Ocio y Cultura

Aragón pierde definitivamente el tren para tener el gran museo de Ramón y Cajal

El Colegio de Médicos de Madrid, a punto de iniciar las obras por 1,6 millones para incluirlo en su sede

PRESENTACION
Visita teatralizada basada en la vida de Cajal, celebrada en la sede del Colegio de Médicos de Madrid
ICOMEM

Aragón ha perdido definitivamente el tren para tener el museo que Santiago Ramón y Cajal merece. Todo indica que será Madrid, el Colegio de Médicos más concretamente, quien se apuntará el tanto. De hecho, la sede de la entidad colegial, el antiguo Colegio de Cirugía de San Carlos (luego Facultad) ofrece desde finales del año pasado visitas guiadas y teatralizadas, talleres de neurociencia y una pequeña exposición de material científico. Más de 8.000 personas han visitado el centro desde entonces.

Si los datos son reveladores, más lo es constatar que entre candilejas se ha trabajado mucho en Madrid. Hace tan solo unas semanas se presentaba el proyecto arquitectónico del ya denominado Museo Cátedra Ramón y Cajal, que ocupará 1.500 metros cuadrados en la sede de la entidad colegial. «Con ello duplicaremos el espacio que ya le estamos dedicando al científico –señalaba ayer a HERALDO el presidente de la entidad, Miguel Ángel Sánchez Chillón–. El presupuesto para iniciar los trabajos está aprobado y es de 1,65 millones. Y el dinero está listo. Estamos pendientes de recibir los últimos permisos. Sabemos que están ya casi a punto, pero el proceso es complicado porque el edificio de nuestra sede es Bien de Interés Cultural».

En la actualidad, el espacio expositivo del Colegio de Médicos de Madrid muestra parte de sus fondos propios (posee cerca de 8.000 piezas), pero pronto tendrá muchas más a su disposición. Sánchez Chillón, que está en permanente contacto con los descendientes del científico y con las instituciones que atesoran sus fondos, no avanza nada, pero entre líneas se leen muchas cosas: «En cuanto a material, dentro de unas semanas habremos firmado varios convenios, de tal manera que tendremos a disposición del museo la mayoría del legado de Cajal y de toda su escuela. Por encima del 90% del material conservado». Eso supondría llegar a un acuerdo con el CSIC, que custodia 22.000 piezas del padre de la neurociencia (dibujos, manuscritos, cartas y fotografías), y que no hace mucho aseguraba tener su propio proyecto museístico. Pero no parece lógica la existencia de dos museos dedicados a Cajal en Madrid. No todo ese legado se mostrará al público. El espacio expositivo no se ocupará únicamente del aragonés. «Queremos incluirlo en un discurso que explique también cómo se está haciendo neurociencia en el siglo XXI –añade Sánchez Chillón–, cómo se trabaja con células madre o en la recuperación de tetraplejias».

El proyecto ha logrado el apoyo público de todas las administraciones. Tanto es así que ya se ha incluido en la candidatura del Eje Prado-Retiro a Patrimonio de la Humanidad. En la candidatura, que cuenta con el respaldo de Ayuntamiento y Comunidad de Madrid y Ministerio de Cultura, figura con nombre propio el Museo Cátedra Ramón y Cajal junto al Prado, el Thyssen, el Museo del Ejército, el Arqueológico Nacional, el Jardín Botánico, el Congreso de los Diputados y la Casa de América.

Mientras todo esto pasa en la capital de España, en Aragón parece que no se mueve ni una hoja. Fuentes de la DGA señalaban ayer que «se mantiene el compromiso de recuperar la antigua capilla de Santa Rosa del Archivo de Huesca para albergar fondos de Ramón y Cajal, pero se sigue a la espera de lo que diga el Ministerio, al que ya se presentó una propuesta, ya que la mayoría de esos fondos son propiedad del CSIC. La familia donó una cama y un dormitorio del investigador, que pudieron verse en ese mismo espacio y que están custodiados por el propio archivo. El Gobierno quiere que esa capilla se transforme en un lugar no solo para la investigación científica sino también para el disfrute cultural. Para ello se puso en contacto con otras administraciones, como la DPH y los Ayuntamientos de Huesca y Ayerbe, además de la Universidad de Zaragoza, para que el legado del científico aragonés pueda regresar a la Comunidad». Pero parece que no hay nada tangible por el momento.

Etiquetas
Comentarios