Nacional
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Los peritos creen que la asesina de Carrasco eligió el revolver para ocultar pruebas

Consideran que es fácil de esconder y poco pesada para una mujer.

Montserrat González durante el juicio.
Montserrat González asegura que no se arrepiente de haber matado a Isabel Carrasco
Efe

Montserrat González, asesina confesa de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco (PP), eligió un revólver para acabar con su vida para ocultar pruebas ya que este tipo de armas no expulsa vainas y dificulta la investigación, han puesto este martes de manifiesto los expertos en balística.

El juicio por el crimen de Isabel Carrasco, que murió tiroteada el 12 de mayo de 2014, afronta desde este martes las pruebas periciales que en esta jornada se centran en informes de balística e informáticos.

La prueba pericial de balística ha corrido a cargo de tres agentes de la Policía Nacional de Madrid, que han sido los encargados de desvelar las conclusiones del estudio que realizaron del arma homicida y los cartuchos que acabaron con la vida de la víctima.

Estos peritos han puesto de manifiesto que el arma utilizada en el crimen fue un revólver, marca "Taurus", con su número de serie punzonado, para cartuchos del calibre 32, apto para el disparo.

Asimismo, en el registro autorizado judicialmente en la casa de Triana Martínez que se efectuó sobre las 00.29 horas del día 13 de Mayo de 2014 se ocupó también una pistola semiautomática marca "Royal", sin número de serie visible, recamarada para cartuchos del calibre 7,65x17 milímetros, en condiciones de funcionamiento, así como diversos cartuchos aptos, respectivamente, para estas armas.

En cualquier caso, esta pistola no se utilizó en el asesinato, según las pruebas de balística.

Según los peritos, Montserrat González optó por un arma de "sencillo" manejo que además es "fácil de esconder y poco pesada para una mujer" y de "difícil rastro" al no expulsar vainas como sí hacen las pistolas.

Estos expertos consideran que las armas cortas se suelen utilizar siempre para defensa o agresión -nunca para fines cinegéticos o militares- y que en el caso del crimen de Isabel Carrasco el arma utilizada pese a su "pequeño" calibre es perfectamente capaz de matar a distancias cortas.

Además recuerdan que el revólver utilizado tiene empuñadura de neopreno, lo que dificulta la localización de huellas dactilares, y han considerado lógico que la asesina confesa optara por este arma frente a la pistola porque el riesgo de que se encasquille es menor.

Los peritos han declarado que tanto el revolver como la pistola se encontraban en buen estado de conversación, aunque la segunda era "algo antigua".

Han explicado que en el caso del arma homicida tiene tres disparos consecutivos -los tres que impactaron en el cuerpo de Isabel Carrasco- y luego hay un salto en el tambor hasta el cuarto, que se encasquilló.

Según los expertos, este "salto" pudo deberse al nerviosismo de la persona que utilizó el arma.

Además, a preguntas de la defensa del letrado José Ramón García, que representa a Montserrat González, ha precisado que "no hace falta un cursillo para disparar este revólver".

"¿Un niño podría hacerlo?" ha preguntado el letrado, que intenta demostrar que su acción fue fruto de un arrebato y no de una plan previo. "Sí", ha respondido escuetamente el perito.

Por el asesinato del Isabel Carrasco están acusadas Montserrat González, autora confesa de los disparos que acabaron con la vida de la presidenta de la Diputación de León; su hija, Triana Martínez, y la policía local Raquel Gago.

Montserrat González declaró ante el tribunal que es la única responsable de la muerte de Isabel Carrasco y admitió que estaba "obsesionada" con ella porque había echado a su hija de la Diputación de León, donde ocupaba una plaza interina como ingeniera de telecomunicación, e igualmente consideraba que había cercenado su carrera política en el seno del PP.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión