Despliega el menú
Nacional

coronavirus

Cáritas desbordada: en España ya hay más de 40.000 personas que viven en la calle

El perfil mayoritario de la persona sin hogar es el de un hombre, de nacionalidad española y entre 45 y 64 años

Pobreza en Zaragoza
Una persona buscando entre unos contenedores en Zaragoza
Guillermo Mestre

Cáritas ha alertado de que está desbordada y atiende a casi 40.000 personas que viven en la calle en España, tras el aumento un 25 % de las demandas de alojamiento por la situación socioeconómica generada por la covid, por lo que urge al Gobierno a adoptar políticas públicas que aborden con dignidad estas situaciones.

El perfil mayoritario de la persona sin hogar es el de un hombre, de nacionalidad española y entre 45 y 64 años, pero también sufren una especial vulnerabilidad las mujeres que han sufrido violencia, con hijos, jóvenes y personas mayores.

Son datos del informe presentado este jueves "Las personas en situación de sin hogar acompañadas por Cáritas. Contexto en 2019 y durante el estado de alarma y la COVID-19", que advierte de que "al menos 40.000 personas están viviendo en la calle o dependen de un alojamiento temporal o de emergencia, es decir, que no tiene un lugar habitual de residencia".

"Lo sabemos porque conocemos a las 39.483 personas sin hogar que atendemos desde recursos de Cáritas y no estamos solos, por lo que la realidad es mayor que esas 33.000 personas en situación de sinhogarismo de las cifras oficiales", que se identifican en la Estrategia Integral para las Personas Sin Hogar en 2015.

Según una encuesta realizada en las 58 Cáritas Diocesanas repartidas por todas las comunidades autónomas, más de 7.100 mujeres sin techo o sin vivienda atendidas por Cáritas están en la calle tras haber sufrido violencia y un millar de niños y adolescentes forman parte de familias sin vivienda habitual.

Además, muestra que 7.300 jóvenes entre 18 y 29 años, muchos de ellos jóvenes ex tutelados que salen de los centros de menores sin un alojamiento alternativo, se encuentran en esta situación, junto a la extrema fragilidad de los 2.000 mayores de 65 años que Cáritas acompaña a través de su red de atención a personas sin hogar.

"Estamos desbordados, hemos puesto en marcha 1.407 plazas nuevas en tiempo récord durante los meses más duros de confinamiento, pero son espacios de emergencia, no son adecuados; estamos hablando de familias y es necesario abordar soluciones a largo plazo, que tengan en cuenta su autonomía y les proporcione un marco estable de convivencia", ha asegurado la secretaria general de Cáritas, Natalia Peiro.

Con la aparición de la emergencia, Cáritas está llegando a gestionar un total de 6.855 plazas para atender a las necesidades de las personas sin hogar, a través de una red de 469 centros en todo el país; de asistencia integral, pisos de acogida temporal, centros de noche, centros de acogida para mujeres solas o con sus hijos, o pisos de inclusión social de estancia indefinida, entre otros.

Pero Cáritas insta a la administraciones a "hacer un trabajo a largo plazo" poniendo en marcha alojamientos de continuidad y los recursos adecuados, junto a políticas públicas ágiles para afrontar las nuevas necesidades planteadas por la Covid-19 "que garanticen los derechos y la dignidad de estas personas".

El 53,5 % de las personas atendidas son de nacionalidad española y el 46,5 % extranjeras; de estas, siete de cada diez son de origen extracomunitario, y tres de cada diez son ciudadanos de un país de la Unión Europea.

"El coronavirus ha puesto en primera línea la dificultad para el acceso a una vivienda digna y revelado la especial fragilidad de estas personas y la importancia de ese espacio de protección que es el hogar", ha explicado Thomas Ubrich, del equipo de Estudios de Cáritas, quien ha insistido en que en esta segunda ola "nuestros recursos están al borde de la saturación, a punto de desbordar nuestra capacidad para responder a las necesidades de las personas sin hogar". 

Etiquetas
Comentarios