Despliega el menú
Ocio y Cultura

El primer arzobispo de Zaragoza, entre los personajes de ‘El nombre de la rosa’

La serie protagonizada por el actor John Turturro introduce la figura de Pedro López de Luna, prelado que obtuvo la sede metropolitana de Zaragoza en 1318.

Nicholas Turturro, en el centro, interpreta a Pedro López de Luna y Ximénez de Urrea.
Nicholas Turturro, en el centro, interpreta a Pedro López de Luna y Ximénez de Urrea.
RTVE

La famosa novela ‘El nombre de la rosa’, del ensayista y semiólgo Umberto Eco, supuso todo un revulsivo literario cuando se publicó en 1980. En ella el autor centraba en el siglo XIV una investigación a cargo de fray Guillermo de Baskerville y su pupilo Adso de Melk alrededor de varios crímenes que tenían lugar en una abadía. Y no menos exitosa fue la versión cinematográfica de 1986 dirigida por Jean Jacques Annaud y protagonizada por Sean Connery y Christian Slater.

En marzo del pasado año se estrenó en Italia una miniserie de ocho capítulos basada en la novela homónima de Umberto Eco que este mes llegó a La 1 y que finaliza el próximo jueves con la emisión de sus dos úlitmos capítulos. Esta producción italogermana cuenta en su reparto con nombres como John Turturro, Rupert Everett, Damian Hardung y Michael Emerson bajo la dirección Giacomo Battiato. La serie, grabada en diversos exteriores italianos –aunque la mayor parte de la acción se rodó en los estudios Cinecittà de Roma– refleja el universo creado por Eco y evoca algunas secuencias muy similares a las de la película de Annaud.

Antes de su fallecimiento, en 2016, Umberto Eco llegó a revisar los guiones de la serie y sugirió nuevos matices. No obstante, tanto en la obra literaria como en la cinematográfica no se menciona a uno de los personajes que en esta miniserie entra en escena a partir del cuarto capítulo: Pedro López de Luna, el primer arzobispo de Zaragoza –interpretado por Nicholas Turturro, hermano de John Turturro (Guillermo de Baskerville)–, quien asiste a una dramática cumbre en la que se debate sobre la progresa y la riqueza en la religión cristiana.

Don Pedro López de Luna y Ximénez de Urrea nació en Figueruelas, en fecha desconocida, y murió en Zaragoza el 22 de febrero de 1345. Descendía de familias aragonesas de gran linaje y llegó a obispo de Zaragoza en 1314, tras desempeñar las dignidades de canónigo de la Seo zaragozana y de abad de Montearagón. Fue enviado por Jaime II a Aviñón para tratar con el Papa Juan XXII la posibilidad de nombrar a la Iglesia de Zaragoza metropolitana; una empresa que se hizo realidad en 1318, cuando Pedro López de Luna se convirtió en arzobispo de la diócesis al obtener por el Pontífice la sede arzobispal de Zaragoza. El primer arzobispo de Zaragoza destacó por su participación en sucesivas Cortes del reino y como consejero real de numerosos reyes aragoneses. Jaime II confió hasta tal punto en él que, tras enfermar en Barcelona, le nombró su testamentario con los Infantes don Alonso y don Juan. En sus obras destaca la publicación de tres Concilios y dos Sínodos.

Durante su mandato se realizaron importantes obras en la catedral de la Seo; se cree que recreció los ábsides románicos y sustituyó el cimborrio, para dar mayor lumin osidad al templo.

El 19 de junio de 1996, en una ceremonia litúrgica en la Seo de Zaragoza, presidida por el arzobispo Elías Yanes, se inhumaron bajo el altar mayor los restos de tres antiguos arzobispos de la ciudad, Pedro López de Luna, Alonso y Juan de Aragón, que habían sido encontrados en 1994 durante los trabajos de restauración de la catedral. Fueron enterrados bajo el altar mayor de la Seo.

Etiquetas
Comentarios