Despliega el menú
Ocio y Cultura

videojuegos

Asesinos del Valhalla

El nuevo Assassins no innova en casi nada pero trata de mejorar una de las sagas más alabadas de los videojuegos con un título enormemente divertido.

Assassin's Creed Valhala
Assassin's Creed Valhala
Heraldo.es

El nuevo ‘Assassins Creed’ es un videojuego puente entre dos generaciones de consolas. Es un título con una calidad gráfica sobresaliente, una historia contundente y consistente y, sobre todo, con un tamaño brutal, tanto en horas de juego como en hectáreas virtuales para disfrutar.

Dista mucho de ser un juego perfecto. Tiene muchos pequeños fallos que se repiten y suceden a lo largo de toda la historia y que son propios de una aventura tan larga: personajes que corren hacia la nada, texturas que parpadean o se esfuman ante los ojos del jugador, incluso algún diálogo que no se oye.

Ninguno de estos ‘bugs’ empaña sin embargo el deleite de encarnar a un héroe vikingo para saquear a nuestro antojo por toda Inglaterra, sembrar alianzas y, por supuesto, asesinar a nuestros enemigos desde el sigilo.

Lo bueno y lo malo de esteAssassins Creed Valhalla es que no es un juego que revolucione la saga, solo cambia pequeños detalles de la jugabilidad –como que los enemigos no se puedan marcar o que mejorar el armamento es más sencillo– y nos lleva a una nueva época con nuevos protagonistas. Su mayor virtud tal vez sea precisamente ese continuismo con el que los amantes de la saga se sentirán cómicos.

Valhalla es un juego muy divertido que no busca innovar y se ha centrado en contar una historia brutal y contarla bien.

Etiquetas
Comentarios