Despliega el menú
Noticias positivas

zaragoza

El barrio Jesús se pone en marcha para que ningún vecino se quede sin mascarilla

La asociación de vecinos y la de comerciantes han lanzado la campaña ‘Algo más que un aplauso’ con el objetivo de fabricar mascarillas higiénicas que se reparten en varios locales de la zona.

Mascarillas para los vecinos del barrio Jesús.
Mascarillas para los vecinos del barrio Jesús.
Heraldo

Que ningún vecino del barrio Jesús se quede sin su mascarilla. Ese es el objetivo que persigue la iniciativa ‘Algo más que un aplauso’ lanzada por el colectivo vecinal y la asociación de comerciantes de la zona.

La campaña busca crear una red de voluntarios que se coordinen para recoger material, fabricar mascarillas y llevarlas a los siete comercios que se han adherido como puntos de recogida. “Pensamos que la distribución se tenía que hacer desde varios comercios situados en las cuatro zonas del barrio: la plaza Jesús, el Camino del Vado, el paseo de Longares y La Azucarera. Así todas las zonas del barrio están atendidas”, explica Raúl Gascón, presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús.

Los comercios que se han sumado a la iniciativa tienen una doble labor: por un lado, sirven como centros de recogida y distribución del material necesario para poder coser las mascarillas. Por otro lado, son ellos mismos quienes se encargan de distribuirlas entre los vecinos que las soliciten.

Además, tras el reciente anuncio de que los niños podrán salir a la calle a dar paseos, los impulsores del proyecto han empezado a pensar también en la protección de los más pequeños. “Estamos investigando las medidas para ellos”, explica Gascón. Las mascarillas, tanto las infantiles como las de adultos, son de las llamadas higiénicas. “No son todo lo eficientes que pueden ser otras, pero al menos dan algo de protección”, añade.

Los ciudadanos que quieran colaborar con la iniciativa pueden hacerlo de diversas maneras. En caso de tener máquina de coser pueden ayudar confeccionándolas, y si no, pueden aportar materiales y telas para que otros las elaboren. “Necesitamos sábanas de algodón”, comenta Carolina Ladrero, propietaria de la tintorería Avenida y promotora de la campaña.

Para ello, animan a los vecinos a buscar en sus armarios sábanas que ya no utilicen y que las desinfecten lavándolas con lejía. Después, piden que las acerquen a alguno de los comercios adheridos (Tintorería Avenida, Carnicería La Buerda, Pastelería Entabán, Escuela de Pastelería Inclusiva RIPA, Copy&Paste, Panadería Molino y A Vecinal) en una bolsa de plástico cerrada.

“Ayudando a los demás te ayudas a ti mismo”

La idea de comenzar a fabricar mascarillas para los vecinos del barrio se le ocurrió a Ladrero después de ver a un señor con papel de cocina a modo de cubrebocas en la fila de un supermercado. “Se me cayó el alma a los pies”, reconoce.

Fue entonces cuando decidió que era momento de ponerse a ayudar a los demás. “Este es un barrio pequeño y envejecido. Además, esto me ha servido como terapia para ocupar mi tiempo y mi cabeza”, asegura.

Y es que, la tintorería de Ladrero ha tenido que permanecer abierta por decreto durante todo el confinamiento pese a no tener clientes. “Se nos catalogó como servicio de primera necesidad por tener el mismo epígrafe que las lavanderías. Las primeras semanas fueron horribles, no entraba nadie y tenía el ánimo por los suelos”, añade.

Por este motivo, Ladrero anima a sus convecinos a depositar su pequeño granito de arena. “Ayudando a otros de ayudas a ti mismo”, dice. De hecho, el nombre de la campaña nació para movilizar a los ciudadanos y que además de salir a aplaudir a sus balcones cada día, dieran un paso más. “Queremos que no se quede solo en eso. Lamentarnos es comprensible porque estamos pasando por una situación muy dura, pero también podemos aportar muchas otras cosas”, concluye.

Etiquetas
Comentarios