Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

El autor de la amenaza a Maroto lleva décadas enviando cartas a personalidades

Íñigo E. A. tiene 65 años, vive solo en El Escorial (Madrid) y ha remitido, entre otras, una carta a la Embajada de Turquía en Madrid a la atención del presidente de ese país, Recep Tayyip Erdogan.

La ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, muestra una fotografía de la navaja ensangrentada
La ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, muestra una fotografía de la navaja ensangrentada
Luca Piergiovanni/EFE

Íñigo E. A., el hombre que supuestamente envió una carta con una navaja ensangrentada a la ministra de Industria, Reyes Maroto, lleva entre 20 y 30 años enviando misivas a diversas personalidades, no todas ellas amenazantes, y es una persona inofensiva, conocida en su localidad y con problemas de salud mental.

Según han explicado a Efe fuentes jurídicas, este hombre, que puso su nombre y dirección en la carta acolchada que envió a Maroto, tiene 65 años, vive solo en El Escorial (Madrid) y ha remitido, entre otras, una carta a la Embajada de Turquía en Madrid a la atención del presidente de ese país, Recep Tayyip Erdogan.

Las mismas fuentes han explicado que en esa misiva, el autor ha incluido papeles y un libro de segunda mano, subrayado y con dibujos que él hace.

Este martes, Íñigo E. A., que según las fuentes no tiene motivación política cuando envía esas cartas y que no está emparentado con ningún dirigente de fuerza política alguna, ha declarado ante la Policía y ha reconocido que remitió el sobre a Maroto y que lleva entre 20 y 30 años con estas prácticas.

También ha explicado que lo hace con la intención de ayudar, porque se considera un analista de la información, han añadido a Efe las fuentes después de asegurar que los investigadores ya le conocían y de reiterar que es "totalmente inofensivo".

Este hombre, que no ha estado detenido en ningún momento, tiene abiertas dos diligencias por parte de la Policía Nacional por la carta a Maroto y de la Guardia Civil por el envío a la embajada turca.

Delante de los agentes, Íñigo E. A. ha visto el contenido del sobre y ha dado explicaciones incoherentes, además de poco entendibles, porque está operado de cáncer de garganta y no puede hablar con claridad.

Se trata de una persona en situación de exclusión social, sin pareja ni hijos y con hermanos que no se hacen cargo de él.

Necesita medicación, que no se administra como debiera, y aún no se ha vacunado. Vive solo y en su municipio los vecinos le conocen.

Es un hombre de complexión delgada que casi todos los días sale al campo a caminar, muchas veces hasta diez kilómetros.

Durante su comparecencia ante los agentes de las fuerzas de seguridad se ha mostrado asustado y ha pedido perdón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión