Despliega el menú
Nacional

España vive el invierno más caluroso del siglo

Las temperaturas entre diciembre y febrero fueron las más altas desde 1989, con 1,8 grados por encima de la media de los últimos 40 años.

Invierno caluroso.
Invierno caluroso.
Pixabay

El invierno que acaba de concluir ha sido el más caluroso del siglo en España. El periodo comprendido entre el 1 de diciembre de 2019 y el 29 de febrero de 2020 fue muy cálido, con una temperatura media de 9,7ºC, lo que significa que los termómetros marcaron 1,8 grados por encima de la media de esta estación en los últimos 40 años. De hecho, el pasado fue el segundo invierno más caluroso desde que en 1965 comenzó a cumplimentarse el registro histórico, justo por detrás del trimestre vivido entre 1989-90, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Si fueron llamativas las temperaturas medias del trimestre más lo fueron las máximas. La media de dichas temperaturas fue de 14,6ºC, superando en 0,2 grados el anterior valor más alto de toda la serie de invierno, que correspondía al de hace un año (2018-19). El invierno resultó muy cálido o extremadamente cálido en la mayor parte de la España peninsular, mientras que fue muy cálido en Baleares y entre cálido y muy cálido en Canarias. Las anomalías térmicas fueron en general mayores en regiones montañosas y zonas elevadas de las mesetas.

El invierno comenzó con un mes de diciembre muy cálido, con una temperatura media que se situó 1,9 grados por encima de la normal. Enero resultó cálido, con una temperatura media de 0,5 grados superior a la media. Y la sorpresa llegó con un febrero extremadamente cálido, que marcó tres grados por encima de lo normal. Fue el febrero más cálido desde el comienzo de la serie, en los mismos niveles que el de 1990.

Una noche tropical

Se batieron récord de temperatura en muchos puntos del país. En siete estaciones de la red principal de Aemet fue el invierno más cálido de la serie histórica y en veintiuna estaciones nunca en invierno se había alcanzado unas temperaturas máximas tan elevadas. También se pulverizaron registros de la temperatura máxima y mínima más elevadas. Destacan los 29,6ºC de Valencia, los 31,9ºC de Tenerife, o los 20,4ºC de temperatura mínima en Melilla, lo que supone la primera noche tropical en la ciudad autónoma en invierno.

Las precipitaciones, sin embargo, estuvieron en la media de la estación. La cantidad acumulada el pasado invierno en España, 192 litros por metros cuadrado de promedio, quedó solo un 4% por debajo de la media de los últimos 40 años. El trimestre comenzó con un diciembre y un enero húmedos, pero finalizó con un febrero extremadamente seco, tanto que fue el menos lluvioso desde 1965.

El calentamiento progresivo que se constata en España es un problema planetario, donde también se batieron récord el trimestre pasado. Se han vivido el diciembre y el enero más cálidos del planeta -junto al de 2015 y el de 2016, respectivamente- y de Europa desde que hay datos. Febrero fue el segundo con mayor temperatura tanto en la Tierra como en el continente.

Este invierno -de diciembre a febrero- fue declarado el más cálido en Europa desde que hay datos, con una temperatura media 1,4 grados más alta que el año más caluroso anterior y 3,4 grados más de media que los inviernos de los últimos 40 años. En relación a la extensión de hielo marino, aunque no hay titulares tan destacados como en otros trimestres, siguen los datos alarmantes. Diciembre fue el tercer diciembre con menor extensión de hielo marino antártico desde 1979 y enero de 2020, el cuarto.

Primavera seca y calurosa

La anomalía térmica histórica continuará en la primavera que se inaugurará este viernes, sobe las 4:50 horas. Viene con menos lluvia y más calor. El periodo entre abril y junio será probablemente más cálido de lo habitual en España y más seco de lo normal en el tercio norte, especialmente en Galicia y Asturias. Existe una alta probabilidad de que la temperatura del trimestre alcance valores superiores a los normales en España en los últimos 40 años. El escenario más probable es que la temperatura media de estos tres meses se sitúe en la península y Baleares al menos 0,5 grados por encima de lo normal, aunque en algunas zonas ese valor va a ser «francamente superior», según pronostica Aemet. En Pirineos y sobre todo en el sudeste peninsular es donde se esperan las temperaturas medias más altas, que podrían incluso elevarse un grado por encima de lo normal.

Etiquetas
Comentarios