Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

artes escénicas

Cristina Yáñez: "Esta ciudad no podía tener solo teatros municipales"

La actriz y pedagoga dirige el Teatro de la Estación, un espacio cultural que ayer cumplió 25 años como referencia del teatro independiente en la capital aragonesa.

La actriz y directora zaragozana está al frente del Teatro de la Estación, una sala que acaba de cumplir sus bodas de plata
La actriz y directora zaragozana está al frente del Teatro de la Estación, una sala que acaba de cumplir sus bodas de plata
TONI GALÁN

Hoy no parecería tan extraño pero ¿qué supuso abrir en Zaragoza una sala como el Teatro de la Estación en 1996?

El nacimiento de este espacio cultural corresponde un poco al momento que se estaba viviendo en el año 95, cuando comenzamos a materializar el proyecto. Habíamos pasado una crisis económica, la del 92, y la compañía Tranvía Teatro, que fundamos en 1987, giraba por toda España. Pero empezamos a notar que las contrataciones disminuían fuera de Aragón y no podíamos depender solo de que nos llamasen para actuar. Por otro lado, teníamos el espíritu de compañía, de proyecto cultural. Así que decidimos buscar un local y tras un año de reformas abrimos el Teatro de la Estación el 7 de junio de 1996.

Un espacio similar a los que ya funcionaban en ciudades como Madrid o Barcelona...

A principios de los 90 existían allí varias salas alternativas, como respuesta desde el sector a una cierta inactividad por parte del teatro público. En el caso del Teatro de la Estación, surgió como la reacción de un grupo de actores que habíamos estudiado en escuelas y nos acabábamos de profesionalizar. Zaragoza no podía tener solo teatros municipales. Además queríamos que nos viera más público en Aragón, vincularnos con el territorio, con la ciudad en la que vivíamos, salir fuera, traer espectáculos nacionales e internacionales, enseñar teatro... y teníamos la ilusión de hacer todo esto un lugar propio.

¿Cómo encajó el proyecto en la ciudad?

Ahora se ve con normalidad, nos ponen de ejemplo y existen otros teatros gestionados por compañías en los que además de programar espectáculos también se imparten clases, se organizan actividades, encuentros... pero en aquel momento, cuando íbamos a contar el proyecto, todo el mundo nos miraba con extrañeza y nadie nos entendía.

¿Qué no entendían?

Que queríamos abrir una escuela de teatro, organizar encuentros con el público, trabajar con los más jóvenes, invitar a venir a artistas de otros lugares, crear residencias de compañías para la creación y el ensayo de sus espectáculos... Pero en aquel primer momento no encontramos ningún apoyo institucional. Sí de muchas personas, y sobre todo del público.

«Y me anulo y me atribulo y mi horror no disimulo». Inauguraron el teatro con ‘La venganza de Don Mendo’.

Es verdad que en la primera fase de la apertura elegimos obras muy populares que hacía tiempo que no se veían en los escenarios aragoneses, pero las montábamos con un aire moderno, contemporáneo y con música en directo para dar a conocer el espacio. El público respondió y luego abrimos la escuela de teatro. El primer año se apuntaron 200 alumnos.

Perdón ¿200 alumnos?

Luego había una necesidad en la ciudad. No cabíamos, tuvimos que ampliar el espacio y alquilar un local anexo para dar las clases porque siguió en aumento. Ahora mismo tenemos más de 300 alumnos.

Hay cantera...

Sin duda. tengo que agradecer el apoyo de nuestros alumnos, así como la fidelidad del público. Poco a poco hemos creado un sello y una programación que contiene obras que son modernas, contemporáneas y que cuentan cosas. Eso es hacer ciudad y territorio y esa también es la labor del teatro.

En este tiempo ¿hay algo que le hubiese gustado conseguir con el Teatro de la Estación y no le ha sido posible?

Tenemos un equipo de trabajo estable (profesores, actores, personal administrativo...), pero me habría gustado tener una compañía estable con mayor elenco. Para mí, ese era el ideal. Finalmente, las circunstancias del teatro en España no permiten más allá de elencos de dos o tres actores que trabajan fijos y el resto contratados para determinadas obras. Me encantaría tener recursos para sostener una compañía que diera más trabajo y que pudiera abarcar obras de más personajes.

Pese a ello, usted y su equipo acumulan varios logros...

Esto cuesta y es duro, pero también da sus frutos. Me ha parecido apasionante cómo a lo largo de estos años he contactado con teatros de otros lugares de España que son como nosotros, y con salas de Portugal, Francia, Italia... Toda esta red española e internacional enriquece profesional y personalmente.

¿Tiene energía para seguir a pie de escenario?

Desde luego. En todo este tiempo hemos aprendido a gestionar este espacio con esfuerzo, y también gracias a las personas que a título individual nos ayudaron desde el principio. Además, poco a poco las instituciones también han sumado apoyos en esta aventura.

De muelle de carga y descarga de camiones a tren de la cultura
Teatro de la Estación
-

El local que hoy ocupa el Teatro de la Estación era en su origen un almacén de la empresa Transportes Lacasta. Su entrada principal se ubica donde antes existía un muelle de carga y descarga de camiones, en la calle de Domingo Figueras Jariod, 10 (antes Teniente Coronel Pueyo). El entonces director de la compañía Tranvía Teatro, Rafael Campos, junto a Cristina Yáñez y Carlos Seral, fueron los impulsores del proyecto que arrancó en 1995 y abrió el telón al año siguiente. A ellos se sumaron el Teatro Imaginario –Alfonso Desentre y María José Pardo– y otros actores aragoneses, varios de ellos vinculados a estas compañías o procedentes de la Escuela Municipal de Teatro.
​La sala cuenta con 140 butacas y un escenario de 8,5 metros de embocadura por 7 de fondo. Inicialmente, Tranvía Teatro aportó su equipo técnico y los tramoyistas y eléctricos del Teatro Principal colaboraron en la instalación de la cámara negra del escenario y el peine de varas.
​En 2012, el Teatro de la Estación fue ampliado y reformado e incluyó en su fachada un mural del reconocido pintor zaragozano Jorge Gay.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión