Despliega el menú
Ocio y Cultura

ARTE

El Museo Pablo Gargallo redescubre la obra publicitaria y pictórica de Navarro Centelles

Una exposición recorre sus dos facetas creativas a partir de fondos donados al Ayuntamiento por sus descendientes.

Un hombre observa una de las obras de Navarro Centelles
Un hombre observa una de las obras de Navarro Centelles
Francisco Jimenez

Miguel Navarro Centelles (Torrevelilla, Teruel, 1923-Zaragoza, 2016) fue, básicamente, un gran dibujante. Lo fue cuando la mayor parte de sus esfuerzos creativos se los llevaba la publicidad (entre los años 50 y 70 del siglo pasado), y también cuando, una vez jubilado, se centró en su vocación pasional, la pintura. Ambas facetas se recogen ahora en una exposición inaugurada ayer en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza, ‘Miguel Navarro Centelles. Dibujante comercial con vocación de pintor’. La muestra, que puede visitarse hasta el 26 de mayo, reúne dibujos publicitarios y pinturas realistas realizadas por el artista a lo largo de su vida. Fueron donados por dos de sus hijos al Ayuntamiento de Zaragoza que, al tiempo que los inventariaba, decidió mostrarlos al público. La especialista Josefina Clavería se ha ocupado de documentar las piezas.

"Manejaba el dibujo académico como muy pocos artistas de su época –asegura Clavería–. Hay que tener en cuenta que la publicidad de los años 50 y 60 era casi toda dibujada, y él, con su dominio técnico, tenía garantizados los trabajos".

Navarro Centelles se estableció en Zaragoza después de la guerra civil, se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios y perfeccionó su dibujo en el Estudio Goya. Entre 1940 y 1947 trabajó con el pintor José Codín en la decoración de establecimientos emblemáticos, como el café Ambos Mundos, el teatro Principal o la iglesia de Cogullada. En el 47 pasó a la agencia de publicidad Suma y, tras un periodo en Madrid, como copista del Prado, regresó a Zaragoza. Hacia 1953 entró en contacto con la agencia Fontán Publicidad, con quien trabajó hasta su cierre en 1973. Luego, con Vicente Salueña, fundó la agencia MYA. Tras jubilarse en 1975 se centró plenamente en la pintura (figurativa, con paisajes, bodegones y figuras), hasta 2012, año en que cesó toda actividad creativa.

Etiquetas
Comentarios