Nacional

tribunales

Piden 12 años de cárcel para un médico español acusado de pederastia en Suecia

Tras su arresto, la policía halló cientos de vídeos de pornografía infantil en el ordenador y el móvil del doctor de 30 años.

Cometió varios delitos sexuales, incluida la violación contra 52 niños en diferentes centros hospitalarios.
Cometió varios delitos sexuales, incluida la violación contra 52 niños en diferentes centros hospitalarios.
Pixabay

La Fiscalía sueca solicitó este martes doce años de prisión para un médico español acusado de haber cometido varios delitos sexuales, incluida la violación, contra 52 niños en diferentes centros hospitalarios de este país nórdico.

Al médico - identificado como Cristian Carretero, de 30 años - se le acusa de violación y abuso graves de menores, usar a niños para hacer poses de tipo sexual y pornografía infantil, cargos por los que además se pide su posterior expulsión del país.

El tribunal consideró en una vista anterior que hay pruebas suficientes de que cometió la mayoría de los hechos de que se le acusa, por lo que se espera una pena de prisión, una vez que el Instituto de Medicina Forense haya descartado que sufra enfermedad mental.

"Hay cinco casos de violación grave y medio centenar de abusos sexuales graves, además de otros delitos. De ahí que la pena conjunta corresponda a doce años", dijo el fiscal Leonard Roseneld.

La defensa de Carretero se opuso a la petición de la Fiscalía al considerar que existen atenuantes que deberían rebajar la pena, como que perderá su licencia y su probable expulsión de Suecia.

Durante el juicio, que ha durado seis meses y ha transcurrido parcialmente a puerta cerrada, la fiscalía mostró vídeos de las exploraciones practicadas por el médico en los genitales y el ano a niños que acudían por otras dolencias y que fueron penetrados con los dedos o con instrumental.

Varios expertos consideraron injustificadas las exploraciones, mientras que la defensa argumentaba lo contrario y que esos exámenes minuciosos son habituales en el país de origen del acusado, además de que contaba con el consentimiento de niños y familiares.

Cuatro padres que habían acudido con sus hijos a un hospital de Estocolmo contactaron en noviembre de 2017 a la dirección del centro al considerar que las exploraciones habían sido muy amplias.

El hospital abrió una investigación, contactó con otras clínicas donde el médico había trabajado y avisó luego a la policía sueca.

Los delitos fueron cometidos supuestamente por el médico -detenido a finales de diciembre de ese año y en prisión preventiva desde entonces- en centros hospitalarios de cuatro localidades suecas: Skellefteå, Skövde, Jönköping y Estocolmo.

La causa incluye también a 21 adultos, padres de niños que pidieron atención médica mediante un servicio por internet para el que trabajó el médico.

Carretero les pidió en un videochat que filmasen los genitales de los niños, lo que podría constituir un delito de molestia sexual y aprovechamiento de persona en situación de dependencia.

Tras su arresto, la policía halló cientos de vídeos de pornografía infantil en el ordenador y el móvil del doctor.

Etiquetas
Comentarios