Despliega el menú
Nacional

Sanidad cree que España "está tocando" el fin del virus y pide "un esfuerzo" a la población

Los contagios y los fallecimientos repuntan mientras que la incidencia acumulada continúa a la baja y se sitúa en 320 casos.

El Sardinero usado para hacer más 3.000 PCR tras brote en centro deportivo
El Sardinero usado para hacer más 3.000 PCR tras brote en centro deportivo
Román Ríos

Tras una tercera ola devastadora, con los contagios y los fallecimientos disparados durante enero y la primera mitad de febrero, el Ministerio de Sanidad comienza a ver, ahora sí, la luz al final del túnel. La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, y el director del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, se afanaron este jueves en trasladar dos ideas: todo apunta a que la situación va a mejorar en las próximas semanas y ya se otea a lo lejos el final de la crisis sanitaria, que comenzó hace casi ya un año. Pero al mismo tiempo, reiteraron, no cabe caer justo ahora en una relajación que puede prolongar, innecesaria y dolorosamente, el retorno a una cierta normalidad.

"Merece la pena el esfuerzo porque ahora sí queda menos", afirmó Calzón, que puso sobre la mesa el motivo por el que los técnicos de Sanidad tienen en estos momentos una perspectiva tan optimista: las vacunas. "Están funcionando, lo estamos viendo en las residencias de mayores", certificó la secretaria de Estado. Hasta este jueves se han administrado 2.782.751 dosis de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, el 76,8% de las distribuidas entre las comunidades autónomas, que asciende a 3.622.165 unidades; 1.144.556 personas ya han recibido la pauta completa de vacunación. Pero por todo ello, añadió, "no se deben relajar ahora las medidas", en una llamada de atención a las comunidades que, como Madrid, han aprovechado el descenso de los contagios para, por ejemplo, retrasar la hora de entrada del toque de queda.

En el mismo argumento insistió Fernando Simón. "Cada día que pasa es un día que le ganamos a la pandemia. De aquí a algunas semanas podemos encontrarnos en una situación realmente buena", vaticinó, pero agregó que, dependiendo del modo en que la población afronte este periodo, "el camino puede ser relajado o puede convertirse en un infierno".

El mensaje de prudencia se vio corroborado por los datos del día. El Ministerio de Sanidad notificó 14.515 nuevos contagios, una cifra que representa un repunte respecto a las jornadas anteriores, en las que los casos no superaban los 11.000. Según las estadísticas oficiales de Sanidad, en España ya han sufrido el coronavirus 3.121.687 personas.

También empeoraron las cifras de fallecidos, que este jueves se elevaron a 388, respecto a los 337 del día anterior. Desde el inicio de la pandemia, han muerto con prueba positiva de covid-19 66.316 personas, aunque el exceso de mortalidad, según el Instituto Nacional de Estadística y el Informe MoMo del Instituto Carlos III ronda los 85.000 decesos.

En cambio, sí mejoró, un día más, la incidencia acumulada, que cae en 29 casos y se queda en 320 positivos por cada 100.000 habitantes a 14 días, la tasa más baja desde el 5 de enero y con siete comunidades por debajo de los 250 casos que el ministerio marca como 'riesgo extremo'. Además, Simón adelantó que la incidencia continuará descendiendo "en los próximos cuatro o cinco días".

Y la presión hospitalaria, aunque continúa siendo muy elevada, da de nuevo otro pequeño respiro: el 13,53% de las camas de los hospitales están ocupadas por pacientes covid, un guarismo que se eleva hasta el 35,29% en las unidades de cuidados intensivos.

Etiquetas
Comentarios