Ocio y Cultura

Heraldo Joven

festivales

¿Cuanto cuesta (de verdad) irse de festival?

Además de la entrada, otros gastos como el transporte, el alojamiento o la comida elevan el gasto medio de la escapada.

Festival.
Festival.
Pexels

Más del 95% de los adeptos a festivales que en algún momento han comprado una entrada para un festival, repiten este 2019. Así lo refleja el estudio que ha llevado a cabo la plataforma digital de compra de entradas y gestión de eventos Evenbrite. De hecho, más de la mitad de los encuestados explican que este año asistirán como mínimo a tres festivales, y que un 13% apunta que irá, al menos, a cinco. De estos últimos, el estudio indica que tienen 45 años o más, el triple que los 'festivaleros' de entre 18 y 24 años.

Es probable que la razón resida en el precio. En su mayoría, los asistentes a festivales prefieren alojarse en hoteles y pensiones, por lo que en el coste medio se incluye el gasto de alojamiento y transporte. Las cifras indican que el 90% de los asistentes a festivales están dispuestos a viajar a otra ciudad para disfrutarlo, muchos de ellos incluso a otros países y solamente el 5% reconoce que prefiere asistir solo a festivales celebrados en su ciudad, básicamente porque creen que desplazarse es más caro o incómodo.

¿Cuál es el coste real?

El presupuesto máximo de la mayoría, teniendo en cuenta la entrada al festival, el transporte, el alojamiento, comidas y bebidas, es de entre 100 y 500 euros, aunque el grupo más numeroso, un 31%, es el que destina entre 200 y 300 euros al festival. Solamente el 4% espera gastar menos de 100 euros, y aproximadamente el doble, un 9%, cuenta con un presupuesto mayor a 500 euros. 

Una vez dentro del recinto casi la mitad suele gastar en 50 y 100 euros por festival, seguidos por aquellos que dedican entre 100 y 200 euros y los que lo gastan como máximo 50 euros. Solamente un 7% de asistentes gasta dentro del recinto más de 200 euros. 

Respecto al modelo de alojamiento, un 60% de los asistentes a festivales asegura que prefieren alojarse en hoteles, pensiones o alquilar una habitación o un piso en la zona, especialmente los 'festivaleros' de 35 años o más. El camping del festival es la opción de alojamiento favorita de un 25% de asistentes, especialmente entre los jóvenes de hasta 24 años. 

Aunque un 14% de los 'festivaleros' acude en su propio vehículo (coche, moto, bici, etcétera), 7 de cada 10 'festivaleros' considera que el transporte es un hándicap importante de los festivales. De hecho, un 60% considera que el transporte público suele colapsarse, va demasiado lleno o sus horarios no coinciden con los del festival. 

Los móviles en alto

Cerca de un 80% de los encuestados reconoce hacer fotos durante el concierto, por lo que no les molesta que otras personas del público hagan lo mismo. De hecho, la mayoría considera que no deberían tomarse medidas para controlar que se hagan fotos y vídeos.

El impacto ambiental

El 91% de 'festivaleros' considera que estos deberían ser más sostenibles y reducir su impacto ambiental, pero solamente 3 de cada 10 asumiría pagar más para costear los extras que podría suponer.

Por otro lado, casi 6 de cada 10 considera que es la organización quien debería asumir los costes y no revertir en el precio la entrada. Solamente el 3% de asistentes pagaría o el 50% más o el doble de la entrada para que el festival redujera su impacto medioambiental. 

Los privilegios de ser VIP

Más de la mitad de 'festivaleros' no consideran necesario comprar un pase VIP, pero casi el 40% asume que lo comprarían solamente en caso de disfrutar de servicios que realmente marcaran la diferencia

Etiquetas
Comentarios