Despliega el menú
Ocio y Cultura

Sonidos argentinos a orillas del Ebro

Iberotango, grupo musical aragonés con seis años de trayectoria, ofrece hoy un concierto en el Auditorio de Zaragoza.

Iberotango lo forman los bailarines Pilar Ezquerra y José Antonio Gómez y los músicos (sentados, de izquierda a derecha) Ander Tellería, Daniel Hurtado, María Pilar López y Diego Tejedor.
Iberotango lo forman los bailarines Pilar Ezquerra y José Antonio Gómez y los músicos (sentados, de izquierda a derecha) Ander Tellería, Daniel Hurtado, María Pilar López y Diego Tejedor.
Virginia Urquía

El tango es una pasión en Argentina, pero también en Zaragoza, ciudad donde periódicamente se celebran encuentros y maratones con participación internacional. Hace una decena de años nacía en el Conservatorio Superior de Música de Aragón la Orquesta Típica 'Central' de Tango, integrada por una veintena de jóvenes músicos y que ofreció un buen número de conciertos. El testigo lo recogió Iberotango, formación de cámara nacida hace ahora seis años y que ya ha atesorado una sólida trayectoria: ha actuado en citas como el Festival Internacional de Panticosa, el Ciclo de Introducción a la Música, las Noches de Verano del Centro Joaquín Roncal o el Festival Ciudad de Teruel. Iberotango ofrece hoy un concierto en el Auditorio de Zaragoza (19.30, entradas a 10 euros).

"El grupo nació al calor de la orquesta de tango del Conservatorio -relata María Pilar López, integrante e impulsora de Iberotango-. Yo era la pianista de esa orquesta y la afición por el tango fue creciendo con el tiempo. Al final decidimos seguir recogiendo el espíritu típico de las orquestas clásicas de tango, pero en formato cuarteto, incorporando, eso sí, el baile".

El conjunto lo forman actualmente María Pilar López (piano), Ander Tellería (acordeón), Daniel Hurtado (violín) y Diego Tejedor (contrabajo). Pilar Ezquerra y José Antonio Gómez se ocupan del baile. No hay, pues, canto, y eso distingue a la formación. 

"Como nacimos a partir del espíritu de las orquestas no hemos visto necesario tener cantante -señala María Pilar López-. Nos sentimos muy cómodos en el campo instrumental. Nos hemos formado como músicos y, luego, nos hemos especializado. Daniel Hurtado, el violinista, tiene un máster de tango; Ander Tellería, que es acordeonista, lleva más de un año con el bandoneón y poco a poco estamos integrando ese instrumento en nuestros conciertos... La pareja de baile se ha formado con los mejores, aunque lo que hacen sobre el escenario no es tango de exhibición, sino el tango de milonga, el del abrazo".

¿Se puede sentir el tango si no se ha nacido en Argentina? "Nosotros pensamos que sí. Aunque en Argentina se viva de manera especial, nosotros también. Los músicos estamos buscando nuevas versiones, mirando arreglos, escuchando a los clásicos y a los contemporáneos... Detrás de cada concierto hay muchas horas de trabajo y selección, y cada pieza que tocamos nos hace vivirla con una energía especial. Buscamos sobre todo la variedad. ¿Piazzola? Sí, claro, pero también todo lo que hubo antes y todo lo que ha venido después. Queremos difundir la obra de Pugliese, de Salgán... de la Guardia Vieja y de la Guardia Nueva. Cada compositor tiene sus propias características y exige de distinta manera a cada instrumento. Por eso tenemos que adaptarnos al estilo de cada autor, buscamos el sonido 'tanguero'. Abordamos el tango en su inmensa variedad".

Los conciertos del grupo tienen también un componente didáctico y se introducen comentarios para que el público posea más datos sobre lo que va a escuchar. Se busca crear afición, ya que, al fin y al cabo, como concluye María Pilar López, "a lo largo del año en Zaragoza no hay muchas oportunidades para escuchar tango". El año que viene piensan grabar disco y han preparado ya un programa en torno a Piazzola, del que se cumple el centenario de su nacimiento.

Etiquetas
Comentarios