Despliega el menú
Ocio y Cultura

Fuendetodos recupera parte de su antigua iglesia parroquial bajo una escombrera

El templo viejo es uno de los escasos vestigios románicos de la comarca y fue construido en el siglo XIII

Vista de la excavación arqueológica. A la derecha, las estructuras de las capillas; al fondo, la pila bautismal
Vista de la excavación arqueológica. A la derecha, las estructuras de las capillas; al fondo, la pila bautismal
Héctor Arcusa

La excavación arqueológica en la que en Fuendetodos se conocía como ‘iglesia hundida’ ha sacado a la luz los restos de un templo románico, cuyos vestigios podrán ser visitados en los próximos meses. Los trabajos están a punto de concluir y la localidad natal de Goya incrementa así sus atractivos de manera casi inopinada: casi nadie confiaba en que fuera a aparecer gran cosa de la antigua iglesia de la localidad en lo que durante décadas ha sido simple y llanamente una escombrera. La primera campaña de excavaciones, en 2017, eliminó un metro de escombros sobre los restos arqueológicos del presbiterio; la de 2018, que se ha centrado en los pies del templo y las capillas laterales, ha tenido que eliminar dos.

«Con la excavación hemos sacado a la luz la planta entera del templo –señala Héctor Arcusa, que ha codirigido los trabajos junto a José Luis Ona–. El hallazgo de la zona de la cabecera ha sido un poco milagroso porque estaba debajo de un vial. Tuvimos que romper parte de la calle y, una vez comprobado que el ábside era semicircular, y la iglesia, por tanto, románica, volvimos a tapar para proteger los restos».

Se han encontrado también vestigios arquitectónicos de dos capillas laterales. Al excavar en ellas –añade Arcusa– nos aparecieron las yeserías de los techos. Pensamos que en 1728, cuando se inauguró la iglesia actual, quienes habían promovido las capillas sacaron de ellas todo lo que podía reaprovecharse, incluidos los ladrillos del suelo, y las demolieron».

«En ese 1728, cuando se inauguró la iglesia actual en el barrio alto –añade José Luis Ona– la antigua, que acabamos de excavar ahora y que entonces era de Nuestra Señora de los Villares, se reconvirtió en la ermita del Sepulcro. Con el tiempo, seguramente tras la guerra civil, se abandonó también y acabó convertida en el basurero del barrio.

En la iglesia antigua fue bautizada Gracia Lucientes, la madre de Goya. Al poco de iniciarse la última campaña de excavaciones los arqueólogos localizaron la pila bautismal del templo, que ha permanecido allí durante siglos. Pero los vestigios que han salido a la luz tienen importancia, además, porque hasta ahora en toda la comarca del Campo de Belchite solo se conocían dos templos románicos: San Nicolás de Azuara y la ermita de la Virgen de Allende de Moyuela. ¿Cambia este hallazgo la historia de Fuendetodos?

«El problema es que los archivos de la localidad ardieron durante la guerra civil. La actual iglesia parroquial, en realidad, es de los años 50 del siglo pasado, porque la reconstruyó Regiones Devastadas. Lo que está claro es que Fuendetodos, aunque pudiera sufrir despoblación tras la Reconquista, ya tenía cierta importancia en el siglo XIII». Y en el XVI el crecimiento poblacional obligó a ampliar el templo.

En la iglesia cuyos restos acaban de salir a la luz fueron enterrados los Lucientes. El equipo de arqueólogos que ha trabajado allí ha localizado numerosos enterramientos, pero de momento no se han tocado. «En esta fase solo contemplábamos localizarlos –añade Ona–. La idea es dejarlos donde están por si algún día, en el futuro, se quiere hacer algún estudio sobre ellos. La prioridad en esta campaña ha sido completar la excavación iniciada el año anterior y consolidar unas hiladas de los muros que han aparecido para ver mejor el conjunto, sus fases de construcción y evitar de paso deterioros. En la consolidación solo se ha empleado material proveniente de las propias excavaciones».

En el solar de la iglesia se han encontrado evidencias de al menos tres hornos de yeso y los arqueólogos han recuperado numerosos objetos. Además de la pila, han aparecido varias monedas (una de ellas de época de los Reyes Católicos), algún relieve, las yeserías de las capillas...

Enrique Salueña, alcalde de Fuendetodos, está más que satisfecho con los resultados. «La verdad es que no nos esperábamos que fuera a aparecer tanto. En esta fase de excavaciones hemos invertido 28.000 euros, todos ellos de nuestro bolsillo porque nadie nos ha ayudado. Ahora, en cuanto concluyan los trabajos en marcha, incorporaremos los restos de la iglesia al recorrido del sendero educativo. Será el último punto, el final de la ruta. Y, como ha aparecido buena parte de la puerta de entrada, nos estamos planteando la posibilidad de reconstruirla».

Mariano García

Etiquetas
Comentarios