Despliega el menú
Zaragoza

cinco villas

Hallan una antigua pila bautismal en las obras de reforma de la iglesia de Isuerre

Un vecino encontró la pieza empotrada en un muro tras la puerta de acceso.

Miguel Ángel Bezunartea, con la ayuda de otros voluntarios, colabora en la reforma. Junto a estas líneas, la pila descubierta.
Miguel Ángel Bezunartea, con la ayuda de otros voluntarios, colabora en la reforma. Junto a estas líneas, la pila descubierta.
El balcón del Onsella

Los trabajos de restauración de la iglesia de Isuerre han sacado a la luz una pila bautismal que estaba empotrada en un muro. El mal estado del revestimiento en el interior de la iglesia llevó a los vecinos a retirarlo y dejar a la vista la piedra de los muros. De esta labor se ocupa desde hace ya dos años Miguel Ángel Bezunartea, ya jubilado, que cuenta con ayuda de otros voluntarios que llegan durante el fin de semana.

"Picando el yeso de unas columnas retiramos una piedra que se movió y ya me llamó la atención que dentro había una piedra picada, quité otra y se veía más, hasta que apareció la pila", dice. Tiene una tamaño de 70 centímetros de alto por otros 80 de diámetro. La superficie está labrada sin dibujos ni fechas que pudieran ayudar a su datación. La investigación elaborada por los propios vecinos "sitúa la pila en los siglos XI o XII cuando se utilizaban pilas por inmersión o pensamos que de no ser una pila podría ser un depósito para la recogida de diezmos y primicias", explica Bezunartea.

La pila bautismal encontrada en Isuerre durante la restauración de la iglesia.
La pila bautismal encontrada en Isuerre durante la restauración de la iglesia.
El balcón del Onsella

La iglesia de Isuerre es de origen románico tardío del XII y se amplió en la segunda mitad del XVI. El hecho de que el tempo cuente con una pila bautismal y otra para el agua bendita en la entrada añade más misterio al hallazgo de una pieza que ha podido permanecer oculta durante varios siglos. "Los vecinos desconocían que estuviera allí y llevaría ahí años. La iglesia era muy pequeña, después se amplió, sufrió un incendio y esa pila no ha salido hasta ahora", resume Esmeralda Ezquerro, vecina que gestiona el bar-restaurante El Balcón del Onsella. Considera que el hecho de haber ocultado esta pieza podría estar relacionado con "la historia de la iglesia que se amplió y reconstruyó tras el incendio. El interior oscurecido de la pila podría vincular con el incendio", señala.

Los trabajos de remodelación emprendidos por los vecinos y que compatibilizan con el culto están dando una nueva imagen a esta iglesia. "Tenía el revoco ya en muy mal estado. En algunas zonas se llega a caer nada más tocarlo. Al ver que se había puesto sobre la piedra, decidimos retirarlo y la verdad va quedando muy bonita", señala Bezunartea. "Queda mucho trabajo aún por hacer, porque voy a ratos, cuando puedo", concluye.

Lo que sí tiene la iglesia de San Esteban es un flamante altar de piedra labrada que se estrenó hace poco más de un año. Miguel Puyal Artieda, un artesano integrado en la asociación local Pintaso se encargó de realizar el trabajo de talla en el que invirtió alrededor de 200 horas. Pero además se han limpiado las puertas de acceso, se han restaurado los marcos de los cuadros y se pintó uno nuevo con una imagen del titular del templo.

Etiquetas
Comentarios