Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

“Las fiestas integran el rico patrimonio inmaterial y cultural intangible de Aragón”

José Antonio Adell y Celedonio García publican un libro totalizador sobre fiestas y tradiciones de los 731 municipios de la Comunidad Autónoma, día tras día, correspondientes al ciclo anual

camino hacia la contradanza de cetina 19/05/2018 fotgrafia macipe [[[FOTOGRAFOS]]]
Escenas y fuegos en la contradanza de Cetina.]
Jesús Macipe

José Antonio Adell (Tamarite de Litera, Huesca, 1955) y Celedonio García (Menasalvas, Toledo, 1961) fueron rivales en las carreras de pollos y en las pistas de atletismo. Acabaron convirtiéndose en grandes amigos y escritores a cuatro manos. Su nuevo libro, el 26, ‘Fiestas y tradiciones aragonesas. El ciclo anual’ (Pirineo), lo presentan hoy, a las 19.00, en la sede del Justicia de Aragón. Este es el libro 26 de la colaboración entre José Antonio Adell y de Celedonio García. “También hemos publicado otros libros por separado”, apuntan, como si fueran una sola voz. Al margen de sus colaboraciones de casi todo, José Antonio Adell es autor de varias novelas y algunos libros de historia, y Celedonio García ha firmado varios libros de juegos tradicionales y atletismo.

¿Cómo trabajan, quién corre más, quién es más estratega?

Es cuestión de organizarse. Llevamos 35 años pateando los municipios aragoneses. El trabajo se inició en el año 1989, cuando recorrimos la provincia de Huesca para recopilar información sobre esta temática. Se realizaron encuestas de tradición oral en 750 núcleos. Además se consultaron hemerotecas y archivos. Años después surgirían algunas publicaciones que abordaron el tema que habíamos compilado del Altoaragón.

¿Qué hicieron ustedes?

En años sucesivos en nuestros viajes por los pueblos de las provincias de Zaragoza y Teruel seguimos recabando datos sobre el tema, aunque de forma más lenta y menos sistemática. Hace tres años decidimos completar este amplio trabajo y, tras muchas horas de dedicación, ofrecemos el resultado. En ocasiones hemos viajado juntos y otras por separado. El trabajo se realizó por municipios y comarcas y después insertando las celebraciones en cada día del año. Unas veces avanza uno más que otro y viceversa, y la organización del trabajo es conjunta.

¿Por qué un libro de las fiestas de Aragón?

Existen algunos libros de esta temática, pero faltaba uno que recogiera toda esa información de forma exhaustiva, ordenada cronológicamente y que diera sentido a los orígenes y la evolución de la celebración. Los festejos forman parte de nuestro rico patrimonio inmaterial o cultural intangible. Se ha recopilado información de los 731 ayuntamientos aragoneses (incluyendo la cabecera municipal y los distintos núcleos de población). Hemos añadido, además, datos de fiestas desaparecidas o de celebraciones de antaño en lugares hoy despoblados. Con todo ello, aparecen reflejados en torno a 1650 lugares.

¿Cómo definen la fiesta y cuál es su importancia?

La fiesta marca la participación y unión de un pueblo en torno a ritos diversos, la devoción a los santos patrones o a la Virgen, la comida, la diversión y la participación de todos los vecinos sin distinción de clase social, género o edad e identificación con unas raíces. En la fiesta encontramos elementos del folklore, de la etnología, de la historia y de la antropología. Tiene tanta fuerza que, como hemos mencionado, en algunos casos de que el lugar se haya despoblado definitivamente, las gentes que lo habitaron se reúnen una vez al año, normalmente el día del patrón, para mantener la fiesta como vínculo de unión y de identidad. Es el momento de unión de familiares, amigos y paisanos. Es, además, el regreso de los ausentes, de las personas que emigraron del pueblo y que en estas jornadas acuden de nuevo a sus orígenes.

Fiestas y tradiciones de Aragón.
José Antonio Adell y Celedonio García firman su libro número 26.
Archivo Adell.

¿Tiene Aragón alguna peculiaridad, fiestas solo suyas o muy específicas?

Podemos decir que las fiestas de Aragón se inscriben en el ámbito de las fiestas del ámbito del mediterráneo occidental europeo. Características propias pueden ser el canto y baile de jotas, la rondas, los dances (incluidos en las fiestas de moros y cristianos que también encontramos en Valencia y Andalucía), las pastoradas, juegos infantiles y deportes (como las carreras pedestres originarias de las antiguas “corridas de pollos”, el tiro de barra o los diferentes juegos de bolos), y por supuesto nuestra tradicionales celebraciones de la Virgen del Pilar y San Jorge.

¿Por qué han ordenado el libro por meses y por días?

Es la primera vez que sepamos que aparece reflejado el ciclo festivo anual de todas las ciudades y pueblos de la comunidad aragonesa. Unas pocas comunidades autónomas tienen este trabajo. En Cataluña lo realizó Joan Amades en su ‘Costumari’, en los años de la posguerra. En la mayor parte de los casos nos encontramos con devociones de carácter religioso. En ese caso explicamos algunos datos biográficos del santo e incluso, si existía, su vinculación con Aragón. Hay santos aragoneses que tienen su veneración, especialmente en torno a la zona donde nacieron: San Valero, San Vicente, San Lorenzo, San Pascual Bailón, San Indalecio, San Lamberto, San José de Calasanz. Otros santos fueron martirizados en esta tierra, es el caso de Santa Engracia o Santa Orosia. Nos encontramos con datos curiosos como la gran cantidad de iglesias que tiene dedicadas San Martín o las muchas celebraciones en honor a San Sebastián y a San Roque, ambos abogados contra la peste y el segundo, además, contra la rabia.

¿Hay días en que no haya fiestas?

Aparecen más de doscientas fechas del año en que tenemos alguna festividad dedicada a un santo o a una advocación de la Virgen. Se incluyen también las celebraciones variables (Semana Santa, Pascua, Pentecostés, Domingo de la Trinidad o Corpus) en los meses de primavera. En los días de Cuaresma, por ejemplo, aparecen muy pocos días festivos.

Carnaval de Bielsa / 2-3-19 /Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Figuras, desfile y vestuario del Carnaval de Bielsa.
Rafael Gobantes

¿Cuáles serían las grandes tipologías de fiestas?

Se pueden realizar muchas clasificaciones. Así nos encontramos con fiestas mayores, pequeñas, patronales, de barrio, romerías, ferias, recreación histórica, celebraciones especiales (Navidad, Semana Santa, Pascua), fiestas profanas (Carnaval, quintos, mayos). También podemos clasificarlas como fiestas con origen histórico o legendario, de carácter religioso, de origen profano, vinculadas a ferias, con componentes gastronómicos o relacionadas con las labores agrarias. En algunos pueblos todavía existe la fiesta de casados, la de solteros, los días dedicados a la chiquillería, o a los mayores o a las mujeres, como es el día de Santa Águeda.

¿Cómo conviven los ritos paganos y cristianos?

Se cristianizaron fiestas de origen pagano y así nos encontramos con romerías a ermitas que antaño fueron lugares de culto pagano. Otras como Carnaval fue asimilado, pero en los días anteriores a la Cuaresma. La celebración de la Noche de ánimas era una réplica a la celebración celta del Halloween. Asimismo, en las fiestas solsticiales de los pueblos precristianos se sitúan dos importantes celebraciones: la noche de San Juan y la Nochebuena. En los programas de fiestas se diferencian los actos religiosos de los profanos, aunque conviven en el mismo marco festivo.

¿Cuáles serían los hitos mitológicos, históricos y religiosos que más les han emocionado?

Desde la mitología encontrar celebraciones como “la fiesta de las abuelas” de Adahuesca con todos los componentes rituales y su pervivencia cada 20 de mayo. Desde la historia, la fiesta del primer viernes de mayo jaqués, la morisma de Aínsa, recreaciones históricas como las bodas de Isabel de Segura en Teruel, el homenaje a Guillem de Mont Rodom en Monzón o las fiestas celtíberas de Segeda en Mara. A la par toca tu fibra más sensible la ofrenda de flores y al de frutos a la Virgen del Pilar, la Semana Santa de Bajo Aragón con sus rompidas de la hora, los dances, las pastoradas, los reinados o los carnavales de Bielsa, Épila o Luco. Pero también es emotivo que en lugares donde llegó la despoblación sigan manteniendo su fiesta patronal y los vecinos acudan de nuevo al pueblo en la jornada que lo realizaban sus antepasados.

Fiestas y tradiciones de Aragón.
Desfile y representación de la morisma de Aínsa.
Javier Blasco.

De la emoción a la sorpresa. ¿Cinco fiestas que les hayan cautivado o seducido?

Las fiestas de Santa Águeda de Escatrón con su baile de las cintas y la procesión de los panes benditos; las fiestas de Graus con su dance, pllega y mojiganga; la actuación de los danzantes de Huesca el día de San Lorenzo, la encamisada de Estercuel o los ‘diablets’ del Matarraña para San Antón. También sorprenden algunas romerías como la de la Estrella en Mosqueruela, en la que duermen una noche en el santuario, o la del Monasterio del Olivar a la que acuden de varias poblaciones, algunas lejanas como Lécera, la de San Pedro de Montoro o la de Santa Orosia.

¿Cuáles son las fiestas más raras o insólitas de Aragón?

Sorprenden los personajes del carnaval de Bielsa, la recuperación de la fiesta de los Salvajes de Benabarre, la original contradanza de Cetina, la impactante hoguera de Castelserás o Castelnou, la fiesta de las migas y el vino en teja en Romanos, el dance de Munébrega para San Cristóbal o el de Tauste.

FICHA.

‘Fiestas y tradiciones de Aragón’. José Antonio Adell y Celedonio García. Pirineo. Huesca, 2019. [Presentación, martes 17, a las 19.00, en la sede del Justicia, a cargo de Ángel Dolado.]

Etiquetas
Comentarios