Despliega el menú
Nacional

política

La izquierda busca consolidar una mayoría que la derecha le podría quitar

Lo hacen con el objetivo de que esto les permita reeditar el pacto de gobierno en la Generalitat,

El secretario general de los socialistas valencianos Ximo Puig durante un desayuno informativo
el president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, en una imagen de archivo.
Efe

Los partidos de la izquierda en la Comunitat Valenciana aspiran a consolidar en las elecciones autonómicas del 28 de abril, justo dentro de un mes, una mayoría que les permita reeditar el pacto de gobierno en la Generalitat, y que podría verse amenazada por la suma del PP, Ciudadanos y Vox.

La Comunitat Valenciana vive por primera vez unas elecciones autonómicas anticipadas, que coinciden el mismo día con las generales -en las que la participación suele ser mayor- y que fueron convocadas el pasado 4 de marzo por el president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, para enfado de sus socios de gobierno, Compromís.

El secretario general del PSPV-PSOE repite por segunda vez como candidato a la presidencia de la Generalitat, cargo al que accedió en 2015 tras obtener los peores resultados de la historia, aunque la suma de sus escaños con los de Compromís y Podem, gracias al Pacto del Botànic, permitió poner fin a veinte años de gobiernos del PP.

Los socialistas valencianos, que son la principal federación donde el PSOE gobierna tras la pérdida del Gobierno de Andalucía y a quienes las encuestas publicadas hasta el momento otorgan mejores resultados en hace cuatro años, buscan ser ahora la primera fuerza política, como garantía para reeditar el pacto del Botànic.

Compromís presenta por segunda ocasión como candidata a la presidencia de la Generalitat a Mónica Oltra, quien ha ejercido esta legislatura como vicepresidenta y portavoz de un Gobierno valenciano en el que se ha aplicado el mestizaje entre los dos partidos en el poder, PSPV y Compromís, y ahora aspira a liderar un "Botànic II".

El apoyo parlamentario a ese pacto, Podem, llega a estos comicios en confluencia con Esquerra Unida -que en 2015 perdió su histórica representación en Les Corts- y bajo la candidatura del profesor Rubén Martínez Dalmau, quien defiende que quieren entrar en el Consell en caso de nuevo pacto, aunque las encuestas les dan una bajada importante.

El partido que ganó las elecciones en 2015 pero no pudo gobernar por la falta de apoyos suficientes, el Partido Popular, pretende en estos comicios, en los que debuta como candidata a la Generalitat su presidenta, Isabel Bonig, recuperar el poder que desempeñó durante veinte años y que el Botànic sea solo "un paréntesis".

Para ello, Bonig ya se ha manifestado a favor de un acuerdo similar al alcanzado en Andalucía entre el PP, Ciudadanos y Vox, que en su opinión es "perfectamente asumible" en la Comunitat Valenciana, e incluso ha afirmado que no hay problema en que Vox entre en el Consell si se pactan políticas concretas.

Ciudadanos, a quienes las encuestas dan un crecimiento de escaños, ha renovado casi en su totalidad unas listas autonómicas que lidera Toni Cantó como candidato a la presidencia de la Generalitat, quien ya ha dicho que ve muy complicado pactar con el PSPV-PSOE, aunque llegaría a un pacto "parecido" al de su partido en Andalucía.

Y Les Corts de la décima legislatura podrían contar por primera vez con seis grupos parlamentarios si logra representación Vox, cuyo candidato a la Generalitat es su presidente provincial en Valencia, José María Llanos, y que podría condicionar el color del futuro Gobierno valenciano.

Con este escenario, los partidos tienen la vista puesta en los 50 escaños que suponen la mayoría absoluta en unas Corts compuestas por 99 diputados (esta legislatura el PSPV, Compromís y Podem han contado con 55 escaños en total) y en las sumas que harán posible alcanzar o superar esa cifra.

Etiquetas
Comentarios