Despliega el menú
Nacional

DÍA DE LA MUJER

La celebración del 8-M también divide a los partidos

Han cruzado numerosos reproches sobre la forma en la que vivir la jornada del viernes.

Imagen de la manifestación feminista del pasado 8 de marzo de 2018 en Zaragoza.
Imagen de la manifestación feminista del pasado 8 de marzo de 2018 en Zaragoza.
Aránzazu Navarro

La celebración del 8 de marzo, Día de la Mujer, es también motivo de división para las fuerzas políticas, que este lunes se han cruzado numerosos reproches sobre la forma en la que vivir la jornada del viernes.

Reproches que han ido de izquierda a derecha y viceversa, con PSOE y Podemos defendiendo las movilizaciones y criticando a PP y Ciudadanos, quienes, por su parte, acusan a la izquierda de demagogia y le piden que no se apropie de la defensa de los derechos de las mujeres.

Desde el Gobierno y el Partido Socialista, ministros y portavoces han subrayado su apoyo a las movilizaciones del viernes.

El Gobierno ya anunció la semana pasada que limitará su actividad del viernes al Consejo de Ministros y el PSOE despejará su agenda para mostrar su apoyo a la huelga convocada por los sindicatos mayoritarios y donará el salario de ese día a asociaciones feministas, según ha dicho este lunes el portavoz adjunto del Comité Electoral de este partido, Felipe Sicilia.

Desde el Ejecutivo, el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, defendía este lunes por la mañana que el apoyo al 8M no significa asumir una política en concreto sino que supone "la mayor de las neutralidades políticas", ya que la igualdad de la mujer es una cuestión de derechos humanos.

Y el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguraba estar convencido de que "la igualdad entre hombres y mujeres es una cosa de hombres", y un asunto en el que los hombres "se deben comprometer".

Ha sido José Luis Ábalos quien ha criticado a la oposición. El responsable de Organización del PSOE y ministro de Fomento ha considerado que va a haber partidos que van a utilizar el 8M para "intentar enfrentar a hombres y mujeres".

Y ha señalado que las manifestaciones sobre este asunto que hace Pablo Casado son "confusas" adrede porque lo que realmente piensa el líder del PP son ideas "bastante incorrectas".

Casado, por su parte, ha reclamado una celebración del 8 de Marzo "sin manipulación y sin demagogia" por parte de la izquierda.

El líder del PP se ha comprometido a promover un pacto de Estado para acabar con la brecha salarial en España, que permita desde el diálogo social que en cinco años no haya diferencia entre el salario de una mujer y el de un hombre.

Tras señalar que las mujeres del PP pueden hacer el 8 de marzo "lo que quieran, como siempre", ha insistido en que su partido no aceptará lecciones de la izquierda, que en su opinión "nunca se ha ocupado de los derechos de las mujeres". Como ejemplo ha puesto el de las primeras diputadas de izquierda, que estaban "en contra" del sufragio femenino.

Desde Ciudadanos, Inés Arrimadas ha advertido este lunes por la mañana de que "el feminismo no es monopolio de nadie", y ha defendido un feminismo "útil" e "inclusivo" basado en políticas concretas y "no en carteles".

Arrimadas también ha llamado a hacer un debate "sosegado" en el Congreso sobre la gestación subrogada que defiende Ciudadanos siempre que sea, ha señalado, "altruista".

En esta jornada otros partidos se han pronunciado sobre el 8M y su posición, como ERC, que ha anunciado su adhesión a la huelga, y ha descalificado el "feminismo liberal" que "se ha inventado Ciudadanos", como ha señalado la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta.

Etiquetas
Comentarios