Despliega el menú
Nacional

Torra urge cambios en el estado de alarma para recuperar competencias

Aprueba su plan de desescalada y pide a los padres que sigan los consejos del Govern en las salidas con sus hijos.

Consell Executiu extraordinario
Torra en Consejo Ejecutivo Extraordinario.
Generalitat de Catalunya

La víspera de la conferencia semanal de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos, el Gobierno catalán presionó a la Moncloa aprobando su propia hoja de ruta sobre cómo debería ser la desescalada. Un paso cualitativo a pesar de que Quim Torra admite que no tiene competencias para ejecutarla y de momento no amenaza con saltarse a las bravas las órdenes del mando único que establece el estado de alarma.

Eso sí, Torra pedirá mañana a Sánchez que levante el estado de alarma, que lo mantenga solo en aquellas autonomías que no quieran gestionar la crisis o que lo modifique para que la máxima autoridad competencial en Cataluña durante el plan de desconfinamiento sea el presidente de la Generalitat. Quiere recuperar las atribuciones que tenía antes del estallido de la crisis sanitaria. Desde el inicio de la pandemia, ha cargado contra el Gobierno por centralizar competencias, lo que en un principio fue calificado como un 155 encubierto. "La centralización de esta crisis no ha funcionado", sentenció.

El presidente catalán mantiene un discurso muy duro con el Gobierno socialista, al que advirtió de que no puede pilotar la desescalada a 600 kilómetros de distancia, pero al mismo tiempo se mueve en la ambigüedad. Y es que su Gobierno aprobó ayer un plan propio de desconfinamiento, como hizo en su día con el cierre total de Cataluña, admitiendo que para aplicarlo necesitará el visto bueno del Ejecutivo central. La Moncloa ha apostado por descentralizar la gestión a través de las provincias, extremo que rechaza la Generalitat, que aboga por que sean las regiones sanitarias, que en Cataluña son siete, las que lideren el desconfinamiento .

Torra evitó las apelaciones a la desobediencia que hacía en otros tiempos. Reconoció que le gustaría poder "mandatar" a la ciudadanía sobre cómo debe actuar, pero admitió que solo puede hacer "recomendaciones". En este sentido, pidió a la población catalana que siga las directrices de su Gobierno en lo que se refiere a la salida de los niños con sus padres. El Gobierno central ha establecido un horario de 9 a 21 horas, que el líder nacionalista considera una "mala" decisión. El presidente de la Generalitat emplazó a la ciudadanía que adopte las franjas horarias contempladas en el plan de la administración catalana, de tal manera que los menores de seis años salgan de 11 a 13 horas y los de seis a catorce años de 16 a 18 horas. "Es un sacrificio que os pedimos, la salud depende de cómo gestionemos la movilidad", dijo.

El plan de desconfinamiento de la Generalitat se basa en el documento elaborado por el científico Oriol Mitjà. Plantea un sistema asimétrico y adaptable a pueblos y comarcas. No fija plazos pero marca cuatro fases.

Etiquetas
Comentarios