Despliega el menú
Nacional

El PP denuncia un pacto PSOE-Vox "ya en marcha" para debilitar a Pablo Casado

El líder popular ignorará a la formación de extrema derecha en campaña electoral porque considera que su adversario es Sánchez. Los de Abascal bromean con que su presidente va "a caballo cada noche" a la Moncloa 

Pablo Casado, en un acto con simpatizantes del PP en Tenerife.
Pablo Casado, en un acto con simpatizantes del PP en Tenerife.
Cristóbal García/EFE

El Partido Popular está convencido de que el PSOE y Vox han alcanzado un pacto, que está ya "funcionando" y "en marcha", para debilitar al PP que permitiría a Pedro Sánchez continuar en la Moncloa y a Santiago Abascal aumentar su respaldo en las elecciones generales del 10 de noviembre.

Fuentes de la dirección del PP creen evidente que Pedro Sánchez necesita un PP débil frente a la tendencia alcista que los sondeos dan a Casado y, por eso, está impulsando un estrategia para ceder protagonismo a Vox e impedir que Casado siga creciendo.

Los de Abascal, por su parte, se estarían dejando utilizar por el PSOE para aumentar su base electoral, lo que, según las fuentes, podría deparar el 10-N en la sede de Vox el mismo escenario agridulce que el de la noche del 28 de abril. Alegría porque mejoran resultados, pero también tristeza porque Sánchez sigue en la Moncloa.

Polarizar el voto

Pese a esta estrategia "clara" de Sánchez de polarizar el voto, las fuentes del PP señalan que no van a "perder ni un minuto" en combatirla. Solo, dicen, van a explicar a los ciudadanos que existe y que el PSOE y Vox "hablan", porque los intereses de ambos son complementarios y el eje de sus campaña es "retroalimentarse mutuamente".

Y es que, según apuntan, no sería la primera vez que Sánchez deja de lado los principios socialistas para emprender una estrategia con quienes no piensan como él.

En esta ocasión, añaden, el líder del PSOE ha visto cómo ha fracasado en la formación de gobierno -el único candidato que no lo ha conseguido- y que es incapaz de resolver los problemas de los españoles y, por eso, lo único a lo que puede recurrir es a polarizar el voto y aupar a otros partidos que pueden competir con el PP.

Desde Vox bromean con la acusación lanzada por el PP y responden que Santiago Abascal "acude a caballo cada noche a ver al carroñero de la Moncloa". "Qué miedito tienen algunos", añade Vox en su cuenta oficial de Twitter.

Sobre la cuestión ha opinado también en Twitter el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, quien ha preguntado sobre ese supuesto contacto: "¿Quién? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? Es que hasta para inventarse historias son torpes".

Trece mítines

Los populares centrarán su campaña electoral, que iniciarán la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre en Sevilla con el lema "Por todo lo que nos une" y cerrarán en Madrid el viernes 8, resaltando que cuentan con un proyecto renovado y un programa riguroso que es el único que incluye memoria económica.

Tratarán de demostrar que solo ellos son la alternativa al PSOE y los únicos que saben y pueden resolver los problemas de los ciudadanos, como han demostrado en las comunidades autónomas y ayuntamientos en los que gobierna.

Así lo ha explicado el secretario general y director de la campaña electoral del PP, Teodoro García Egea, este lunes en un encuentro con periodistas, en el que ha dicho que el único adversario de Casado es Pedro Sánchez. "Mientras unos están discutiendo por ver quién desciende a segunda, nosotros estamos por ganar la liga", ha afirmado García Egea, que ha diseñado una campaña que llevará al presidente del PP a recorrer cerca de 6.000 kilómetros y estar presente en doce comunidades autónomas.

Durante la campaña, que solo durará una semana y que combinará actos sectoriales con los de partido, Casado participará en trece mítines distribuidos en once provincias y utilizará para sus desplazamientos distintos medios de transporte: tren, aviones de líneas regulares, furgoneta y coche.

Antes de abrir la campaña en Sevilla, Casado irá este jueves 31 a Extremadura y el 1 hará doblete en Álava y La Rioja, para viajar el sábado 2 a Pontevedra y el domingo 3 en Madrid, única ciudad que repetirá en los siete días.

El 6 de noviembre, en Zaragoza

La caravana parará el 4 de noviembre por el debate de televisión entre los cinco candidatos principales a la presidencia del Gobierno y continuará al día siguiente con actos e Cantabria y Asturias y el 6 en Barcelona y Zaragoza.

El jueves 7 estará en Valencia y Murcia y el último día de campaña en Palencia y Madrid, mientras que la jornada de reflexión es posible que "por cuestiones personales" la pase en Barcelona, aunque aún este aspecto aún no están cerrado.

Etiquetas
Comentarios