Despliega el menú
Nacional

El vecino homicida de Laura Luelmo estaba preso cuando ésta desapareció; su gemelo está "controlado"

El hermano también tiene antecedentes penales, pero la Guardia Civil insiste en que para que alguien pueda ser acusado de un delito hay que tener indicios o pruebas suficientes.

Lugar donde se halló el cadáver de Laura Luelmo, cerca de El Campillo, en Huelva.
Lugar donde se halló el cadáver de Laura Luelmo, cerca de El Campillo, en Huelva.
Agencias

Uno de los posibles sospechosos del crimen de Laura Luelmo ha sido descartado. Se trata de un vecino de la joven en el municipio onubense de El Campillo, conocido como Luciano M., quien algunos medios consideraron que podía tener relación con la desaparición de la joven profesora zamorana dados sus antecedentes penales: había sido condenado por el asesinato de otra mujer. Sin embargo, fuentes oficiales han informado de que este hombre estaba en prisión durante el tiempo transcurrido entre la desaparición de la joven, el miércoles de la semana pasada, y el hallazgo de su cadáver, este lunes por la mañana.

Luciano fue condenado a 15 años de cárcel por asesinar a cuchilladas a una mujer, Mari Carmen, en la localidad onubense de Cortegana, cerca de El Campillo, el 15 de octubre del 2000. Ocho años más tarde, durante un permiso penitenciario, atacó e intentó violar en El Campillo a una joven en el parque de la localidad.

La  investigación sigue en marcha por parte de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que está recabando indicios sobre el autor o autores de los hechos una vez comprobado que no se trató de un accidente, dado que la muerte de Laura Luelmo ha sido violenta, y estudian y descartan a posibles sospechosos.

Así, el cadáver presenta un golpe en la cabeza y signos de violencia en el cuello, aunque por el momento, y a la espera de los resultados de la autopsia que se está practicando en el Instituto Anatómico Forense de Huelva, se desconoce cuál fue la causa de la muerte.

En este sentido, la Guardia Civil tiene controlado también al hermano de Luciano M., con antecedentes penales, pero insisten en que para que alguien pueda ser acusado de un delito hay que tener indicios o pruebas suficientes.  

La última vez que habló por teléfono Laura Luelmo el día de su desaparición fue con su novio en Zamora, a quien contó que un vecino la miraba mal.

Etiquetas
Comentarios