Despliega el menú
Ocio y Cultura

El cómic 'underground' español se instala en el Centro de Historias con 'El Víbora'

Una exposición reúne hasta el 18 de abril portadas y viñetas originales de la primera etapa de esta revista, símbolo de la contracultura de los 80 y principios de los 90 y que cerró en 2004.

Portadas del 'Víbora'.
Portadas del 'Víbora'.
Heraldo.es

Más de cuarenta años han pasado desde que los quioscos de toda España pusieron a la venta el primer número de la revista alternativa 'El Víbora' en diciembre de 1979. Ahora una exposición recoge las portadas y viñetas originales más llamativas en un recorrido que trasladará al espectador a la cultura 'underground' y que se podrá ver hasta el próximo 18 de abril en el Centro de Historias.

Bajo el título ‘El Víbora. Comix para supervivientes’, la exposición rescata las historietas de una revista mítica, que marcó a varias generaciones de la década de los ochenta y noventa, que desprendía contracultura y recuperaba el recuerdo clandestino de los fanzines vendidos bajo mano en los alrededores de Las Ramblas.

La muestra se centra en la primera etapa de la revista, en los inicios de la democracia, cuando Barcelona se erigió como el centro de la cultura underground que se había iniciado en los años sesenta del siglo XX en Estados Unidos.

A través de 65 obras originales, documentos y una selección de portadas, el público descubrirá la originalidad y la potencia de creadores como Gallardo, Laura, Nazario, Mariscal, Martí, Max o Roger que, con sus viñetas transgresoras y un lenguaje nuevo, se rebelaron contra el orden establecido y la estética convencional. El universo de El Víbora está poblado de personajes marginales y subversivos. La muestra incluye también uno de los números más destacados de la revista, una edición extraordinaria que se hizo con motivo del golpe de estado del 23 de febrero de 1981 repleto de colaboraciones internacionales.

A lo largo de veinticinco años, 'El Víbora' no faltó a su cita con los quioscos con una periodicidad mensual hasta que desapareció en diciembre de 2004 con el descenso de las ventas de las publicaciones impresas. Durante ese tiempo, su trayectoria fue irregular, con éxitos y etapas de resistencia frente al declive del papel impreso, pero “siempre a la vanguardia gráfica y con un combate hacia lo establecido”.

La vicealcaldesa del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, y el consejero de Participación y Relación con los Ciudadanos, Javier Rodrigo, han presentado este martes esta muestra, junto al director de Ediciones La Cúpula, Emilio Bernárdez, y el comisario de la misma, Rubén Lardín.

Durante el primer confinamiento, Ediciones La Cúpula lanzó una versión 'online' a partir de una selección de material cláscio y restaurado, un regreso efímero que, como ha recordado el director de la editorial, Emilio Bernárdez, fue muy celebrado y mitigó los días de encierro, con más de 130.000 lectores. Preguntado por si El Víbora volverá a salir a los quioscos, Bernárdez ha rechazado esa idea y ha comentado que la revista es “hija de su tiempo” y cumplió su función durante esos años, si bien no descarta alguna resurrección momentánea como la ocurrida durante el primer estado de alarma.

La revista fue el símbolo de una juventud que acogió a todos los excéntricos que merodeaban el Borne, la plaza Real, el barrio chino y los alrededores de Las Ramblas y los puso a dibujar tebeos. Pero fue mucho más, ya que reveló a muchos de los más notables artistas gráficos del país, descalificó el underground, importó el manga cuando nadie lo conocía y practicó en todo momento el cómic social sin tirar de dogmas ni sermones, ha explicado el comisario, Rubén Lardín.

Etiquetas
Comentarios