Despliega el menú
Ocio y Cultura

santa rita

El gremio de los panaderos reivindica el pan de calidad en su festividad

Durante la celebración en la iglesia de Santa Rita se repartieron más de 550 bollos entre los asistentes.

El gremio de panaderos de Zaragoza lleva muchos años intentando concienciar a los ciudadanos para que consuman pan de calidad, y en ese mensaje van a seguir insistiendo en el futuro. Al menos, es lo que transmitieron este miércoles sus socios en la conmemoración del día de su patrona, Santa Rita. En su honor se celebró una misa en la parroquia del mismo nombre en el Camino de las Torres, a la que estos trabajadores artesanos asisten desde hace más de 50 años.

Los panes fueron bendecidos por el sacerdote durante la ceremonia religiosa y uno de los momentos más emotivos fue la jota alusiva a Santa Rita que cantó la presidenta del gremio, Ana Marcén, antes de su reparto. La letra gustó mucho y recibió el reconocimiento unánime de los asistentes.

En esta ocasión, Luis Ángel López, de la panadería Luis Ángel de Almonacid de la Sierra, fue quien ejerció de mayordomo. "Ha sido un día intenso –comentó– porque me he levantado a las dos de la mañana para preparar los 550 panes que se han repartido".

Él es el último socio que se ha incorporado al gremio de panaderos. Desde hace siete años trabaja en un pequeño horno de leña del pueblo del siglo XIX, "intentando luchar por recuperar los recetarios tradicionales; por elaborar panes especiales y apostando por la repostería artesana".

Los que ofreció con motivo de la festividad de Santa Rita fueron un buen ejemplo. "He preparado unos bollos de masa madre cocidos en el horno de leña; la masa llevaba aceite de oliva para que quedasen más esponjosos y que los alveolos subieran más". También comentó el detalle de que es el pan típico de las cofradías de Almonacid de la Sierra. Tras el reparto, los ejemplares que sobraron los recibieron varias entidades benéficas.

Durante la ceremonia, Ana Marcén le impuso a Luis Ángel López la medalla de Santa Rita. Y los dos reivindicaron "buenas elaboraciones, saludables, sabrosas y que alimenten". La presidenta del gremio aseguró que "el pan es cultura en nuestro país; la ingesta de cereales se lleva a cabo, sobre todo, a través del trigo, pero lo fundamental es que nos siente bien y sea una importante fuente de salud".

A su juicio, después de unos años en los que la calidad disminuyó bastante y se produjo una auténtica guerra de precios para ver quién lo vendía más barato, "ahora mismo la tendencia es a consumir pan mucho más saludable por el que se está pagando lo que cuestan las materias primas y su elaboración".

A la conclusión de la misa, Ana Marcén comentó que "es el consumidor el que nos está haciendo cambiar esa tendencia y por ahí tenemos que seguir insistiendo, por propuestas que se alejen de las opciones más industrializadas y menos saludables, y nos acerquen a la idea de otras mucho más sanas y sabrosas". Y variadas, como los panes de maíz, espelta, centeno, sarraceno...

A la comida posterior en la Lobera de Martín asistieron más de 30 socios, entre los que se encontraban Daniel Marcén, de Ecomonegros; Manuel Rébola, de Panishop; Laura Lumbreras, de Tahona Goyesca; Mariano Julia, de Garrapinillos; Eva y Carmen Sola, de Escosura; Juan Manuel Simón, de Simón; Antonio Corral, de Panaderías Agrupadas de Caspe; José Ángel García, de Vianca, o Anne Romeu, de Le Petit Croissant.

Etiquetas
Comentarios