Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Dos años de cárcel por una pelea de padres en un partido de fútbol de juveniles

La Audiencia de Las Palmas tipifica los hechos cometidos por el acusado como delito de lesiones por imprudencia porque ocasionaron al otro procesado una lesión ocular, mientras que a este último solo le impone una multa de 300 euros por un delito leve, ya que sus golpes apenas tuvieron consecuencias.

Captura del vídeo de la agresión
Captura del vídeo de la agresión
YouTube

La Audiencia de Las Palmas ha condenado a dos años y medio de cárcel a uno de los dos padres que se enzarzaron en una violenta pelea durante un partido de fútbol de juveniles disputado en Telde (Gran Canaria) en enero de 2017, por la gravedad de lesiones que infligió al otro implicado.

La sentencia tipifica los hechos cometidos por este acusado como delito de lesiones por imprudencia porque ocasionaron al otro procesado una lesión ocular, con pérdida de agudeza visual, mientras que a este último solo le impone una multa de 300 euros por un delito leve, ya que sus golpes apenas tuvieron consecuencias.

La refriega, grabada en vídeo por una espectadora y difundida en redes sociales, tuvo una amplia repercusión en toda España, por la violencia del altercado en medio de un partido de juveniles que se estaba disputando sin incidencias (en el campo jugaban la UD Telde y la UD Guía, cuyas directivas condenaron con rotundidad lo ocurrido).

En las imágenes, se aprecia cómo tras una fuerte discusión verbal, uno de los procesados se acerca al otro, que está de pie junto a la valla del campo. En ese momento, este último le propina un cabezazo en la cara al hombre que se acerca increparlo, a lo que el agredido responde con una serie de puñetazos a la cara.

El hombre que inició los golpes sufrió las lesiones más graves, por las que recibirá una indemnización de 72.161 euros. A su vez, él tendrá que pagar al otro implicado una compensación de 245 euros por la contusión nasal que le provocó al darle el cabezazo.

En este caso, el tribunal subraya que pocas pruebas más tiene que recabar sobre lo ocurrido, ya que dispone de un vídeo con la secuencia completa en la que los propios implicados se reconocen.

Sin embargo, sí ha entrado a analizar -y finalmente ha aceptado- uno de los argumentos de la defensa del autor de las lesiones más graves. La Audiencia admite que no buscó generar un daño en los ojos al otro acusado, sino que tal como se produjo la refriega, el "destino natural o más sencillo" de los golpes era el rostro.

Por ello, aplica la modalidad de lesiones por "imprudencia", pero subrayando "lo desmesurado" de la reacción frente al cabezazo y la importancia de las secuelas que sufre el afectado. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión