria. Y recorríamos la provincia con mi abuelo para la actualización de la ‘Guía artística de Soria’, que hizo con Blas Taracena. Hay una historia familiar que parece inverosímil.

Cuéntela, por favor.

Su casa en Soria es una casa noble, todo un palacio. Y cuando se rodó ‘Doctor Zhivago’ de David Lean, la Metro Goldwyn Mayer se lo alquiló para que fuera la residencia de Julie Christie durante los tres meses de rodaje. Imagínese cómo impresionaba en Soria ver a aquella mujer tan bella en bikini tomando el sol. Conservo el documento de alquiler.

La familia Machado: José y su mujer y sus hijas, Antonio Machado y su madre.
La familia Machado: José y su mujer y sus hijas, Antonio Machado y su madre.
Archivo HA/F. Machado.

Fue amigo de todo el mundo.

Hizo muchas cosas. Dirigió la Biblioteca Nacional, el Museo de América o el Museo Etnológico. Me llamo Pepe Tudela por él y por aquello que escribió José Ortega y Gasset: ‘Pepe Tudela vuelve a la Mesta’. El poeta Gerardo Diego le dedicó el poema ‘Pepe Tudela’. La RAE en los años 50 se planteó que los restos de Antonio Machado se trasladasen a Soria, y el poeta Gerardo Diego le pidió que él hiciera las gestiones. Se puso en contacto con José Machado, exiliado en Chile, y éste le mandó una carta donde le decía que los restos de su hermano no volverían jamás a España mientras estuviese el dictador, y jamás a Soria. Si regresasen sería a Madrid, al que define como «el rompeolas de todas las Españas».

¿Qué hizo con todo eso?

Mi abuela me lo fue pasando todo poco a poco. No es una documentación muy extensa, pero la ordené, la catalogué y durante 30 años la he ido completando.

Usted compró cartas, postales…

Me hice con el manuscrito de ‘El divino Morales’ de Gómez de la Serna, casi por casualidad, lo compré en una subasta por 50 euros. Compré cartas de Pedro Salinas, Jorge Guillén, Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, hay una cosa pequeña de Lorca. Hallé en un lote a peso sobre el poeta peruano César Vallejo dos grabados originales que le hizo Picasso.

¿Qué diría su abuelo de la situación convulsa que vive España?

Es difícil responder. Era regeneracionista. Creo que no entendería muy bien el tema territorial. En este momento no tenemos ni una sola institución fuerte. Lo hemos debilitado todo: el Parlamento, el Poder Judicial, el Tribunal Constitucional. Mucho de lo que se construyó con ilusión se está destruyendo y para mí la responsabilidad, absolutamente compartida, es de los dos partidos.

¿Los dos, PSOE y PP?

No tengo ninguno duda. No han tenido nunca un proyecto nacional ni un proyecto de Estado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión