Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Un cine llamado Avenida en el paseo de la Independencia

Se cumplen 50 años de la inauguración de la sala construida el número 26, donde antes estuvo el cine Alhambra.

Un cine llamado Avenida en el paseo de la Independencia
Un cine llamado Avenida en el paseo de la Independencia
AHMZ/Gerardo Sancho

Hace medio siglo, el tan concurrido y transitado paseo de la Independencia centraba buena parte del ocio de los zaragozanos en salas y cines como el Palafox, Coliseo Equitativa, Teatro Argensola, Actualidades, Dorado y, hasta su cierre en 1965, el Alhambra, considerado el primer gran cine de la ciudad -con capacidad para 850 espectadores- hasta su remodelación en 1928.

La desaparición de esta conocida sala, propiedad de la Empresa Parra, dio paso al estreno de una nueva casi en el mismo lugar. El 11 de mayo de 1968 abría sus puertas en Independencia, 26 -en parte del solar donde se encontraba el Alhambra- el moderno cine Avenida, junto al Actualidades.

A la bendición religiosa, a cargo del arzobispo de Zaragoza, Pedro Cantero Cuadrado, se sumó después la del público, tras la inauguración oficial, a la que asistieron Cesáreo Alierta, entonces alcalde de la ciudad, así como diversas autoridades civiles y militares de la época.

En su primera sesión se proyectó un cortometraje del director norteamericano Noel Black, “para que pudiera comprobarse la magnífica e impecable proyección que el nuevo cine ofrecerá al público”, según recogía HERALDO en sus páginas días después. Entre otros detalles, también se decía que “las autoridades e invitados fueron obsequiados con un espléndido aperitivo, servido por el Hotel Corona de Aragón, cuya inauguración oficial se celebrará muy en breve. Este fue el primer servicio realizado por este hotel, y resultó una feliz demostración de su perfecta organización y selecta cocina”.

Los pases de aquella tarde registraron aforo completo para el estreno en la nueva sala del filme ‘Golfus de Roma’ (Richard Lester, 1966), una comedia “en dos palabras, muy buena. Una película cómica que se propone y consigue en todo momento su cordial objetivo de hacernos reír a carcajada limpia y que no hay que perderse en modo alguno”, escribió al día siguiente el crítico cinematográfico de HERALDO Joaquín Aranda.

Cine Avenida



En aquellos días, la cinta compartió estreno con títulos en cartelera como ‘En el calor de la noche’ (Coliseo Equitativa), ‘El turismo es un gran invento’ (cine Coso), ‘Doce del patíbulo’ (Fleta), ‘La muerte tenía un precio’ (Delicias), ‘Sor Citroën’ (Dux) o ‘Sola en la oscuridad’ (Torrero), entre otras.

La construcción del cine Avenida se prolongó durante 15 meses, sobre un solar de 619 metros cuadrados. La entrada, en el mismo lugar que el antiguo cine Alhambra contaba con un amplio vestíbulo y un bar, y en sus paredes se exhibían las carteleras de los distintos cines de la Empresa Parra. Su aforo era de “750 localidades”, según la prensa; aunque Amparo Martínez Herranz, en su ‘Catálogo de cien años de cine en Zaragoza (1896-1996)’, detalla una cifra superior: 930. El proyecto fue realizado por el arquitecto Enrique Bas, quien también dirigió las obras.

Cine Avenida



Este moderno cine poseía refrigeración y climatización, así como la última tecnología en aparatos de proyección. Pero tales comodidades durarían poco. El cine apagaría para siempre sus luces apenas una década después, en enero de 1979.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión