Despliega el menú
Ocio y Cultura

poesía y música. ocio y cultura

“La sangre aragonesa está en Serrat. Le corren gotas de jota por el alma”

Luis García Gil, estudioso de la música popular en España, publica hoy una monografía, en EFE-Eme, del vínculo del gran cantautor con los poetas

García Gil publica 'Serrat y los poetas'.
Luis García Gil ha escrito varias monografías de músicos españoles.
Archivo G. Gil.

Luis García Gil (Cádiz, 1974) es poeta, narrador y divulgador musical y cinematográfico. Dentro de su extensa bibliografía, cuenta con libros sobre Marisol, Luis Eduardo Aute, Javier Ruibal o el propio Joan Manuel Serrat, al que ahora le dedica un nuevo estudio: ‘Serrat y los poetas’, que publica esta misma semana el sello Efe Eme.

¿En Joan Manuel Serrat, qué fueron primero la poesía o los poetas?

Serrat llega a la poesía tarde. Él mismo me lo ha confesado. No tuvo una formación literaria o académica en este sentido. La intuición y el azar le hacen encontrarse con poetas en los que encontrará textos que le hubiese gustado escribir. Es un flechazo lírico que le hará alternar en su obra la poesía propia con la cantada.

Y ya de paso, ¿qué fue antes, el castellano o el catalán?

Serrat graba primero en catalán pero el primer poeta que canta es Rafael Alberti con ‘La paloma’. Serrat es bilingüe. Tan importante es el que apela a su madre aragonesa como el que se desenvuelve en la Nova Cançó. El milagro artístico de Serrat es que canta con tanta licitud a Machado como a Salvat Papasseit. Esto no lo podría hacer Raimon o Lluís Llach.

"Los profesores tienen que explicar a los poetas con los discos de Serrat. Las nuevas generaciones de docentes suelen ignorar lo que supusieron aquellos discos en tanta gente joven"

¿Qué buscaba con el libro ‘Serrat y los poetas’ y qué ha encontrado?

Buscaba reivindicar al Serrat cantor de poetas, a veces desprestigiado o no ubicado en el lugar que merece. Centrarse en ese Serrat me ha hecho comprender la importancia de la totalidad de su obra y que es tan crucial el Serrat que escribe ‘Mediterráneo’ como el que canta y pone música a Miguel Hernández.

¿Por qué Machado, y qué le aportó y cómo lo trató? Quizá sea uno de sus mejores discos.

El disco de Machado es clave. Primero porque es un disco pop y es importante esto. Serrat no fue nunca un cantautor al uso. Su estética y su mirada musical son vanguardistas. Miralles como arreglista lo fue. No es Paco Ibáñez recitando a poetas, admirando –conste- la figura precursora de Ibáñez. Serrat arriesga con los poemas. Les da otra vida.

Parece que le influyó hasta en algunas canciones...

Sin duda. Serrat es machadiano en la forma de escribir canciones, sobre todo las de tipología social. Un ejemplo ‘Muchacha típica’. Esto lo explicó muy bien Manuel Vázquez Montalbán en su ensayo serratiano de 1972.

¿Cómo se planteó Miguel Hernández? Le dedicó hasta dos discos. Visitó a su mujer Josefina Manresa.

Miguel Hernández tiene una gestación lenta. Es una obsesión para Serrat. Lo viene anunciando desde principios de los años setenta. Antes de grabarlo lo presenta en directo. El primer disco de Hernández es una obra maestra. A mi juicio superior a Machado. Los arreglos de Burrull son innovadores e hipnóticos. Serrat le mostró el disco a Josefina. Fue uno de esos momentos inolvidables de su vida. El segundo disco a Hernández es muy bueno pero eran otros los tiempos. La poesía ha dejado de tener esa trascendencia que Serrat le otorgó en sus discos y desde su posición de icono de la juventud contestataria.

García Gil publica 'Serrat y los poetas'.
Luis García Gil y Joan Manuel Serrat.
Archivo G. Gil.

¿Fue importante el poeta vanguardista catalán, Joan Salvat Papaseit, que murió tan joven?

Mucho, es uno de los grandes discos de Serrat. Ahí entra Josep María Bardagí. Serrat ha entrado en la treintena. Su voz ha madurado. Es un disco trabajado en el exilio y después del regreso. Se va cocinando poco a poco. Tiene un sonido único, muy apegado a la sensibilidad musical de Cataluña con esa tenora tan maravillosa que otorga tanta densidad a las canciones.

"El primer disco de Hernández es una obra maestra. A mi juicio superior a Machado. Los arreglos de Burrull son innovadores e hipnóticos. Serrat le mostró el disco a Josefina. Fue uno de esos momentos inolvidables de su vida"

¿Qué vínculo hay entre Serrat y Mario Benedetti?

Serrat encuentra en Benedetti no solo un poeta-espejo sino un poeta ético. Es ese Serrat con poso de los 80, más coloquial y directo. Además 'El sur también existe' le permite trabajar con un poeta vivo intercambiando impresiones. Desde un punto de vista de enriquecimiento mutuo fue una buena experiencia. Desde un punto de vista musical el disco con Benedetti es frustrado pese a algunos aciertos indudables.

¿Cómo se aproximó a otros poetas: García Montero, León Felipe, etc.?

Cada poeta nace de una necesidad concreta. A mí me interesa mucho lo que hace con poetas catalanes que yo desconocía. Me los acerca en mi adolescencia. ‘Infants’ de Pere Quart es una maravilla de Serrat y Ricard Miralles. También lo es ‘Es quan dorm que hi veig clar’ de J. V. Foix. También hay un acercamiento prodigioso al malditismo de Fonollosa en ‘Por dignidad’. Lo de ‘Vencidos’ es impresionante. Lo que Serrat hace ahí con el poema de León Felipe. Es uno de sus grandes poemas cantados. Menos interés tiene su acercamiento a Luis García Montero

Alude a un proyecto truncado: cantar a Neruda. ¿Es así, por qué no lo hizo?

A Serrat le impactó la poesía de Neruda. Como a casi todos. Le conoció en Isla Negra. Todo eso podía haber generado algo creativo. De hecho se especuló con ello. Pero también Serrat me dice con sorna que él no va persiguiendo poetas por ahí. De lo que no sale mejor no hablar aunque a mí me gusta especular al respecto. Es interesante analizar a los creadores no solo por lo que hacen sino por lo que les gustaría hacer y por circunstancias no terminan de hacer.

"Desde un punto de vista de enriquecimiento mutuo fue una buena experiencia. Desde un punto de vista musical, el disco con Benedetti es frustrado pese a algunos aciertos indudables"

¿Qué supone en la producción de Serrat la incorporación de los poetas?

Pues algo muy importante. Es una parte esencial de su obra. Son cinco discos de poetas, dos de Hernández. Y luego en casi todos los discos hay algún poema cantado.

¿Cuáles son para usted las tres mejores canciones de Serrat?

Dificil elección y depende del momento. Las más emblemáticas son ‘Mediterráneo’, ‘Cantares’ y ‘Aquellas pequeñas cosas’. También ‘Paraules d’ amor’. En mi lista estaría ‘Helena’ o ‘Cancó de bressol’ en catalán, seguramente ‘Romance de Curro’ el Palmo. Pero habría tantas.

García Gil publica 'Serrat y los poetas'.
Detalle de la portada del libro.
Efe Eme

Le ha salido por ahí la conexión aragonesa de Serrat, claro.

La sangre aragonesa está en Serrat. Le corren gotas de jota por el alma. Ahí está la 'Cançó de bressol', que antes he citado. A nivel de poetas de referencia no he encontrado esa conexión pero la línea materna es fundamental en el cantautor, la señora Ángeles y el impacto de la guerra en Belchite en su familia.

¿Ha quedado satisfecho del libro, usted que es un experto en el estudio de los cantautores en España?

'Serrat y los poetas’ cubre un vacío bibliográfico. Ningún libro ha destacado al Serrat cantor de poetas. Como dice mi editor Juan Puchades, alguien tenía que hacerlo. De otro lado aspiro al libro pedagógico. Los profesores tienen que explicar a los poetas con los discos de Serrat. Las nuevas generaciones de docentes suelen ignorar lo que supusieron aquellos discos en tanta gente joven.

Etiquetas
Comentarios