Despliega el menú
Ocio y Cultura

Miriam Fernández: “La parálisis cerebral más importante del mundo es el miedo”

La joven, que nació con parálisis cerebral, acaba de publicar su primer libro, ‘Los cometas de Miriam’.

'Los cometas de Miriam' es el primer libro de Miriam Fernández.
'Los cometas de Miriam' es el primer libro de Miriam Fernández.
Camino Ivars

La historia de Miriam Fernández parecía haber nacido escrita cuando les comunicaron a sus padres que tenía parálisis cerebral. En aquel momento les aseguraron que jamás conseguiría andar. “En un acto de bondad absoluta decidieron darme en adopción a una familia que pudiera sacarme adelante y fueron ellos los que pusieron todos los medios para tratar de darle la vuelta al diagnóstico”, reconoce la joven autora, que además es cantante, actriz y conferenciante.

Fernández pasaría así a convertirse en la pequeña de 7 hermanos: “En mi casa siempre se me trató como a una más. Incluso cuando me caía al suelo nadie venía a ayudarme para que aprendiese a levantarme por mi misma”. Sin duda, esta capacidad de superación ha sido la que le ha llevado a convertirse en ejemplo, en varias ocasiones, para muchas personas; y a volcar sus experiencias en su primera obra: ‘Los cometas de Miriam’. “Un cometa es un cuerpo celeste formado por hielo, polvo y rocas que, cuando se juntan son capaces de generar luz. Es una metáfora de la vida, a veces las cosas empiezan difíciles pero luego puede surgir la oportunidad de brillar”, indica.

“A lo largo de distintas experiencias vitales he aprendido que tener confianza en uno mismo es fundamental. Tenemos que aprender a reírnos de aquello que nos genera inseguridad”, añade Fernández. Esta lección la aprendería desde muy pequeña en las aulas del colegio donde sufrió ‘bullying’ por ser diferente. “Estaba desesperada por gustarle a la gente pero no sabía qué podía hacer. Pronto me di cuenta de que el cambio estaba en mí y no en mi entorno, que tenía que aceptarme y quererme para que el resto también lo hiciera”, afirma la joven.

Así, con tan solo 10 años, comenzaría a fraguar una de sus tesis vitales que se basa en cambiar el ‘Por qué’ por el ‘Para qué’ en cualquier planteamiento que aparece en nuestras vidas. “Todo tiene una razón de ser, un aprendizaje, todo pasa por algo. Al cambiar mi actitud todo lo demás también lo hizo y comencé a conocer gente, a tener mis primeras amigas, ¡hasta acabé siendo subdelegada de clase!”, recuerda. Pero, ¿de dónde viene esta capacidad de analizar situaciones tan complejas a tan corta edad? En su opinión, su familia y la educación recibida guardan mucha relación. “Mi madre siempre me ha dicho, céntrate en lo bueno que lo malo llega solo. Simplemente hay momentos en los que se nos olvida lo verdaderamente importante”, añade.

Otro gran momento de su vida llegaría a los 11 años cuando decidió apuntarse a un grupo de natación para personas con discapacidad. Finalmente, Fernández lograría convertirse en Campeona de España de Natación dos veces consecutivas. Hoy recuerda esa etapa como una de las más bonitas de su vida. “Formar parte de la Selección Española me abrió los ojos porque me permitió conocer a gente muy distinta en un ambiente muy especial”, afirma.

Sin embargo, la vida todavía tenía preparado un golpe para ella ya que cuando tan solo tenía 14 años, su padre y una de sus hermanas sufrirían un infarto cerebral el mismo día. Ambos sobrevivieron pero su hermana quedó afectada de una hemiparesia en la parte izquierda de su cuerpo. “Ese día me di cuenta de que era la única persona que podía ayudarla desde mi experiencia, que podía enseñarle a mirar con otros ojos y que mi discapacidad iba a servir de ayuda. En ese momento el miedo dejó de ser una barrera en todos los sentidos”, añade.

Parece que el hecho de que le dijeran que su vida iba a estar marcada por la imposibilidad de hacer cosas le ha empujado a conseguir más bien todo lo contrario. Ya que, tras haber triunfado en el ámbito deportivo, Fernández decidiría lanzarse a por otros de sus sueños participando a los 18 años en la segunda edición del programa ‘Tú sí que vales’. Una vez más, la madrileña lograría triunfar convirtiéndose en la ganadora del ‘talent show’. “Realmente mi vida no se basa en conseguir cosas, más bien trato de hacer en cada momento aquello que me hace sentir feliz hoy”, explica.

Felicidad, como forma de vida

Otra de las tesis que defiende en ‘Los cometas de Miriam’ es la importancia de ser feliz y sentirse afortunado de lo que uno tiene, en lugar de centrarse en las carencias o en lo que nos gustaría tener: “Creo firmemente que la vida es una decisión. Vivimos centrados en lo que nos falta o aterra y eso hace que descuidemos la otra parte”.

Y para cambiarlo, en un mundo en el que todo va tan rápido y casi no nos paramos a pensar en la mayoría de las decisiones que tomamos, la autora propone cambiar nuestro foco de atención de lo que nos falta a lo que ya tenemos. “La felicidad es una decisión, no un estado del alma. Cada mañana cuando me levanto he de decidir dónde pongo el foco de atención, en lo bueno o en lo malo. Para mí el éxito real no es tener más si no hacer lo que te gusta rodeado de la gente que te gusta”, asegura Fernández.

Por eso, asegura que es imprescindible que nos atrevamos a plantarle cara al miedo, miedo al cambio, a empezar de cero, a enfrentarnos a ciertos retos… “La parálisis cerebral más importante del mundo es el miedo. Es capaz de limitarnos y paralizarnos sin excepción”, concluye.

Etiquetas
Comentarios