Ocio y Cultura

TECNOLOGÍA

La Declaración de Zaragoza que busca marcar el futuro de la inteligencia artificial

La Escuela de Verano del Laboratorio Europeo de Inteligencia ARTificial se está desarrollando en la capital aragonesa y busca aunar conocimiento humanístico, científico y tecnológico.

FILE PHOTO: A computer keyboard lit by a displayed cyber code is seen in this illustration picture taken on March 1,  2017. REUTERS/Kacper Pempel/Illustration/File Photo [[[REUTERS VOCENTO]]] BANKS-DATA/
La inteligencia artificial empieza a necesitar un código ético que la regule.
Kacper Pempel / Reuters

Que la inteligencia artificial va a estar cada vez más presente en nuestras vidas es un hecho. Ya es posible pedirle pequeñas tareas a nuestro teléfono, ordenador o incluso altavoz, pero esta tecnología irá a más en el futuro. Un ejemplo: Google presentó el pasado mes de mayo su asistente para llamadas telefónicas con el que realmente se puede tener una conversación -incluso carraspea y titubea para parecer más real-.

Esta tecnología también será capaz de manejar enormes cantidades de datos e información de una forma mucho más rápida. Pero la información es poder y, quien sea capaz de controlarla, gozará de una mejor posición estratégica. Por ello, empieza a ser necesario desarrollar una ética que determine qué se puede hacer, qué no y cómo comportarse con respecto a la inteligencia artificial. Ese camino se está abriendo ahora mismo en la capital aragonesa con el desarrollo, a partir de este viernes, de la Declaración de Zaragoza.

"Queremos salir de aquí con un borrador de las líneas fundamentales que hay que atajar, porque este ámbito es muy delicado", explican desde el grupo ISAAC Lab (de investigación en sistemas interactivos, adaptables, autónomos y cognitivos) de la Universidad de Zaragoza. "Uno de los problemas que tenemos es que los algoritmos parecen muy neutros, pero no lo son. Se han empleado para explotar nuestros perfiles ideológicos en el referéndum del 'brexit' o en las elecciones que ganó Donald Trump", ejemplifican. 

La Declaración de Zaragoza comenzará a redactarse este viernes, en el marco de la Escuela de Verano del Laboratorio Europeo de Inteligencia ARTificial que se está desarrollando en Etopia (avenida de la Ciudad de Soria, 8). Esta es una más de las actividades del congreso, que comenzó el pasado día 8 de julio. Entre los temas que se están discutiendo están la protección y el uso de los datos personales en internet, las noticias falsas o el almacenamiento de información en la red.

Este documento no es el único desarrollado en el mundo, cuenta con antecedentes como la declaración de Toronto de 2018, que establece la obligación de prevenir que los sistemas que se desarrollen tengan la capacidad de discriminar o violar los Derechos Humanos o la Declaración de Barcelona de 2017, en la que se reclama prudencia y la implementación de requisitos muy estrictos en la investigación de esta tecnología, explica el profesor. "Sin embargo, la de Zaragoza quiere centrarse más en la noción de responsabilidad social del ingeniero informático y no tanto en las medidas que deben tomarse por los poderes públicos para garantizar derechos y libertades", añaden desde el grupo de trabajo. En otras palabras, el documento apelará al programador de esos algoritmos.

Una vez que esté completa, sus redactores (de perfiles diversos pero relacionados con el humanismo y las nuevas tecnologías) la difundirán en congresos y convenciones de todo el mundo y buscarán que las instituciones educativas la suscriban para incorporar sus enseñanzas en sus estudios. "Iremos a distintos foros para explicar la Declaración de Zaragoza", concluyen.

Etiquetas
Comentarios