Despliega el menú
Ocio y Cultura

Venden por internet, por 10.000 euros, un trozo del misterioso meteorito 'Zaragoza'

El cuerpo celeste, que originalmente pesaba 162 kilos, es el tercero caído en Aragón del que se poseen restos. Se recogió en 1950 en algún lugar de la provincia.

La pieza, antes de ser cortada. Estado que presentaba el meteorito cuando lo adquirió Michael Farmer en 2006 en Múnich.
La pieza, antes de ser cortada. Estado que presentaba el meteorito cuando lo adquirió Michael Farmer en 2006 en Múnich.
meteoriteguy.com

El norteamericano Jay Piatek, uno de los más afamados coleccionistas de meteoritos del mundo, acaba de poner a la venta en eBay, por 11.899 dólares (10.000 euros), un fragmento de tres kilos de peso del meteorito ‘Zaragoza’. Este cuerpo espacial guarda aún algunos misterios para los especialistas. La comunidad científica internacional da por seguro que cayó (o fue encontrado) en un lugar de la provincia de Zaragoza en 1950, aunque no parece haber quedado rastro de ello en la prensa de la época. Pero en los últimos años se ha avanzado en el conocimiento de su historia. Han salido al mercado varios fragmentos del meteorito, si bien ninguno del tamaño del que se ofrece ahora en internet. Y a  finales de 2013 un especialista del Museo Geominero de Madrid logró adquirir en Alemania uno de esos fragmentos. La noticia dio la vuelta a España porque la ‘repatriación’ suponía el depósito en una colección pública de un importante vestigio científico.

El meteorito ‘Zaragoza’ es en realidad un siderito, que es el nombre que reciben los cuerpos celestes que caen en la tierra y que tienen un contenido de hierro superior al 90%. Y es de un subtipo especial, del que solo se conocen seis ejemplares en todo el mundo. Sabe mucho de él Miguel Calvo, catedrático de Tecnología de los Alimentos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, y apasionado de la geología y los meteoritos. Él indagó en la historia de esta pieza, de la que no se empezó a hablar, y de forma vaga, hasta el año 2000. Y publicó su estudio en el número 30 de la revista ‘Naturaleza aragonesa’.

Pasó por varias manos

"Hasta donde yo sé, el meteorito, en su estado original, fue adquirido en Zaragoza en 1950 por una persona vinculada a la embajada de España en París. En el año 2004 la familia de esta persona vendió su colección a un comerciante de minerales, que lo vendió a su vez a otro, y éste a Michael Farmer, que lo compró en la feria de Múnich en 2006. Hasta ese momento, el meteorito estaba intacto".

Farmer decidió dividirlo en secciones y piezas menores y venderlo a los coleccionistas. El Lunar and Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona,   donde se conserva el ejemplar tipo, lo estudió. Pero el lugar exacto donde se encontró es un misterio. La Meteoritical Society, en su listado oficial de meteoritos reconocidos, incluye unas coordenadas para el hallazgo que parecen no ser ciertas porque corresponden... al parque Bruil de Zaragoza. Otras fuentes señalan que se encontró en La Almunia.

La pieza que está ahora a la venta pesa 3,195 kilos y, "desde el punto de vista científico es más interesante que la que posee el Museo Geominero –subraya Calvo–. Tiene algún defecto, como que en su parte trasera se aprecian las huellas del serrado, pero podría estar en cualquier museo del mundo". El meteorito pesaba originalmente 162 kilos, por lo que hay numerosos fragmentos en manos de coleccionistas de todo el mundo. Miguel Calvo cree que el precio no es disparatado para este tipo de piezas, aunque quizá esté algo sobrevalorado.

Etiquetas
Comentarios