Despliega el menú
Ocio y Cultura

Las diez mejores novelas policiacas de la historia

El género supone la opción ideal para los que buscan engacharse a la lectura.

Las novelas policiacas son de las más leídas.
Las novelas policiacas son de las más leídas.
Pixabay

Este año se celebra el 80 aniversario de uno de los libros más leídos de todos los tiempos: ‘Diez negritos’, ópera prima de Agatha Christie. Considerada paradigma de la novela policiaca británica, ha sido objeto de la admiración y el aplauso de la crítica y de los historiadores del género.

En este tipo de novela, que es la opción ideal para los que buscan engacharse a la lectura, la trama consiste en la resolución de un misterio de tipo criminal. El protagonista es normalmente un policía o un detective, habitualmente recurrente a lo largo de varias novelas del mismo autor, que, mediante la observación, el análisis y el razonamiento deductivo, consigue finalmente averiguar cómo, dónde, por qué se produjo el crimen y quién lo perpetró.

Así, lo describen desde la Biblioteca Nacional Española que, a su vez, ofrece un listado de títulos de las que podrían ser las mejores diez novelas policiacas de la historia:

‘Los crímenes de la Calle Morgue’, de Edgar Allan Poe: se considera que el género policiaco como tal nació en el siglo XIX de la mano de este autor británico, al crear al detective Auguste Dupin en este relato. ‘Las aventuras de Sherlock Holmes’, de Arthur Conan Doyle: el primer detective de ficción, Dupin, sirvió de modelo para dar vida al que sería el más famoso protagonista de este tipo de novelas. ‘La muerte de Roger Ackroyd’, de Agatha Christie: la novela representó el primer éxito de la autora que, junto a Doyle, fundarían lo que se conocería como la escuela británica del género detectivesco. ‘El halcón maltés’, de Dashiell Hammett: reflejo de la evolución del género, donde la resolución del misterio dejó de ser el objetivo principal de la obra, quedando en primer plano la denuncia social y un intento de comprender los conflictos del alma humana. Fue así como nació un subgénero dentro de la novela policiaca: la novela negra, que nació en EE.UU y que ejemplifica Sam Spade, el protagonista de ‘El halcón maltés’. ‘El talento de Mr. Ripley’, de Patricia Highsmith: la primera de una serie de novelas que narran las peripecias de Tom Ripley, un estafador que suplanta a las personas a las que asesina. Con ella, el género insiste en adoptar otros puntos de vista.  ‘Así acabó Salomón Grundy’, de Julian Symons: obra maestra de suspense psicológico, donde importa mucho menos la dilucidación del crimen que lo que le sucede al protagonista, del cual se analiza su gestación mental y los resortes psicológicos que le mueven a la violencia. ‘Asesinos sin rostro’, de Henning Mankell: la primera novela del autor sueco que creó la serie sobre el inspector Kurt Wallander, de gran reconocimiento internacional.  ‘Los mares del Sur’, de Manuel Vázquez Montalbán: el autor español más representativo del género policiaco escribe esta novela, que es la más famosa del célebre detective Pepe Carvalho. ‘Ritos de muerte’, de Alicia Giménez Bartlett: este es el primer título de la serie de Petra Delicado, una inspectora de policía destinada en Barcelona que aporta una perspectiva pionera y feminista a la novela española.  ‘Los hombres que no amaban a las mujeres’, de Stieg Larsson: el principio de la saga Milenium, que va por la quinta entrega ha sido todo un fenómeno literario que confirma que la obra policiaca sigue siendo un género irresistible para los amantes de la lectura.

Etiquetas