Despliega el menú
Nacional

Las extrañas alianzas en las votaciones del Congreso

El presupuesto de la Casa Real sale adelante con los votos de Podemos, Esquerra y Bildu, y el rechazo de Vox y Ciudadanos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, tras la aprobación de los Presupuestos.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, tras la aprobación de los Presupuestos.
EP

Las votaciones de las enmiendas a los Presupuestos dieron pie a sorpresas y a extrañas alianzas. La financiación de la Casa del Rey, por ejemplo, se aprobó con los votos a favor de Podemos, Esquerra Republicana, PNV, Bildu y Más País, y el rechazo de Vox y Ciudadanos. El Gobierno además vio cómo le colaban 13 enmiendas gracias a la inusual confluencia de independentistas catalanes y vascos con los partidos de Colón.

Para los anales parlamentarios será poco más que una nota a pie de página, pero no deja de ser llamativo que formaciones republicanas confesas permitieran la financiación de la Corona con 8,4 millones de euros, un aumento del 7% respecto a la asignación vigente, y que monárquicos de pro lo rechazaran. Esquerra retiró las enmiendas que proponían una partida de cero euros para la Casa del Rey y asignar un sueldo a Felipe VI, mientras que Podemos justificó su apoyo para no poner en riesgo los Presupuestos. No fue una súbita conversión a la fe monárquica. Estaban en juego las Cuentas porque todo el proyecto hubiera decaído con el rechazo de una sola de sus secciones. Hace una semana, en la comisión de Presupuestos, los morados ya rechazaron las enmiendas de los republicanos a la asignación real porque eran "propaganda". Flaca memoria porque mientras estuvo en la oposición Podemos enmendaba las cuentas de la Zarzuela.

El viraje de Esquerra facilitó una ácida crítica de la CUP, que afeó a los republicanos que apoyaran la entrega de "23.000 euros al día" para Felipe VI y su casa cuando el salario mínimo "no llega a los mil euros al mes". Vox y Ciudadanos, entretanto, argumentaron su rechazo por su desacuerdo global con los Presupuestos. El PP no cayó en esa contradicción y votó a favor. La asignación a la Monarquía fue una de las que contó con mayor apoyo, 275 'síes' del bloque gubernamental más los populares.

El Gobierno, sin embargo, tuvo que encajar la derrota en trece enmiendas parciales, en las que Esquerra, JxCat, y en ocasiones el PNV, EH Bildu y otras fuerzas menores unieron sus votos a los del PP, Vox y Ciudadanos. Así ocurrió con la subida hasta el 21% del IVA a las bebidas azucaradas, y que con la enmienda aprobada no afectará a los lácteos. 

El frente conservador independentista también sacó adelante un aumento de 566 millones de euros en las partidas para la financiación autonómica de la dependencia y la creación de un fondo de 1.500 millones de euros para un plan de recuperación de empleo industrial en zonas más afectadas por los cierres. En total, según los cálculos gubernamentales, más de 2.600 millones añadidos a las Cuentas del próximo año.

Sin cambios en el Senado

La ministra de Hacienda anunció que el Gobierno va a asumir estas mermas de ingresos y aumentos del gasto, y no va a intentar revertir las enmiendas en el Senado. La introducción de cambios en el dictamen del Congreso implica una ampliación del calendario de la tramitación porque tienen que ser convalidados por la Cámara baja cuando el proyecto vuelva. Y el objetivo prioritario del Gobierno es que el 29 de diciembre se produzca la aprobación definitiva de los Presupuestos de 2021.

María Jesús Montero, sin embargo, no se reprimió una crítica a la oposición por respaldar estas enmiendas. Nada dijo, en cambio, de Esquerra y JxCat, promotores de los cambios. "Todo vale" contra el Gobierno, dijo, y si "es necesario" se apoyan enmiendas presentadas por los independentistas catalanes.

Etiquetas
Comentarios