Despliega el menú
Ocio y Cultura

Literatura

Policías aragoneses ante el reto mayúsculo de la página en blanco

Cinco agentes (o ex agentes) de los Cuerpos de Seguridad en Aragón cultivan también en sus ratos libres la literatura. Los lectores de novela negra demandan sus obras mientras ellos hacen malabarismos para conciliar un trabajo que exige entrega con su pasión por las letras

Esteban Navarro/ Foto Fernando Paules
Esteban Navarro
Fernando Paules

Publicar una novela negra escrita por un policía es un pequeño lujo para cualquier editorial. ¿Quién mejor que un agente para describir algunos procedimientos y ambientes? Lo que ocurre es que esa pequeña ventaja inicial, cuando el autor baja a la arena literaria, se disipa enseguida: los lectores no tienen piedad y en el boca a boca solo circula lo que vale. En estos momentos, cinco agentes aragoneses (uno es ex) están entre lo más granado del género policial. Y ambientan la mayor parte de sus novelas en territorio aragonés. Pero combinar la persecución de los delitos y la creación no siempre es fácil.

«Mi faceta literaria ha sido bien entendida por mis compañeros y por la propia institución -señala Luis Esteban-. Y no dejaría la Policía Nacional por nada del mundo, aunque, sí, compatibilizar las dos vocaciones es complicado. Yo, de forma natural, antepongo mi trabajo en la Policía a mi afición».

«Lo que falta es tiempo -reconoce Camino Díaz-. En la Policía he crecido como persona y la literatura lleva conmigo desde siempre». «Hay una cosa que tengo clara y que siempre digo a mis editores -añade Eduardo Casas-. Yo, ante todo, soy policía. Escribir es un pasatiempo al que puedo dedicar más o menos tiempo».

Premios y publicaciones

Esteban Navarro, que acaba de recibir el premio Galileo de relatos y que ha vivido un año traumático en el que ha abandonado la Policía tras ser denunciado por sus compañeros, define gráficamente su trayectoria: «Primero fui escritor, luego escritor policía, más adelante policía escritor y ahora, de nuevo, solo escritor». Navarro es el único que ha tenido problemas en la Policía por su vocación literaria, aunque todos, en cierta medida, confiesan que, cuando se sientan a escribir, ponen fronteras entre la realidad y la ficción.

«No desvelo nunca procedimientos reservados o tácticas de investigación aún no difundidas, incluso desfigurando algunos recursos técnicos con los que contamos -subraya Esteban-. Pero, por otro lado, ¿dónde está la frontera en realidad y ficción. Los hechos que narro son siempre fruto de mi imaginación, pero esta bebe de la realidad que he vivido en mis 24 años de profesión. Algunos policías ven cosas que novelistas y cineastas no llegan siquiera a imaginar».

«Al principio me censuraba mucho, pero un amigo mío con el que comparto afición me dijo que tenía que quitarme miedo y prejuicios y escribir desde las vísceras -añade Camino Díaz-. Y así lo intento. No sé dónde pongo la frontera entre la realidad y la ficción, quizá sea una argamasa con densidades desiguales en unas novelas y otras».

Y Eduardo Casas, que acaba de publicar ‘Madrid 2030’, que quiza sea su primera novela que pueda considerarse ‘policiaca’, reconoce que «soy un fanático de la precisión y de la verosimilitud. Creo que la documentación debe llevar tanto tiempo como la propia redacción. Una vez conseguido esto, el límite es muy amplio». «La inspiración es algo global se nutre por variados caminos -revela Esteban Navarro-. Y una cosa es lo que vives y otra lo que escribes».

Ninguno de ellos quiere limitarse a un género. Navarro ha cultivado la ciencia ficción, la literatura infantil y la fantasía. Y ahora está a punto de publicar un ‘thriller’ histórico en torno al asesinato de Roger de Tur, espía y cónsul francés, en la Zaragoza de 1972. Óscar Bribián ha cultivado géneros como la fantasía o el terror, además de escribir poemas. Eduardo Casas escribe muchos relatos cortos -algunos se difunden por las ondas, dentro del programa de radio ‘Elena en el país de los horrores’, tiene una novela histórica y anda enfrascado en otra, ambientada en la Guerra de la Independencia española. Camino Díaz, por su parte, aunque confiesa sentirse «en un momento de crecimiento y de mucho aprendizaje», ha terminado dos novelas, una de ellas inédita, que nada tienen que ver con lo policial. Luis Esteban, por el contrario, quizá sea el más centrado en el género policial aunque confiesa haber escrito otras cosas y sentirse cómodo con ellas. «Casi diría que me he sentido hasta liberado», añade.

En lo que sí coinciden todos es en que Zaragoza y Aragón son buenos escenarios novelescos. Casi todos tienen uno o varios libros en los que el decorado aragonés tiene su importancia, desde ‘El río guardó silencio’, de Luis Esteban, a ‘Cristal traslúcido’, de Eduardo Casas. Camino Díaz, cuyas dos novelas están ambientadas en Zaragoza, cree que la capital aragonesa «es una ciudad tremendamente mágica y especial. ¿Policiaca? También. Cuando hay personas... siempre surgen pasiones y conflictos».

esteban navarro, escritor y policia de huesca autor de la novela "lacasa de enfrente" / foto Javier Blasco/ 23-11-12
1

Esteban Navarro

Aunque nació en Moratalla, Murcia, en 1965, vive en Huesca desde hace muchos años. Ha cultivado el relato corto y la novela y ha logrado numerosos premios. En 2017 publicó su décima novela, ‘Una historia de policías’, en la que ficcionaba sobre una trama de corrupción policial en Huesca. Poco después de la publicación le abrieron expediente (ambos hechos están relacionados, según él) y acabó dejando la Policía. Próximamente publicará un ‘thriller’ histórico, ‘El cónsul infiltrado’.

oscarbibrian
2

Óscar Bibrián

Nacido en Huesca en 1979, es graduado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos por la Universidad de Zaragoza. Diplomado en Administración de Empresas por la ESAE (Escuela Superior de Administración de Empresas) ingresó en la Policía Local de Zaragoza. Su obra narrativa abarca varios géneros. Como novelista, ha publicado ‘El sueño del depredador’ (2014), ‘Raazbal’ (2010) y ‘Mentes perversas’ (2009). Ha hecho un paréntesis en su carrera literaria para dedicarse a otras vocaciones.

luisesteban
3

Luis Esteban

Nacido en Zaragoza en 1972, es licenciado en Derecho. Como policía, fue número 1 de su promoción y ha sido jefe de Operaciones de Huelva, jefe del GOES en Cataluña y comisario jefe de Algeciras. Hoy es comisario provincial de Salamanca. Ganó un bote de 354.000 euros en ‘Pasapalabra’. Debutó en la literatura en 2013 con ‘El inspector que ordeñaba vacas’, a la que siguieron ‘La vida contra las cuerdas’ (2015) y ‘El río guardó silencio’ (2017). En septiembre llegará ‘Moroloco’.

caminodiaz
4

Camino Díaz

Oriunda de Zaragoza (1973), estudió Filología Hispánica en la Universidad de Zaragoza. En 1999 ingresó en la Academia de Policía de Ávila y posteriormente se especializó como Policía Científica, labor que desempeña desde 2008. Empezó escribiendo y publicando relatos cortos, pero ya ha llevado dos novelas a las librerías: ‘Hijas de Lilith’ (2016) y ‘No pronunciarás el nombre de Dios en vano’ (2017). También escribe poemas y forma parte de un grupo, As de Corazones, que combina música y poesía.

eduardocasas
5

Eduardo Casas

Nacido en Zaragoza, es técnico superior en Informática y miembro del Cuerpo Nacional de Policía desde 2004. Trabaja en la Unidad de Investigación Tecnológica y lucha contra la explotación sexual de menores. Destinado en Madrid, es miembro del Grupo de Expertos en Identificación de Víctimas de Interpol. Es autor de tres novelas, ‘Cristal traslúcido’ (2012), ‘El juez de Sueca’ (2014) y ‘Madrid 2030. Grupo de Homicidios’ (2019). Ha ganado más de 20 concursos de narrativa corta.

Etiquetas
Comentarios