Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

cultura

Silvia de Pé: "Detrás de ‘El caballero incierto’ hay mucha sangre aragonesa"

La actriz (Zaragoza, 1977) ha estrenado en el Teatro Español una obra basada en un personaje de la novela ‘La carne’, de Rosa Montero.

Silvia de Pe, actriz zaragozana estrena en Madrid 'El caballero incierto'.
Silvia de Pe, actriz zaragozana estrena en Madrid 'El caballero incierto'.
Enrique Cidoncha

Ha sido incierto hasta el estreno. No solo ha tenido que enfrentarse a una pandemia sino también al hielo que ha dejado la borrasca Filomena...

El pasado miércoles colgué en Instagram un mensaje que explicaba un poco mi desesperación porque íbamos a estrenar el martes. Cuando pasó todo esto ya nos dijeron que iba a ser imposible, con todo el caos y lo que supone psicológicamente porque ya estaba preparada para subirme al escenario ese día.

Menuda faena.

Tampoco pudimos ir al teatro el pasado fin de semana, ni el lunes, para trabajar y dar los últimos retoques y, finalmente, se decidió comenzar el sábado. Estaba decidida a estrenar, no podía posponerlo más tiempo. Me sentía como un tigre enjaulado.

¿Quién es ese caballero incierto y cómo surge la idea de llevar este personaje a las tablas?

Hace cuatro años leí la novela 'La carne', de Rosa Montero, y en mitad de ella aparece un personaje que me interesa mucho, Josefina Aznárez, una mujer que hace todo lo posible por ser libre, por poder escribir, e inventa todo tipo de triquiñuelas hasta el punto de inventarse una nueva identidad.

¿Se inventa a sí misma?

Podría ser como María Lejárraga, George Sand o tantas otras escritoras que se han tenido que inventar maneras de publicar sus novelas y poder escribir porque, además, en esta época en la que se sitúa el personaje (finales del siglo XIX) un padre tan rígido como el que tenía esta mujer no le permitía ni siquiera estudiar y se tenía que dedicar a buscarse un marido e ir a los bailes y las fiesta de raso.

Tremendo.

Como dice Josefina Aznárez en un momento de la obra: "Pero yo debía estar maldita porque la mala suerte hizo que los libros se cruzasen en mi camino". Es una frase increíble. Y añade: "Hubiera dado años de mi vida por poder estudiar". En esta época quedaba muy mal una mujer que quisiera estudiar, leer o escribir. Me gustó muchísimo el personaje porque es ficticio pero perfectamente podría existir, y me llamó mucho la atención todo esto que se inventa y cómo luego el destino se vuelve en su contra y todo se convierte en una tragedia.

¿Le ha resultado complejo interpretar a Josefina Aznárez sobre las tablas?

Sí, porque, además de estar sola y de que es la primera vez que hago un monólogo, existe la complejidad propia de interpretar este personaje literario. Es un reto aún mayor, pero no quiero desvelar el motivo para quien no haya visto la obra o no haya leído la novela de Rosa Montero.

¿Y qué piensa Rosa Montero de la obra? ¿Fue al estreno?

Primero le mandé el texto de Laila Ripoll y le gustó muchísimo. Y en diciembre vino a ver un ensayo y quedó entusiasmada. Estaba emocionada, con lágrimas en los ojos. Puso unas palabras preciosas en sus redes sociales. Es muy generosa y estaba agradecidísima por el trabajo que habíamos hecho con su personaje. Yo no cabía en mí de alegría porque para mí, al final, si Rosa Montero y Laila Ripoll estaban contentas, es eso lo que buscaba, que sintieran que al personaje se le ha dado la dignidad que merece. Para mí, fue una alegría increíble. De hecho, las dos han querido venir al estreno. La verdad es que estoy feliz. Esta semana he llorado un poco porque todo parecía en contra. Pero ha salido bien y me siento muy contenta porque además estoy rodeada de un equipo estupendo.

Entre ellos hay varios aragoneses: Alberto Castrillo-Ferrer (dirección), Arantxa Ezquerro (diseño de vestuario) y David Angulo (espacio sonoro y música original).

¡Toda este gente fantástica de Zaragoza! Hay mucha sangre aragonesa detrás de esta obra.

Castrillo-Ferrer es como un hermano para usted, al menos en la ficción, como hemos podido ver en ‘Historias lamentables’.

Sí (risas). Hemos trabajado mucho juntos. En ‘El caballero incierto’ empezamos desde el principio y luego ha continuado también en la dirección José Recuenco. Alberto se tuvo que ir a las dos semanas de comenzar porque anda inmerso en muchos otros proyectos. Sacar adelante este montaje ha sido muy fácil porque, realmente, cuando todo el mundo está a favor las cosas tienen que salir bien. Aparte de las pandemias, los zombis, las heladas, los ovnis y las siete plagas… todo ha ido fenomenal.

No solo estrena en la sala Margarita Xirgu del Español, sino que este teatro coproduce el montaje…

Cuando la directora del Teatro Español, Natalia Menéndez, leyó el texto de Ripoll sobre ‘El caballero incierto’ le fascinó y enseguida me escribió para decirme que el Español coproduciría el montaje. Yo me eché a llorar como una Magdalena. Pero justo al mes se cerró España por la pandemia, aunque desde el principio ya habíamos concretado el estreno para este mes de enero. El Teatro Español ha estado ahí, apoyándome, y me ha hecho sentir como en casa.

Amén de pandemias, temporales y de todo lo que está ocurriendo ¿cuándo prevé que la veremos con este espectáculo en los escenarios aragoneses?

Más pronto que tarde. Estoy deseando ir, tengo muchas ganas. De hecho, ya estamos trabajando en ello para poder acudir allí en cuanto sea posible. Además, con este tema de la pandemia, el estreno es un poco agridulce porque no puede estar mi familia ni mis amigos de Zaragoza y me da muchísima pena. Recuerdo que el otro día me dijo mi hermana: «Pero cómo puede ser que estrenes y que yo no esté allí con un ramo de flores». Así que, por supuesto, nos resarciremos e iremos a Aragón con ‘El caballero incierto’.

¿Y visitará alguno de los destinos relacionados con Aznárez?

Pronto también estaremos en Santander, Es otro de los lugares a los que hay que ir. Y también a Cuba, por qué no. 

Libro 'La Carne' de Rosa Montero.
0

Un homenaje a las mujeres silenciadas y olvidadas

La novela 'La carne', de Rosa Montero, esconde un tesoro narrativo: la historia imaginaria de Josefina Aznárez, un personaje maldito, una invención desgarrada y dolorosa de la condición de ser mujer. Su destino se cruza un 3 de noviembre de 1893 con la explosión del vapor Cabo Machichaco, en Santander, cuyo estallido causó centenares de muertos. Fue la mayor tragedia civil ocurrida en España en el siglo XIX.
Laila Ripoll ha escrito un monólogo a partir de la historia del personaje creado por Montero, que encarna sobre el escenario Silvia de Pé (en la sala Margarita Xirgu del Teatro Español, hasta el 7 de febrero). ‘El caballero incierto’ es un homenaje a todas las mujeres silenciadas y olvidadas, un obra que muestra su valentía y defiende su lugar en el mundo.
De Pé reside desde hace más de dos décadas en Madrid y ha trabajado en numerosos proyectos en teatro, televisión y cine, como el último de Javier Fesser, ‘Historias lamentables’, en el que también aparecen los aragoneses Laura Gómez-Lacueva, Jorge Asín, Gerald B. Fillmore y Alberto Castrillo-Ferrer.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión