Despliega el menú
Ocio y Cultura

Carmelo Gómez: "¿Cine? De momento no me interesa volver a esa tensión"

El actor Carmelo Gómez (Sahagún, 1962) protagoniza junto a Ana Torrent el montaje ‘Todas las noches de un día’ en el Teatro de las Esquinas.

Gómez interpreta el papel de Samuel en la obra ‘Todas las noches de un día
Gómez interpreta el papel de Samuel en la obra ‘Todas las noches de un día
HERALDO

Hace ya un tiempo que encarna a Samuel, el jardinero de ‘Todas las noches de un día’.

Llevo dos años interpretándolo, con lo cuál la percepción que tengo de este personaje ha ido variando. Samuel entronca conmigo por mi relación muy directa con el mundo del campo, de la naturaleza, de ese milagro que es poner algo en la tierra y que germine. A nivel actoral plantea un reto muy interesante, y que en principio parecía un problema irresoluble, que son los monólogos que contiene la obra.

¿Le ha resultado difícil afrontar el desafío del autor, Alberto Conejero –Premio Nacional de Literatura Dramática 2019–?

No es una dramaturgia convencional. Realmente se trata de una historia de amor tórrida, que en algunos momentos pasa por ser una historia convencional, pero desde el punto de vista artístico resulta muy poético todo lo que ocurre allí. Lo importante no es la trama, con lo cual para mí ha sido un deleite poder decir ese texto todos los días.

¿Y los espectadores la reciben con igual entusiasmo en cada sitio al que van?

Cada función es distinta y depende muchísimo del público. De repente vas al norte y es muy distinta la recepción de los espectadores con respecto a los del sur. Todavía no sé lo que va a pasar en Zaragoza pero sé que el primer día no va a tener nada que ver con el último. Estoy seguro. De todos modos, a partir de la segunda escena casi está garantizado que todo el mundo se engancha.

¿Se echa en falta más público joven en el teatro?

Indudablemente, hace falta más público joven en el teatro y en todos los ámbitos, menos en las redes, que ahí sobran por todos los sitios. Salen por las cartolas, como dicen en mi pueblo. A la gente joven hay que hacerle pleitesía porque siempre es vida, frescura y ojos abiertos y todo eso es muy bonito. A mí me encantaría verlos en el teatro, pero igual que en el teatro, en los museos, incluso en las manifestaciones me gustaría más ver a los jóvenes tomando las riendas de esto.

¿Había coincidido antes sobre las tablas con Ana Torrent?

Habíamos trabajado en la película ‘Vacas’ (1992), pero nunca en teatro. En la obra tenemos una relación de amor donde todo está en las palabras y ahí me he encontrado con la actriz, con Ana, mano a mano, no en un duelo sino todo lo contrario.

Desde hace un tiempo es mucho más activo en teatro y más selectivo en la gran pantalla.

No estoy haciendo nada de cine. Tomé la decisión hace cinco o seis años y, salvo alguna cosita, de momento no me interesa volver porque no me gusta cómo está, los temas... y porque no tengo cuerpo para meterme en esa tensión. Ahora se trabaja con mucha presión en el mundo del audiovisual.

¿Cómo resultó su experiencia en el cortometraje ‘El trastero’, de Gaizka Urresti (2016)?

Hasta esa vez no había actuado en cortometrajes en mi vida y resultó un trabajo muy bonito. Gaizka siempre hace cosas muy interesantes. Curiosamente, fue la última vez que me puse ante una cámara.

En los noventa participó en un buen número de películas, entre ellas ‘Tierra’, rodada en Aragón.

Esta película fue un salto cualitativo en mi carrera. Estuve viviendo cerca de tres meses en un apartamento en Cariñena, un altillo de una casa, mientras el resto del equipo se iba por ahí a los hoteles. Recuerdo con muchísimo cariño ver las puestas de sol desde aquel apartamento.

Aunque usted tuvo claro enseguida que quería ser actor, ¿cree que se puede despertar una vocación tardía?

Claro. En cualquier momento puede surgir cuando está ahí, almacenada en ti, pero no siempre es fácil saberlo. No sé cómo se produjo en mí, por ejemplo. Cuántos y cuántos cientos de personas serán extraordinarios actores y actrices y se van a ir al otro mundo sin saberlo.

Etiquetas
Comentarios