Ocio y Cultura
Suscríbete

Tres 'soulmans' asesinados en la plenitud de sus carreras

Con una amplia estela de éxitos a sus espaldas y cuando lo mejor de sus trayectorias estaba aún por escribirse, una serie de circunstancias trágicas segaron las vidas de los artistas Marvin Gaye, Sam Cooke y Sonny Boy Williamson I.

El talentoso intérprete de soul Marvin Gaye fue asesinado por su padre en el domicilio familiar el 1 de abril de 1984 .
El talentoso intérprete de soul Marvin Gaye fue asesinado por su padre en el domicilio familiar el 1 de abril de 1984 .
@marvinpentzgaye

La vida de los artistas ha causado siempre una gran expectación. Se trata de un interés que trasciende lo meramente profesional hasta llegar a menudo al terreno personal, que ocurre con multitud de personalidades famosas y que está alimentado por la labor de determinados medios de comunicación, las actuaciones de algunos de los intérpretes en cuestión y la actitud de los seguidores más fanáticos.

Por todo ello, las circunstancias que rodean a las figuras más destacadas del panorama musical se siguen tan de cerca que cuando sucede un acontecimiento trágico la repercusión es enorme. Además de las muertes accidentales, como la de Amy Winehouse, los crímenes también han sobrevolado las vidas de los cantantes en diversas ocasiones, siendo uno de los casos más conocidos el de John Lennon, asesinado por Mark David Chapman en las proximidades de su apartamento de Nueva York en 1980.

Sin embargo, las desgracias de este tipo ya habían acompañado muchos años antes a artistas de otros géneros como el soul, a los que asesinaron tras haber dejado a sus espaldas un buen número de ‘hits’ y cuando lo mejor de sus carreras aún estaba por escribirse. Aquí se explican tres de estos casos.

Sam Cooke: el himno secular para el recuerdo ‘A change is gonna come’, la estrella de la banda sonora de ‘Único testigo’ ‘Wonderful world’ o la joya del rhythm and blues ‘Twisting the night away’ son solo algunos de los ejemplos del enorme talento que atesoraba Sam Cooke, al que muchos veían capaz de marcar una época en el género gracias a su enorme virtuosismo. Una prometedora carrera que se vería frenada en 1964, cuando con tal solo 33 años fue asesinado por la encargada de un motel californiano, que aseguró a la policía que lo abatió a tiros en defensa propia, todo ello tras un supuesto caso de secuestro de Cooke a otra mujer que aún sigue envuelto en la polémica. Sonny Boy Williamson I: este peculiar armonicista y cantante de Tenesse poseía un estilo propio que era muy bien valorado por la escena blusística estadounidense de los años treinta. Mentor de grandes como Muddy Waters y autor de brillantes canciones como ‘Good Morning', 'School Girl’ o ‘Sugar Mama’, su arte era comparable a su gusto por el alcohol y los 'affaires'. El 1 de junio de 1948, mientras volvía ebrio a su casa tras una actuación, el marido de una mujer a la que se había insinuado le abordó y le atacó con punzón de hielo hasta acabar con su vida. Marvin Gaye: de actualidad recientemente por un supuesto plagio de Ed Sheeran a su legendario ‘Let’s get in on’, el norteamericano fue durante muchos años una institución en el mundo del soul, cuyas creaciones mezclaba con blues, funk, jazz y pop, dejando para la historia éxitos plenamente vigentes en la actualidad como ‘I heard it trough the grapevine’, ‘What’s going on’ o ‘Sexual healing’. Tras lanzar su último disco en 1982 (‘Midnight love’), Gaye entró en una espiral de adicciones y episodios depresivos, que acentuó el largo enfrentamiento que mantenía con su padre, el cual acabó matándolo de un disparo el 1 de abril de 1984 en la casa que la familia tenía en Los Ángeles.- Si quieres conocer la programación musical en Aragón, consulta el portal Heraldo Ocio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión