Despliega el menú
Ocio y Cultura

Netflix y HBO tendrán que destinar el 5% de sus ingresos al audiovisual europeo 

El Gobierno pone el foco en las plataformas de vídeo bajo demanda y las obligará a destinar el 5% de sus ingresos generados en España a financiar cine europeo, según el anteproyecto de Ley de Comunicación Audiovisual.

Loles León se une a la trama en 'Padre no hay más que uno 2'
Loles León se une a la trama en 'Padre no hay más que uno 2'
HA

El Gobierno pone el foco en las plataformas de vídeo bajo demanda y las obligará a destinar el 5% de sus ingresos generados en España a financiar cine europeo, según el anteproyecto de Ley de Comunicación Audiovisual, sometido  a audiencia pública hasta el 3 de diciembre. Entre ellas están Netflix, HBO, Amazon Prime o Disney+, que deberán contribuir a la financiación de obra audiovisual europea, ya sea cine o series.

En las plataformas de vídeo en 'streaming' con una facturación generada por sus servicios en España superior a 50 millones de euros al año, de ese 5%, un mínimo del 70% se deberá destinar a financiar obras audiovisuales de productores independientes, en cualquiera de las lenguas oficiales de España. Si se facturan menos de 50 millones, se deberá destinar ese 5% a la compra de derechos de obra audiovisual europea terminada o a la contribución al Fondo de Protección de la Cinematografía. Quedan exentas las plataformas que facturen menos de 10 millones de euros al año.

Con esta decisión se busca equiparar las obligaciones fiscales de estas plataformas con las de las cadenas privadas de televisión tradicional. Mediaset y Atresmedia, junto a los operadores de telecomunicaciones (Vodafone, Orange y Movistar), están obligadas a sufragar parte del cine español y la televisión pública (RTVE), aunque este último punto no se ha incluido en el anteproyecto. Desde la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales explican que el anteproyecto «no toca» la Ley de Financiación de RTVE y, por tanto, no establece tal obligación.

Asimismo, las mismas fuentes confirman que el catálogo de las plataformas de vídeo bajo demanda como Netflix o HBO tendrán que contar al menos con un 30% de obras europeas. De ellas, la mitad debe ser en alguna de las lenguas oficiales de España.

Bajo el control de la CNMC

El control de las plataformas queda garantizado al obligarlas por primera vez a inscribirse en un registro tutelado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aportando datos como número de suscriptores y las cuotas cobradas en España para el "adecuado control" del cumplimiento de sus obligaciones.

Desde la Secretaría de Estado aseguran que para el cómputo de esta tasa se tendrán en cuenta los "ingresos reales" de estas plataformas, no sus declaraciones fiscales.

Y es que muchas de ellas desvían gran parte de sus ingresos a sociedades radicadas en países con una fiscalidad más favorable, como Irlanda o Países Bajos. En España, HBO declaró en 2018 unos ingresos de 3,7 millones y Netflix de 540.000 euros, cantidades que nada se corresponden con los millones de suscriptores con los que cuentan en nuestro país. En Países Bajos, Netflix declaró ese mismo año ingresos de 5.500 millones de euros.

El texto también introduce una mayor flexibilidad en los límites de la publicidad en televisión en abierto y de pago. A partir de ahora el límite máximo pasa de 12 minutos por hora a 144 minutos entre las 6.00 y las 18.00 horas, y 72 minutos como máximo entre las 18.00 y las 24.00 horas.

Etiquetas
Comentarios