Despliega el menú
Nacional

entrega de premios princesa de gerona 

Un bello sueño para una princesa políglota

Leonor demostró en la entrega de premios de la Fundación Princesa de Gerona su buena pronunciación en catalán. "Mejor que la de su padre", se comentaba entre los periodistas que cubrían el evento. También se le pudo escuchar hablar en castellano, inglés y árabe.

Los reyes, Felipe VI, y doña Letizia, la princesa Leonor (2i) y la infanta Sofía (2d), al inicio del acto de entrega de los Premios Princesa de Gerona, en el Palacio de Congresos de Barcelona
El rey Felipe VI aplaude a su hija, la princesa Leonor, tras su alocución en el acto  de entrega de los Premios Princesa de Gerona, en el Palacio de Congresos de Barcelona
Quique García/Efe

Este 2019 seguro que quedará en la memoria de la princesa Leonor porque ha supuesto para ella su debut en dos lugares de especial significación: Asturias y Cataluña.

Si el mes pasado era el turno del estreno en Oviedo, este lunes se ha escuchado por vez primera su voz en el otro territorio.

Y se le ha escuchado en castellano, catalán, inglés y árabe. Se comentaba que estaba estudiando esta última lengua y este lunes lo ha confirmado al felicitar en ella a una de las premiadas, la árabe-israelí Maria Jammal.

La princesa políglota no ha tenido en Barcelona, a donde ha acudido con motivo de la entrega de los premios Princesa de Gerona, el mismo recibimiento que vivió en la capital asturiana.

Mientras allí las calles se llenaron para recibirla, en la Ciudad Condal han estado ocupadas en los alrededores del Palacio de Congresos por independentistas que protestaban contra la presencia de los miembros de la Familia Real y que han llegado a quemar fotos del jefe del Estado.

La infanta Leonor pone en pie al auditorio con un discurso lleno de guiños a la cultura catalana

A falta de ese cariño, la princesa, sus padres y su hermana han recibido el que los casi 1.400 invitados a la entrega de los premios les han brindado con sucesivas ovaciones y gritos de "¡viva el rey!" y "¡viva la princesa de Girona!".

Una de las más prolongadas ha sido cuando casi al final de su intervención ha asegurado que Cataluña siempre ocupará un lugar muy especial en su corazón.

Lo que sí se ha comprobado ha sido su buena pronunciación en catalán. "Mejor que la de su padre", se comentaba entre los periodistas que cubrían el evento.

Consciente de los progresos de su hija, Felipe VI ha bromeado al tomar la palabra comentando que la princesa se lo había puesto difícil.

Y en catalán lanzó el Rey el mensaje central de su discurso: una llamada a la Cataluña plural en la que no pueden tener cabida ni la violencia, ni la intolerancia, ni el desprecio a los derechos y libertades de los demás.

Mientras en el exterior se lanzaban proclamas contra la monarquía, el acto transcurrió con total normalidad y sin ningún incidente.

Sí hubo algún guiño a los dirigentes independentistas en prisión cuando uno de los premiados, el joven matemático barcelonés Xavier Ros-Oton, subió al escenario a recoger su galardón luciendo en su solapa un lazo amarillo en solidaridad con ellos.

Un lazo que desapareció cuando asistió a la cena posterior a la entrega de los premios.

La ceremonia, que ha cumplido su décima edición, reconoce el talento joven, y una joven princesa se ha estrenado en ella siguiendo con atención cada uno de sus momentos, entre ellos dos de carácter musical.

La cantante galardonada el año pasado en estos premios, Soleá Morente, y la exvocalista de Presuntos Implicados Sole Giménez han interpretado en catalán la canción de Joan Manuel Serrat "Para construir un bello sueño". El de una Cataluña de convivencia podría ser el sueño de la princesa que la ha visitado por primera vez.  

Etiquetas
Comentarios