Nacional

política

El PP acusa al presidente de blanquear el secesionismo

Los populares no contemplan facilitar con su abstención ni la investidura de Sánchez ni la de un candidato socialista alternativo.

Sede del Partido Popular.
Sede del Partido Popular.
wikipedia

Pese a que de vez en cuando surge una voz en el PP que analiza si es posible la abstención para facilitar la investidura de Pedro Sánchez, la dirección nacional ha cerrado la puerta con doble vuelta a esa posibilidad. Fuentes de Génova no contemplan un cambio de posición. Ni para hacer presidente al actual secretario general de los socialistas, precisan, ni a ningún otro candidato alternativo del PSOE. "Nunca". Y ese es el mensaje oficial que manejan los conservadores.

El alcalde de Málaga, aun así, no descartó hoy en una entrevista en la Cadena Ser que la "reflexión" pueda surgir en el partido. "Hasta ahora, por lo que se ve, es difícil; para que eso se pudiera producir entiendo que tiene que haber un esfuerzo desde la candidatura a la Presidencia del Gobierno más sólido y constante del que parece que se hace", apuntó Francisco de la Torre. Tal y como lo ve, el candidato socialista debería antes trasladar a los populares una oferta de pactos y no esperar los votos "a ciegas".

El planteamiento recuerda al que formuló en julio el presidente de Galicia. Alberto Núñez Feijóo dio por hecho que si Sánchez llegaba a presentar una "propuesta seria y de verdad" al PP, el partido de Casado estaría dispuesto a estudiarla. Eso sí, el primer signo de voluntad de aproximación habría tenido que ser, a su juicio, la renuncia a gobernar con Podemos y los independentistas.

En la sede central del PP, en todo caso, no se contempla la hipótesis de intentar una negociación programática con los socialistas en la que el PSOE se comprometa al cumplimiento de un programa a cambio de la abstención de los populares. Según la dirección nacional, esa opción está "descartada". Es más, creen que es la formación de Sánchez la que ha decidido no explorar ese terreno desde el día en el que Casado expuso los pactos de Estado a los que podrían llegar ambos partidos.

Sin consenso posible

No hay camino que recorrer, en este momento, que es todo lo que una formación política puede garantizar en un panorama volátil. Especialmente, cuando el PP sitúa a Sánchez en un proceso de intento de "blanqueamiento" de Bildu y los independentistas catalanes. Este mismo viernes, el secretario de Participación de los populares acusó al presidente del Gobierno en funciones de quitarse "la careta" al definir a Esquerra y PDeCAT como "meros nacionalistas".

Pedro Sánchez acababa de anunciar que será a finales de agosto o principios de septiembre cuando retome los contactos con "el PNV, con el PRC, con las fuerzas nacionalistas de Cataluña y, lógicamente, con Unidas Podemos" para intentar llegar a un acuerdo que despeje una investidura el próximo mes. Una declaración de intenciones "esperpéntica", según el PP, que ha vuelto a su exigencia de explicaciones al PSOE sobre posibles "cesiones" a los independentistas.

"Queremos saber si el señor Sánchez está dispuesto a volver a hablar de indultos, de un referéndum o a recuperar la figura del relator que intentó a principios de año cuando estaba negociando con estos partidos el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado", se dirigió al jefe del Ejecutivo Jaime de Olano, aunque las cuentas nunca llegaron a ver la luz.

En este marco, la única alternativa que baraja el PP es la retirada de Sánchez como aspirante. Pero no para que un nuevo candidato se granjee la simpatía de los populares y haga posible la designación del presidente, sino para empezar de cero con sus socios de Unidas Podemos y el resto del arco parlamentario. Esta es la decisión que, según Olano, Sánchez debería haber trasladado al Rey en su despacho del miércoles en Marivent.

Tampoco Ciudadanos admite llegar a acuerdo con el "PSOE de Sánchez" para despejar el bloqueo. A estas alturas, según el secretario general, José Manuel Villegas, la única duda es si los socialistas pactan o no con Podemos. Todo lo demás son, insiste, "cortinas de humo".

Etiquetas
Comentarios