Ocio y Cultura

ARTE

Adiós a Juan José Vera, pionero de la abstracción

El pintor, fallecido a los 92 años tras una trayectoria artística sólida y coherente, fue uno de los fundadores del Grupo Zaragoza

Juan José Vera, en su estudio zaragozano en 2011
Juan José Vera, en su estudio zaragozano en 2011
José Miguel Marco

El pintor Juan José Vera, el último pionero del arte abstracto en Aragón, falleció ayer al mediodía en Zaragoza a los 92 años de edad. Vera, figura clave en el movimiento renovador del arte español en la segunda mitad del siglo XX, deja tras de sí una trayectoria sólida y sincera. Pocos artistas han sido tan comprometidos y coherentes con su pintura como lo ha sido él. Su familia ha dispuesto que el velatorio se realice hoy en la sala 23 del tanatorio de Torrero, desde las 16.00 a las 20.00, y posteriormente la incineración tendrá lugar en un acto privado.

Juan José Vera nació en Guadalajara en 1926. Un acontecimiento sangriento –el fusilamiento de su padre– le marcó indeleblemente para toda la vida. A la pintura llegó casi por casualidad: a los ocho años vio un galgo en la calle; subió a casa y lleno de entusiasmo, lo dibujó y lo coloreó. A su madre le encantó y se lo enseñó a todas las vecinas. De formación autodidacta en sus primeros años, tras una primera etapa realista, en 1947 abrazó con entusiasmo el arte abstracto y ya no lo abandonó. Según contó en una entrevista a HERALDO, lo que le empujó fue el hallazgo en la biblioteca de su padre el catálogo de una exposición que había hecho Picasso en 1936. «Descubrí en sus páginas una foto de ‘Los tres músicos’ y pensé: “Esto es genial, este hombre sí que ha hecho que la pintura avance”». Vera también hizo que la pintura avanzara. Participó en el I Salón de Pintura Moderna en 1949 en la Lonja zaragozana junto a los integrantes del Grupo Pórtico: Santiago Lagunas, Fermín Aguayo y Eloy Laguardia.

Vera fue el eslabón entre los grupos Pórtico y Escuela de Zaragoza, que fundó. Como artista, experimentó con todas las técnicas y materiales. En los 50 se dejó llevar por la pasión de los collages y aguadas; en los 60 cultivó la pintura sobre tabla; en los 70, al tiempo que estudiaba en la Escuela Superior de Bellas Artes de Madrid, exploró las posibilidades del hierro. Fue pintor y escultor, pero no desdeñó nada y estuvo trabajando y creando casi hasta el final de sus días. Nunca buscó ni fama ni dinero, y no hizo concesión alguna a público o críticos. «Para mí lo ‘bonito’ es lo más despreciable del arte. Mondrian decía que el arte decorativo es aquel que carece de fuerza y expresión, y he huido de ello toda mi vida. Yo he cambiado mucho pero sigo fiel a una línea. Todos mis cuadros se ven muy sufridos, muy trabajados».

Juan José Vera realizó numerosas exposiciones a lo largo de toda s vida (la última en Zaragoza, en mayo pasado, en la galería Cristina Marín) y ha recibido reconocimientos como el Premio Aragón Goya de 2011.

Etiquetas
Comentarios