Despliega el menú
Nacional

EL PRESIDENTE ADMITE QUE LA HUELGA LE DA RESPETO

Zapatero: ''No siento haber traicionado mis principios con la reforma laboral''

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmóque no siente que haya traicionado sus principios con el contenido de la reforma laboral y subrayó que en los cuatro años de la anterior legislatura, el gasto social aumentó el 40%.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que no siente que haya traicionado sus principios con el contenido de la reforma laboral y aseguró que aunque la huelga general sea un éxito mantendrá su compromiso con la nueva ley.

En una entrevista en la Cadena Ser, Zapatero señaló que respeta mucho a los sindicatos y su fuerza social, aunque matizó que eso no es óbice para que ahora discrepe con ellos por no estar de acuerdo con esa reforma.

En cualquier caso, incidió en que no formulará crítica alguna a los sindicatos porque desempeñan un papel fundamental en la democracia.

Zapatero destacó que no entiende que los sindicatos no admitan que el marco laboral español tenga que ver en que la tasa de paro duplique la de la media de la Unión Europea (UE) o en que la temporalidad sea de las más elevadas.

Además, indicó que habrá que esperar un tiempo, "unos cuantos meses", para analizar los efectos de la reforma laboral, porque es lo "razonable".

A su juicio, la reforma laboral aprobada ayer por el Congreso supone un modelo más cercano a Europa porque ayudará a crear empleo cuando comience la recuperación, evitará la destrucción masiva de puestos de trabajo ante una posible crisis y permitirá que se firmen más contratos indefinidos y menos temporales, sobre todo entre los jóvenes.

Zapatero incidió en la labor del Ejecutivo en su lucha por la extensión de los derechos sociales y civiles.

Para ello recordó el aumento del 40% en el gasto social en el periodo 2004-2008, el hecho de que las prestaciones sociales por habitante hayan pasado de 3.900 a 5.200 euros y el tratamiento especial dado a la dependencia, a la paternidad, a las becas, a la educación o a las pensiones mínimas.

Asimismo, aseguró que a pesar de que la crisis es la más fuerte de los últimos 50 años, el Gobierno ha intentado mantener la cohesión social y subrayó que con el efecto más negativo, como es el paro, la respuesta del Ejecutivo ha sido elevar la protección social de desempleo al mayor porcentaje de la historia, ya que la reciben el 80% de los parados.

"No habrá más recortes y se mantendrá el estado de bienestar"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que no será necesario hacer más recortes y que se mantendrá el estado de bienestar.

Zapatero afirmó que desde que se tomaron las medidas de ajuste de déficit, los "stress test" sobre los bancos y todas las reformas puestas en marcha por el Ejecutivo, la tensión sobre la deuda española "se ha reducido".

Explicó que, ahora, el Tesoro se financia de una forma "más razonable" y que los bancos españoles han empezado a colocar su deuda en el mercado mayorista.

Añadió que España está en condiciones de mantener tanto el gasto social como, "por supuesto", el estado de bienestar."Nadie está manteniendo contactos con ETA"

El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que nadie está manteniendo contactos con ETA o su entorno, por lo que no tiene "información cierta" sobre las intenciones de la banda, aunque ha advertido de que, conociendo su trayectoria, "hay que desconfiar".

"La desconfianza es grande, las pruebas que van a tener que poner encima de la mesa para que la democracia y el Gobierno se convenzan de que van en serio, que van a dejar la violencia, que se acaba, van a ser pruebas de gran exigencia", ha manifestado en una entrevista en una radio nacional.

En opinión del presidente del Gobierno, el parón de ETA se debe en parte a que "no puede más" y en parte a la actitud de la izquierda abertzale, un sector que sabe que en la memoria de todos los españoles, en la del Gobierno y en la del presidente está el atentado y las víctimas de la T4 en pleno proceso de diálogo.

Ante las peticiones de legalización que llegan desde la izquierda radical vasca, ha reiterado que hay dos condiciones claras: la primera, que deje la ambigüedad y condene tajantemente la violencia; y la segunda, que ETA abandone las armas.

Ha admitido que llegar a ese punto no será fácil y ha ratificado su apuesta por la actual política antiterrorista, porque la realidad hoy, ha recalcado, es la debilidad de quienes practican o apoyan la violencia.

Zapatero no ha querido especular sobre qué ocurriría si ETA anuncia ahora el abandono definitivo de las armas, aunque ha reconocido que el Gobierno tiene que contar con un plan B e incluso con un plan C.

Sin embargó, sí ha garantizado que el primer paso sería contar con todas las fuerzas políticas democráticas.

Sobre las primarias en Madrid

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido el proceso de primarias en Madrid y ha expuesto como ejemplo de ello el hecho de que podría haberlas evitado y no lo ha hecho.

En la que, ante la posibilidad de que su liderazgo pueda verse afectado por el resultado de esas primarias, ha señalado que él se verá reforzado tanto si vence Trinidad Jiménez como si lo hace Tomás Gómez, y que "gane quién gane, ganará el PSOE".

El jefe del Ejecutivo ha reiterado su defensa de las primarias y, frente a las interpretaciones de que él no era partidario de ellas, ha recordado que podría haberlas evitado si hubiera querido.

En ese sentido, ha recordado que la Ejecutiva federal socialista tiene potestad para impedir la celebración de ese proceso si así lo considera conveniente, pero no lo ha hecho.

Ha subrayado que lo que importa de las primarias en Madrid es que los militantes se sientan libres votando sus preferencias, y ha vuelto a reconocer que él las tiene, en alusión a la actual ministra de Sanidad.

De ella ha dicho que la conoce más que a Gómez y que sería una de las personas que elegiría si le plantean que cite a una persona generosa, con capacidad de diálogo y que ha ganado en capacidad de gestión.

No obstante, ha insistido en que como secretario general del PSOE quiere ser lo más respetuoso posible con el proceso, ha reiterado que "gane quién gane ganará el PSOE" y ha hecho hincapié en que el que se alce con la victoria será su candidato y todo el partido le apoyará.

El líder socialista ha expresado su respeto por Tomás Gómez y ha desvelado que en la conversación que mantuvo con él para intentar convencerle de que dejara paso a la titular de Sanidad y después de que éste mantuviera su candidatura le dijo: "quien ejerce un derecho a nadie ofende".

El jefe del Gobierno ha expuesto su convencimiento de que el PSOE tiene posibilidades de ganar las elecciones autonómicas y municipales en Madrid y tanto Jaime Lissavetzky en el ayuntamiento como Jiménez o Gómez en la Comunidad pueden representar el cambio.

Etiquetas