Despliega el menú
Ocio y Cultura

Los misterios del meteorito 'Zaragoza'

Se dispara el precio de los trozos del cuerpo celeste pero no se disipan las dudas que lo envuelven

Fotografía del fragmento del meteorito 'Zaragoza' que está actualmente a la venta en Catawiki
Fotografía del fragmento del meteorito 'Zaragoza' que está actualmente a la venta en Catawiki
Catawiki

El fragmento es pequeño, casi diminuto, pero los coleccionistas internacionales ya ofrecen por él 253 euros (más un 9% de comisión) y faltan cuatro días para que la subasta concluya en Catawiki. En ese tiempo, como suele ser habitual en este tipo de subastas online, su precio aumentará notablemente, incluso podria duplicarse. Se trata de un fragmento de tan solo 2,7 por 2,2 por 2,8 centímetros del meteorito 'Zaragoza', una pieza que, 60 años después de descubierta, sigue manteniendo intactos los misterios que la rodean.

El caso del meteorito 'Zaragoza' pone de relieve también cómo funciona el negocio de este tipo de piezas, que se van troceando en fragmentos cada vez más pequeños para satisfacer la voracidad de los coleccionistas. Y el precio, a cada corte, va incrementándose proporcionalmente. Hace ahora dos años salió a la venta en internet un 'filete' del mismo cuerpo celeste por 10.000 euros. Compararlo con el fragmento actual es complicado por las dimensiones irregulares de ambos y porque el fragmento que actualmente está a la venta tiene costra de fusión, lo que lo hace más atractivo. Pero compararlos a peso, aunque parezca grosero, resulta muy ilustrativo. La pieza de 2017 pesaba 3,195 kilos, es decir, cada gramo de meteorito se vendía a 3,133 euros; y la actual pesa 27 gramos, con lo que el gramo se sitúa en los 10 euros, el triple, y faltan las horas en las que el precio probablemente aumentará más. El precio habitual de un fragmento de las características del que ahora está a la venta se sitúa entre los 40 y 90 euros, lo que demuestra que se trata de algo especial. ¿O no?

Fragmento del meteorito que salió a la venta hace un par de años
Fragmento del meteorito que salió a la venta hace un par de años
Ebay

"Es una pieza con características especiales, sí, pero para un coleccionista no es complicada de conseguir. Me parece exagerado el precio que está alcanzando ese fragmento que está ahora en subasta. El meteorito 'Zaragoza' es grande y hay varios trozos en el mercado, aunque me imagino que cuando todos estén en manos de coleccionistas ya será todo más complicado. Pero, ahora, es mucho más difícil conseguir un trozo de los otros dos meteoritos aragoneses". Lo dice Miguel Calvo, catedrático de Tecnología de los Alimentos de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza y apasionado de la geología y los meteoritos. Los otros dos cuerpos estelares 'aragoneses' que menciona son uno que cayó en Villanueva de Sijena el 17 de noviembre de 1777 -el más antiguo de entre los que se conservan restos en España-, que pesa 3,18 kilos de peso. Hay varios museos que conservan fragmentos de él, clasificado como una condrita, y el mayor se muestra en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. El segundo, una diogenita, cayó en 1871 en la localidad oscense de Roda y todos los fragmentos que se conocen acabaron en el extranjero. Uno de los mayores, de 56 gramos, está en el Museo Nacional de Historia Natural de París. 

El meteorito ‘Zaragoza ’ es en realidad un siderito, nombre que se concede a los cuerpos celestes que caen en la tierra y que tienen un contenido de hierro superior al 90%. Y es de un subtipo especial, del que solo se conocen seis ejemplares en todo el mundo. Es muy resistente a la oxidación.

Sobre su origen existen muchas dudas. Y Miguel Calvo es el especialista que ha estado más cerca de resolverlas. La primera duda que asalta, sobre todo al no tener claro su origen, es si es o no auténtico.

"Hay tres tipos de meteoritos, de hierro, de piedra y mixtos. Los de hierro son infalsificables porque, antes de venderlos, se sierran, se pulen y se sumergen en ácido. Así afloran las líneas de Windmanstätten, unas líneas que recorren su superficie y que es imposible imitar. En el caso del meteorito 'Zaragoza', además, estas líneas son más delgadas que en otros, lo que constituye a su vez su marca de identidad".

¿Dónde y cómo fue encontrado? Según se admite comúnmente, en algún lugar de la provincia de Zaragoza en los años 50. La pieza, de 162 kilos, pasó por varias manos hasta que en el año 2006 fue adquirida en una feria en Alemania por el famoso cazameteoritos Michael Farmer. Este lo llevó a su país, Estados Unidos, y allí lo cortó en láminas y pequeños fragmentos para venderlo a los demás coleccionistas. En su página web, donde todavía pueden verse muchas fotos del cuerpo estelar, e incluso un vídeo de cómo lo cortó, asegura que ha sido el meteorito más duro de todos los que ha cortado hasta ahora, y que necesitaba tres días para cortar cada una de las 'lonchas'. 

Pero, ¿por qué manos pasó desde que fue encontrado hasta llegar a la feria alemana?

«Hasta donde yo sé, el meteorito, en su estado original, fue adquirido en Zaragoza en los años 50 del siglo pasado por una persona vinculada a la embajada de España en París -relata Miguel Calvo, que dedicó un artículo a la pieza en el número 30 de la revista 'Naturaleza aragonesa' . En el año 2004 la familia de esta persona vendió su colección a un comerciante de minerales, que lo vendió a su vez a otro, y éste a Michael Farmer, que lo compró en la feria de Múnich en 2006. Hasta ese momento, el meteorito estaba intacto. No hay forma de saber dónde se compró o recogió. Ni siquiera sabemos de cuándo estamos hablando, porque la referencia de los años 50 es también una hipótesis».

Las coordenadas del hallazgo que ofrece la Meteoritical Society son de risa porque corresponden, ni más ni menos que al parque Bruil de Zaragoza . Algunas fuentes señalan que se encontró en La Almunia, pero el misterio seguirá incólume por mucho tiempo.

Una vez troceado, el meteorito 'Zaragoza' empezó a venderse entre coleccionistas e instituciones. Y a finales de 2013 un especialista del Museo Geominero de Madrid logró adquirir en Alemania uno de esos fragmentos. La noticia dio la vuelta a España El Lunar and Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona, donde se conserva el ejemplar tipo, estudió uno de los fragmentos y publicó sus características. 

El meteorito, antes de ser troceado y pulido para su venta
El meteorito, antes de ser troceado y pulido para su venta
Michael Farmer

"Cuando aparece un trozo de un nuevo meteorito alguna institución científica lo estudia, publica los datos y ya está -señala Calvo-. Las coordenadas hipotéticas que señalan el lugar en el que fue encontrado no se cambiarán a menos que se sepa a ciencia cierta dónde fue hallado. El problema es que, a estas alturas, nadie de quien pudiera aclararnos su origen, quien lo encontró o el primero que lo compró, está ya vivo. Y quizá tampoco lo estén ya quienes oyeran o supieran algo del tema de primera mano -concluye Calvo-. El mundo del comercio tiende a ser bastante hermético". 

Etiquetas
Comentarios