Despliega el menú
Ocio y Cultura

Heraldo Joven

música

El zaragozano Krevi Solenco estrena 'Os chardins de Shalimar', el primer disco de rap en aragonés

Entre los objetivos de este trabajo, detrás del cual se encuentra la asociación cultural Nogara Religada, es servir como herramienta de aprendizaje y acercar esta lengua a nuevas generaciones.

Krevi Solenco, autor de 'Os Chardins de Shalimar.
Krevi Solenco, autor de 'Os Chardins de Shalimar.
Alba Carroquino

'Krevi ye plegau aquí, sin sangre en a pocha dixo a qualsiquier MC. Di que sí que aquí no cal ir de cosa; ni verso ni prosa, esto se dice Zaragoza'. Así arrancan los primeros versos de 'Os Chardins de Shalimar' primera canción del primer disco de rap que está escrito íntegramente en aragonés, y que da nombre también al mismo. Para quienes esperen la traducción: "Krevi ha llegado aquí, flipado dejo a cualquier Mc. Di que sí, que aquí no es preciso aparentar, ni verso, ni prosa, esto se llama Zaragoza".

Krevi Solenco es el nombre artístico detrás del cual está Santiago Higueras, autor de este disco pionero. Comenzó a interesarse por el rap a sus 13 años y, por el aragonés, todavía antes. "Desde crío en mi pueblo siempre oía palabras que no oía en la ciudad apenas y me llamaban la atención, me hacían gracia, me gustaban", explica. "Con el tiempo empecé a investigar y descubrí que en el Pirineo se hablaba un idioma diferente, había diferentes dialectos, lo que antes se conocía como fabla y a la que, ahora, tratamos de referirnos como 'aragonés', ya que fabla significa 'habla, lengua', por lo que, desde el dialecto aragonés, puede denominarse así cualquiera: el vasco, el catalán, el castellano, etc. y decidí continuar formándome".

Ese interés se convirtió en pasión, a la que le dio forma a través de la música y, finalmente, se ha materializado en este disco, en el cual también tiene un papel importante Nogara Religada, una asociación que trabaja en la defensa y divulgación del aragonés. "Este disco es un proyecto de la asociación, independientemente de que yo haya escrito las canciones. Con ellos es con quienes he aprendido el aragonés, han sido un apoyo permanente, y tres de los profesores de la asociación, Cherardo Callejón, Fernando Romanos y Silvia Cebolla, han sido mis tres puntos de apoyo cuando han surgido dudas durante el proceso de composición en cuanto a correcciones y filtros".

Y es que entre los objetivos que persigue este trabajo que comenzó en 2018, está el de mantener viva una lengua que esta en peligro de desaparecer, a través de la divulgación. 

Precisamente, esta idea de difundir este conocimiento es la razón por las que no hay traducción. "Entiendo que no es castellano, pero tampoco es euskera, si alguien se interesa un poco es posible entenderlo y, sino, para eso están los cursos de aragonés", bromea.

Pero este no es el único objetivo de este disco. "Desde el punto de vista artístico, quiero lograr metafóricamente que una lengua que se supone que identifica solo con el campo -con orgullo-, llegue al ámbito urbano. De ahí viene el titulo del disco: 'Los jardines de Shalimar', que es un complejo de edificios rodeados de fauna, flora y jardines, justo en medio del cemento de la ciudad de Lahore, Pakistán. Quiero compartir esa idea de cómo la imagen rural del aragonés llega al mismísimo centro de Zaragoza a través de una herramienta súper urbana del genero musical como lo es el rap. Es la demostración de que el aragonés sirve para hablar en cualquier sitio y de cualquier cosa".

Otra de las razones que ha guiado este trabajo ha sido trascender generaciones. "Por un lado, el rap llega a generaciones de chavales y chavalas más jóvenes, por lo que puede ser una herramienta muy útil de divulgación; por otro, también puede ayudar a que las personas más mayores, que son las que entienden más el aragonés, se abran a este género musical que a menudo parece destinado a gente más joven", resume el artista.

'Os chardins de Shalimar'

Portada del disco 'Os chardins de Shalimar'.
Portada del disco 'Os chardins de Shalimar'.
Alba Carroquino.

El inicio del disco, con la canción que le da el nombre, es una oda a esta idea innovadora. "Me sirve para introducir el disco, por un lado siguiendo esta dinámica del rap que mezcla la picaresca y el vacile (mira como rapeo en aragonés), pero también intento crear una especie de escuela. Antes de mí ya ha habido artistas que han expresado su música a través del aragonés. En los años 80, por ejemplo, un chico que se hace llamar QuePasa!, que se llama Marcos, hizo alguna canción en aragonés. Kalo, en Huesca, también hace algo en aragonés. Lo que no había habido hasta ahora es un disco completo en esta lengua", explica el rapero.

Desde ese momento, el hilo conductor de todo el disco es el propio aragonés. "No quería complicarme, quería hacer el disco lo más sencillo posible para mí y para las personas que lo iban a escuchar, que siempre he entendido que iba a ser gente del mundillo del aragonés más que del rap. Por eso aunque sí hay alguna canción más reivindicativas, otras más introspectivas, otras más melancólicas... Pero en definitiva son canciones con un perfil mas 'pop', livianas, fáciles de escuchar y con estribillos algo pegadizas".

Además de Krevi y Nogara, detrás de este proyecto se encuentran otros artistas e instituciones que han ayudado a darle forma y vida. Ellos son Helenn Peach, vocalista con influencias del jazz, el reggae, el soul y la bosanova y colaboradora de la cuarta canción del disco, 'Pagar de present'; Ypsen (Erik García), Mc y beatmaker de Zaragoza y colaborador en 'Fendo o tato', es el productor del disco y miembro del grupo 'Ypsen & Krevi' junto a Krevi y Dj Diamond Ex (Jesús Liarte), también Mc y Dj de Zaragoza que se ha encargado de los scratchings de las canciones; Monsieur leCrêpe (Juantxo Arakama), vocalista de Glaukoma y colaborador de la octava canción del disco, 'Zañak Irakiten'; Alba Carroquino, artista y diseñadora gráfica 'Os Chardins de Shalimar'; El Ciervo Pálido, agencia de publicidad de Utebo; Carlos Estella y José Manuel Huertas, técnicos de sonido del Laboratorio Audiovisual del Ayuntamiento de Zaragoza y, por último, Lacasia de la música, desde donde ha trabajado Sergio Lacasia, encargado de grabar el disco, de los arreglos en las producciones y el autor de dos de ellas.

La política detrás del sueño

Detrás del deseo de mantener la lengua viva, se extiende una tradición política que en ocasiones ha provocado el desarraigo de muchos. "Mucha gente equivoca la lucha de la cooficialidad como el choque de una lengua o una cultura contra otra, cuando se ha demostrado por la historia que es posible la convivencia, comienza Solenco. "Por desgracia, el aragonés hasta la fecha ha estado bastante politizado y, cuando tú politizas algo, lo delimitas bastante, como cuando alguien se apropia de una bandera, al final parece que es solo de un grupo concreto. Algunos políticos, al defender el aragonés, se ha provocado una reacción contraria por parte de otra gente que no casa con los ideales de dicho partido, asocia el aragonés al mismo y por lo tanto termina por ello rechazándolo también. Imagina que ocurriese con la jota o con el Pilar. Lo que yo intento es despolitizarlo".

"Pero también existen otras iniciativas que me parecen muy buenas y que no chocan con nada. En el pirineo, por ejemplo, hay muchos colegios que están dando una asignatura optativa para aprender aragonés. Así, si tú quieres aprender un idioma que se ha hablado durante mucho tiempo en tu territorio eres libre de hacerlo. Otros ejemplos de ello son iniciativas comerciales en donde se emplea el aragonés como atracción: nombres de cerveza, de bares, carteles en aragonés en los baños de los bares, de abierto/cerrado en las puertas de los comercios...".

"Por ello, independientemente de que yo comparta ideales o no con algunos grupos políticos, yo no los represento. Lo que quiero es despolitizarlo, aprender y compartir todo lo que rodea el aragonés y sus grafías, que el aragonés continúe vivo pese a que las personas que lo hablaban poco a poco se están yendo". 

Etiquetas
Comentarios