Nacional
Suscríbete por 1€

Sanidad limitará el control de la covid a los casos graves y pospone el fin de la mascarilla

El Ejecutivo dejará de informar a diario sobre el número de contagios a partir de la próxima semana. Gobierno y comunidades acuerdan una nueva estrategia que marcará la futura gestión del virus.

Aragón. Sala de la Corona. Edificio Pignatelli. Carolina Darias y Sira Repollés presiden en Zaragoza las Jornadas del SNS sobre Vigilancia en Salud Pública / 10-03-2022 / FOTO: GUILLERMO MESTRE[[[FOTOGRAFOS]]]
Carolina Darias y Sira Repollés presiden en Zaragoza las Jornadas del SNS sobre Vigilancia en Salud Pública.
Guillermo Mestre

Sanidad limitará el control de casos de coronavirus a los contagios graves y los brotes que se produzcan en entornos vulnerables o de riesgo de exclusión social. Es la principal conclusión que se extrae de la reunión mantenida entre el Ministerio y los consejeros autonómicos en Zaragoza, donde se acordó una declaración llamada a marcar la futura gestión de la pandemia. A corto plazo, el cambio hará que los datos dejen de ofrecerse a diario. Pasarán a publicarse los martes y los viernes, mientras que sobre el avance de la vacunación se informará "una vez por semana".

De cara a 2023, la covid pasará a la red centinela que ya vigila la gripe. Falta por saber, sin embargo, cuándo comenzará la transición. La ministra, Carolina Darias, adelantó que la Ponencia de Alertas hará una propuesta en próximas fechas y que su posición será elevada a la Comisión de Salud Pública "la próxima semana".

Todo esto podría afectar directamente a las cuarentenas de los positivos asintomáticos y con síntomas leves y a la realización de test, que ya cambió en enero a consecuencia de la explosión de casos de la variante ómicron. Se seguiría así la estela de países como Reino Unido, que levantó esta y otras restricciones en febrero.

Donde por ahora no hay novedades es en el uso de la mascarilla en interiores. Las recientes declaraciones de Pedro Sánchez, que aseguró que dejaría de ser obligatoria "muy pronto", habían puesto todas las miradas en esta reunión. El tema, sin embargo, no se trató. "Todo apunta a que el cuándo está cada vez más cerca, pero para nosotros también es importante el cómo. Tenemos que ponernos de acuerdo en ambas cosas", destacó la ministra.

Pese a dejar de notificar caso por caso, Aragón confía en que el nuevo sistema permita "anticiparse a posibles problemas". "Nos centraremos en la vigilancia de las personas y los ámbitos más vulnerables. Estaremos atentos a cualquier signo de alarma, como posibles escapes vacunales o a la aparición de nuevas variantes. Todas las comunidades vamos a ir de la mano, basándonos siempre en informes técnicos", recalcó la consejera de Sanidad, Sira Repollés.

En la Comunidad, la notificación de casos también cambiará. Aunque se informará al respecto próximamente, la previsión es ir "de forma acompasada" al Ministerio, por lo que el balance diario podría tener los días contados.

Un punto de inflexión

Según informó la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, la intención es que la próxima fase de transición desemboque antes de marzo de 2023 en un nuevo y «mejor» sistema de vigilancia de Salud Pública. Se utilizará una red centinela similar a la de la gripe que se apoyará en los centros de Atención Primaria y los hospitales, basándose en la selección de una "muestra representativa" de la que se extrapolará la incidencia y que permitirá, entre otros aspectos, "afinar" la información disponible.

Tanto ella como Darias recalcaron que el Ejecutivo llevaba ya tiempo trabajando en este cambio de modelo, que supondrá un punto de inflexión. "La decisión se mantendrá todo el tiempo que consideremos oportuno", aseguró la ministra al ser preguntada por un eventual incremento de casos el próximo invierno. En este sentido, remarcó que la nueva estrategia no solo va a incluir las enfermedades transmisibles, sino las no transmisibles, temas de salud animal, seguridad alimentaria y sanidad ambiental. "Es un paso decisivo en lo cualitativo y lo cuantitativo", dijo.

El Gobierno central parece no estar preocupado por el incremento de la incidencia acumulada a siete días en España, ya que, como señaló la titular de Sanidad, "el nivel de circulación del virus sigue una tendencia decreciente". Confía, asimismo, en la "gran cobertura vacunal" existente, con más del 88% de los mayores de 5 años con al menos dos dosis en el caso de Aragón. "Ahora miramos especialmente indicadores como la presión hospitalaria", comentó la ministra.

Según dijo, la pandemia ha puesto de manifiesto las debilidades y necesidad de mejora de la vigilancia de la Salud Pública en España, de ahí que se precisen cambios que respondan a los riesgos para la salud de la población.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión