Despliega el menú
Nacional

rebrotes

El Gobierno de Madrid pide tranquilidad: "Se trata de reducir la movilidad, no de encerrar"

El consejero madrileño de Justicia, Enrique López, sale al paso de las declaraciones del viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, que el miércoles avanzó medidas "más drásticas".

El viceconsejero madrileño Antonio Zapatero.
El viceconsejero madrileño Antonio Zapatero.
Emilio Naranjo/EFE

El consejero madrileño de Justicia, Enrique López, ha pedido a los ciudadanos "tranquilidad" después de que este miércoles el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, avanzara que se anunciarán medidas "más drásticas" en la región, y ha recordado que de lo que se trata es de reducir la movilidad y los contactos innecesarios, pero no "encerrar".

Así lo ha dicho López en declaraciones en Onda Cero después de la incertidumbre desatada la víspera por las palabras de Zapatero, que dijo que este viernes se anunciarán medidas "más drásticas" para frenar el avance del coronavirus "en la línea de confinamientos selectivos" en zonas con más incidencia, restricciones a la movilidad y concentración de personas.

"La palabra confinamiento genera zozobra", ha admitido López, si bien ha recalcado que no se trata de "encerrar" a la población de los distritos y localidades con más incidencia de casos, sino que, si es necesario, se limitará la movilidad salvo para las salidas necesarias.

De hecho, ha recalcado que no se puede impedir la movilidad de las personas porque es algo que no cabe "ni siquiera en el estado de alarma, requiere un estado de excepción".

"Se trata de limitar, de reducir la movilidad, de evitar los contactos no necesarios", ha insistido el consejero, que ha vuelto a lanzar un mensaje de "tranquilidad" porque aunque Madrid está en una situación "extraordinaria", al mismo tiempo está "controlada".

Para demostrarlo ha recordado que, aunque están aumentando las hospitalizaciones (ha dicho que a día de hoy hay 2.700 pacientes ingresados y unos 350 en ucis), la situación es muy distinta a la del pico de la pandemia, cuando hubo 17.000 ingresados o 1.500 pacientes en UCI.

"Queremos evitar que aumente", ha seguido diciendo, y no llegar a cifras que lleven a la preocupación, pero la diferencia con marzo o abril es que entonces el incremento de casos era "exponencial" y hoy no lo es, "está controlado".

En ello influye el alto número de pruebas PCR que se están practicando -Madrid es "la comunidad que más hace de toda España, por encima de la media de Europa", ha asegurado-, una "potente capacidad diagnóstica" que está permitiendo aflorar tantos casos positivos.

López ha pedido a los madrileños "autorresponsabilidad" porque el grueso de los contagios no se produce en el transporte público o en el trabajo, sino en las reuniones familiares o de amigos, en las que "parece que el virus desaparece" y todos se quitan las mascarillas.

"Se trata de evitar las interrelaciones no necesarias", ha repetido.

Respecto a la polémica suscitada tras las palabras de Zapatero, López ha subrayado que el Gobierno decidió hace dos semanas evaluar la situación cada quince días y decidir nuevas medidas de ser necesario, y eso es lo que, según López, avanzó el viceconsejero cuando dijo que el viernes se anunciarían nuevas limitaciones.

Pero para decidir nuevas medidas "hay que hacer una evaluación profunda de los datos, aquí no se adoptan medidas cosméticas".

"Evidentemente, ante el aumento de la curva habrá restricciones", ha augurado López, que ha confiado en que 15 días después, cuando se vuelva a evaluar la situación, los datos hayan mejorando y se puedan relajar medidas.

Porque aunque la prioridad es la salud pública, "hay que seguir viviendo" y la región "tiene que seguir funcionando", o de lo contrario "no moriremos por el virus sino por la crisis social" que va a provocar la situación

Etiquetas
Comentarios