Despliega el menú
Ocio y Cultura

José Luis Rodríguez García: "Me preocupa que no salgamos fortalecidos de la pandemia"

Rodríguez García (León, 1949) publicó en 2020 ‘Postutopía’ y ‘Maldita Europa’. Y en breve verá la luz ‘Almanaque de la intemperie’, de poesía.

El catedrático de Filosofía (Unizar) José Luis Rodríguez.
El catedrático de Filosofía (Unizar) José Luis Rodríguez.
Guillermo Mestre

Siendo joven usted recaló en Zaragoza y pasó tanto calor que dijo entonces que si en alguna ciudad no viviría sería en esta. ¡Y reside en ella desde hace 47 años!

Aquel día hacía un calor de agosto... Una cosa horrorosa.

Cuando llegó con 25 años el ambiente de la Universidad le pareció un poco sórdido.

Sí. Era una universidad muy conservadora y muy académica. Y los primeros profesores compañeros que tuve eran de los años cuarenta; no se salvaban muchos.

Y ahora, ya jubilado, ¿qué universidad ha dejado?

Ha cambiado muchísimo. Pero no soy capaz de decir si ha ido para mejor o peor.

Como catedrático de Filosofía, ¿qué es lo más importante que quiso trasmitir a sus alumnos?

Invitarles a pensar y dialogar. A escuchar al otro y discutir con argumentaciones.

¡Pues en los tiempos que corren!

No creo que sea una batalla perdida. Hay que esforzarse más en ello. Pensar y dialogar es el elemento clave para poder funcionar en un mundo más justo y más igualitario.

En estos meses tan inciertos, se habrá hecho muchas preguntas.

Los he pasado muy autoconfinado; preguntándome qué había pasado, por qué... Y, sobre todo, cuando veo las desobediencias –que siempre traen consigo un daño al otro– me pregunto en qué sociedad vivo.

¿Qué es lo que más le preocupa?

Que no salgamos fortalecidos de la situación; es decir, que salgamos como cuando entramos y que no hayamos aprendido que la solidaridad y el respeto a ciertas normas, cuando afectan positivamente o negativamente a los otros, hay que cumplirlas.

Hay días que en España muere de covid el mismo número de personas que dos 11-M juntos y parece que estamos anestesiados. ¿Qué hemos perdido por el camino?

Todo ha sido tan continuo y duradero que hemos banalizado el número de muertos. Es sorprendente cómo los muertos se van convirtiendo en cifras mientras que inicialmente eran nombres.

Pandemia, Filomena... Todo es motivo de confrontación política. ¿Ve posible otro escenario?

Posible es, porque en otros países se están dando acuerdos importantes ante la situación gravísima que se está viviendo. España es un caso insólito en el que todavía los partidos siguen pegándose.

¿Qué valoración tiene de la clase política actual?

Desde hace tres o cuatro años ha ido a peor. No hay ninguna voluntad de solucionar los problemas de los ciudadanos sino de consolidarse en la estufa política.

¿Qué le ha aportado la filosofía?

Una cierta felicidad. En los momentos difíciles he encontrado autores que me han salvado y en los momentos más satisfactorios, autores que me han retado a encontrar mejores soluciones.

Siempre ha compaginado la enseñanza con la escritura. Cuenta con una extensa producción literaria.

Desde el momento en que publiqué el primer libro siempre he estado escribiendo uno de filosofía y uno de literatura. La poesía es otra cosa, se puede escribir en cualquier día. He ido siempre equilibrando y por eso resulta un currículum tan extraño.

¿Qué relación tiene con las redes sociales?

Es una de las cosas que más me sorprenden: que los escritores necesiten las redes sociales para autovalorarse. Creo que las redes sociales están apoyando la deshumanización y alimentando una egolatría realmente espectacular.

¿Qué le sigue apasionando?

Escribir, leer y los amigos.

Si echara la vista atrás, ¿cómo ve al joven que llegó a Zaragoza para dar clase en la universidad?

Siempre he estado mirando hacia el mismo horizonte. No he cambiado excepto por los achaques de la edad.

¿Y cuál es ese horizonte?

Una sociedad más igualitaria, más dialogante y más afectuosa. Lo que pediría una persona normal.

Etiquetas
Comentarios