Despliega el menú
Nacional

Podemos

Renuncias dolorosas en Unidas Podemos, que ahonda su crisis territorial

Dimite la dirección en Castilla-La Mancha, renuncia el alcalde de La Coruña y la federación de Aragón se reúne el sábado.

El alcalde en funciones de La Coruña, Xulio Ferreiro, ha anunciado que no tomará posesión de su acta de concejal
El alcalde en funciones de La Coruña, Xulio Ferreiro, ha anunciado que no tomará posesión de su acta de concejal
Efe

La crisis abierta en Unidas Podemos por los resultados electorales del domingo se vio agravada con la dimisión en bloque de la dirección del partido en Castilla-La Mancha y con el abandono de la política del alcalde de La Coruña tras el fracaso de la candidatura de la Marea Atlántica. Unas renuncias que fueron recibidas en silencio por Pablo Iglesias y su equipo.

El Consejo de Coordinación de Podemos en Castilla-La Mancha envió una carta al secretario de Organización, Pablo Echenique, para oficializar la dimisión de todos sus miembros "dados los malos resultados electorales". La formación morada perdió sus dos diputados en las Cortes castellano-manchegas y se quedó sin presencia institucional en la comunidad. Uno de sus parlamentarios, José García Molina, es vicepresidente en el Gobierno del socialista Emiliano García-Page y puso su cargo a disposición del Consejo Ciudadano de podemos, el máximo órgano de dirección. 

La dirección regional solicitó además en su escrito que se constituya una gestora que lleve las riendas de la organización hasta la celebración una asamblea ciudadana autonómica. Las relaciones entre Podemos de Castilla-La Mancha y la dirección nacional eran difíciles después de que Molina fuera el anfitrión en enero pasado de la llamada Declaración de Toledo. Un escrito en el que diez secretarios generales territoriales de Podemos reclamaron a Iglesias que velara por la unidad del partido tras la crisis abierta por la decisión de Íñigo Errejón de capitanear el proyecto de Más Madrid para las elecciones autonómicas. El movimiento disgustó en la dirección nacional e Iglesias no pisó Castilla-la Mancha ni en la campaña de las generales ni en la de las municipales, autonómicas y europeas.

Pero la de Castilla y León puede que no sea la última crisis. En Aragón, donde Podemos también sufrió un revolcón al perder nueve de sus 14 diputados, el consejo ciudadano autonómico de reunirá el próximo sábado para valorar los resultados electorales y tomar una decisión sobre su futuro político. El partido morado en Aragón es partidario de seguir el camino adoptado por la federación andaluza, que con el nombre de Adelante Andalucía impulsa un proyecto autónomo.

Etiquetas
Comentarios