Despliega el menú
Nacional

El primer fin de semana de julio dejará menos calor y fuertes tormentas

Se prevén unos días menos calurosos, salvo en el valle del Ebro y en las comunidades regadas por el Mediterráneo.

Predicción para este viernes
Predicción para este viernes
Aemet

El primer fin de semana de julio -y de operación salida de las vacaciones-, estará dominado por una borrasca fría en el suroeste peninsular que dejara tormentas en zonas de Galicia, Cordillera Cantábrica y Pirineos y temperaturas más contenidas y suaves, que oscilarán entre los 30-35 grados.

Las fuertes tormentas e incluso granizadas continuarán las próximas horas, ha avanzado a EFE Rubén del Campo, portavoz de la Aemet para indicar los puntos que justifican su presencia: una borrasca con aire frío en su seno, una circulación atmosférica a niveles medios y el calor del terreno, cada vez es más fuerte.

Para dar cuenta de la intensidad de las tormentas, Del Campo ha señalado que este jueves, en el municipio de Montanejos (Castellón) se acumularon 90 litros por metro cuadrado, de los que 32 litros se recogieron en apenas 10 minutos, con una intensidad "torrencial".

"No podemos saber si durante las próximas horas se repetirán tormentas con tanta intensidad", -ha añadido del Campo-, para incidir en que de momento se prevén fuertes en Galicia y el tercio norte en general, incluyendo el norte y este de Castilla y León.

A lo largo de esta semana, y en cantidades acumuladas en observatorios principales, destacan los 34 litros recogidos en León/Virgen del Camino, 32 litros en Orense, 21 litros en Soria, 17 litros en Valladolid y 13 litros en Ponferrada.

Ante esta situación, la Agencia mantiene este viernes activada la alerta amarilla (riesgo) en 18 provincias, la mayoría de la mitad norte peninsular: Huesca, Teruel, Zaragoza, Cantabria, Guadalajara, Burgos, Palencia, Valladolid, Lérida, Navarra, A Coruña, Lugo, Orense, Pontevedra, La Rioja, Álava, Guipúzcoa y Asturias.

A partir del sábado, la tendencia es a una lenta pero clara mejoría y solo las comunidades de Asturias y Galicia mantienen activado el aviso por tormentas.

En cuanto a las temperaturas, Del Campo ha señalado que las máximas irán en general bajando los próximos días hasta situarse por debajo de los valores medios de estas fechas en gran parte del país, aunque seguirán altas en el este peninsular.

"En general se prevén unos días menos calurosos, salvo en el valle del Ebro y en las comunidades regadas por el Mediterráneo, incluyendo las Baleares, donde las máximas pueden superar los 35 grados", ha detallado Del Campo.

Hoy las diurnas aumentarán en Extremadura y, de forma localmente notable, en el Cantábrico mientras que en el área mediterránea iniciarán un descenso.

Por capitales de provincias, Ciudad Real, Córdoba y Toledo registrarán la máxima con 34 grados seguidas de Albacete, Badajoz, Cáceres, Castellón, Gerona, Guadalajara, Murcia, Segovia, Sevilla, Zamora y Zaragoza con valores entre los 30 y los 32 grados.

En Madrid, las temperaturas serán veraniegas, y bastante llevaderas, pero no sofocantes y así, durante las próximas horas, las máximas se moverán entre los 28 y los 32 grados, y por la noche se bajará ligeramente de los 20 grados.

Para mañana, los valores subirán en el Cantábrico oriental, alto Ebro y en el nordeste peninsular y bajarán en el oeste de la península y en las Islas Canarias occidentales.

El día más caluroso lo pasarán en Zaragoza con 35 grados seguida de Gerona y Lérida con 34 grados, Murcia y Logroño con 33 grados y Bilbao, Pamplona y Córdoba con 32 grados.

Durante la próxima semana continuará la inestabilidad en el norte peninsular, donde se esperan lluvias, débiles en general aunque podrían alcanzar cierta intensidad o persistencia en algunos puntos del Cantábrico o Pirineo oriental y en el resto del país, se prevén cielos poco nubosos con temperaturas normales para esta época del año.

Desde la Aemet advierten de que ante la previsión de tormentas para este fin de semana, los rayos, como causa natural, pueden provocar un fuego debido a que los actuales niveles de riesgo de incendio en España se encuentran entre "moderado y muy alto".

Etiquetas
Comentarios