Ocio y Cultura
Suscríbete

La Semana Santa zaragozana, recreada a través de las imágenes de sus cofradías

El Alma Mater Museum ofrece una muestra devocional con algunas de las esculturas más destacadas

Recreación de la Última Cena, una de las cuatro escenas de la exposición en el Alma Mater Museum.
Recreación de la Última Cena, una de las cuatro escenas de la exposición en el Alma Mater Museum.
Francisco Jiménez

La Semana Santa zaragozana cobra vida a través de una exposición que ha organizado el Alma Mater Museum, el Museo Diocesano de Zaragoza, y que reúne algunas de las joyas más destacadas de la imaginería de las cofradías. La muestra lleva por título ‘Como si presente me hallase’ y busca revivir la Semana Santa con los cinco sentidos y a través de cuatro escenas destacadas: la Última Cena, la Oración del Huerto, la Crucifixión y la Resurrección.

Ya el año pasado el Alma Mater Museum ‘aprovechó’ la no celebración de la Semana Santa para organizar una muestra que permitiera al visitante contemplar bajo una nueva mirada algunas piezas que participaban en ella. Pero ‘La Pasión a través de los sentidos’, que así se titulaba, era una exposición de arte sacro convencional, y lo que se ofrece ahora quiere dar un paso más allá. Se han recreado cuatro escenas y se han envuelto de efectos luminosos y de sonido con la intención de que el visitante tenga la sensación de ser testigo privilegiado de lo que en ellas se representa.

La muestra actual, según señalaba ayer Sergio Blanco, director del Alma Mater Museum, busca generar "un espacio para contemplar, de una manera íntima, los momentos más importantes de la Pasión. Es una muestra que destaca más el aspecto devocional que el artístico, aunque los aficionados al arte podrán encontrar obras de importantes creadores aragoneses, como Antonio Palao, Félix Burriel o los hermanos Albareda, junto a la de imagineros de otras tierras, como los sevillanos Juan Manuel Miñarro o José Antonio Navarro Arteaga". Las piezas, concebidas para verse desde abajo dada su procedencia procesional, cobran un nuevo aspecto cuando miran a los ojos del visitante.

Imagen religiosa realizada por Jorge Albareda en 1978 para la Hermandad del Cristo Resucitado
Imagen religiosa realizada por Jorge Albareda en 1978 para la Hermandad del Cristo Resucitado
Francisco Jiménez

La exposición, para los que estén familiarizados con el museo diocesano, arranca en el Salón de los Obispos con la Última Cena. Un vídeo sobre la Semana Santa zaragozana recibe al visitante, que enseguida se ve envuelto en la penumbra y en una atmósfera especial. Aparte de la escenografía y la luminotecnia, estudiadas al detalle, el sonido (se escucha la oración del Padre Nuestro en arameo) ayuda a sumergirse en la escena, en la que se han integrado obras como el ‘Señor de la Cena’ y ‘Apostolado y perrillo’, de José Antonio Navarro Arteaga, ambas propiedad de la cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía.

Ya en esa escena se advierte el espíritu de la exposición, que invita a recorrerla en recogimiento y meditación, especialmente a los católicos. Luego llega la recreación de la Oración del Huerto, que se presenta en la Sala de Temporales, y la Crucifixión y la Resurrección, que comparten el Salón del Trono.

En total se presentan 34 esculturas de 11 instituciones zaragozanas: la cofradía del Señor de la Oración en el Huerto, la de las Negaciones de San Pedro, Prendimiento del Señor, Institución de la Sagrada Eucaristía, Siete Palabras, Hermandad de la Sangre de Cristo, Hermandad de la Humildad, cofradía de la Columna, Jesús Camino del Calvario, Descendimiento, Hermandad de Cristo Resucitado, cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén y de Jesús Nazareno.

La exposición, organizada por el Arzobispado de Zaragoza en colaboración con la Junta Coordinadora de Cofradías, puede visitarse del 11 al 25 de marzo y del 6 de abril al 2 de mayo. Un aviso importante: no se puede ver libremente sino que, por razones preventivas frente al coronavirus, solo se puede recorrer en visitas guiadas de grupos de seis personas y previa inscripción. Quien quiera visitarla, en el horario habitual del museo, debe inscribirse previamente en su página web: almamatermuseum.com. El régimen de visitas, por otra parte, facilita uno de sus objetivos, según Fernando Arregui, consiliario de la Junta de Cofradías, «que el visitante se transporte a 2.000 años atrás» y se sumerja en la exposición. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión